EN EL CAMINO: Martes 13, política y elecciones      

Comparte en redes sociales

El pasado martes 13 de febrero diversos colectivos de ciudadanos recordaron la represión sufrida un año atrás en las afueras de las oficinas del Ayuntamiento por elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal dirigida por Ulises Méndez. Por tales sucesos el Presidente Municipal de Mexicali, Gustavo Sánchez, ya recibió una recomendación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California,[1] pero al parecer es tiempo que no responde.

Francisco Galaz Fontes /A los 4 Vientos

De mantenerse en su no-respuesta, la CEDH puede solicitar que el Congreso del Estado lo cite a comparecer para que explique su negativa. No sabemos en qué punto está este proceso, pero no sería extraño que consumiera más tiempo de lo deseable para la buena salud de un estado de derecho que -entre otros funcionarios públicos-, Gustavo Sánchez ha colaborado significativamente para que esté en muy malas condiciones.

Los oradores del acto del martes 13 de febrero, provenientes de los colectivos más importantes de la ciudad y algunos del estado, señalaron que no se han hecho públicos todos los documentos pertinentes a la instalación de la empresa Constellation Brands en el Valle de Mexicali; que el impuesto predial se sigue aplicando de una manera diferenciada a la población mexicalense; que varios activistas sociales, y a través de ellos el movimiento de resistencia, sufren una persecución jurídica y policiaca, mientras que la seguridad pública en la ciudad y el municipio se deteriora; que el gobierno, asociado a un pequeño grupo de empresarios, se ocupa más en hacer negocios que en trabajar a favor del bienestar público.

Marcha conmemorativa del primer aniversario del desalojo por parte de la policía contra ciudadanos que mantenían un plantón frente al Ayuntamiento en defensa del agua. Foto: SíntesisTV

En fin, quedó de manifiesto que, luego de más de un año de resistencia y contra las expectativas de las autoridades estatales y municipales de que el movimiento se diluiría con el tiempo y las inclemencias del clima, la resistencia sigue y, como ha dicho Gloria Muñoz, periodista de La Jornada, “si Mexicali Resiste, resistimos todos.”

Las personas que se presentan a los actos de resistencia no son comparables a las que participaron en las marchas de enero de 2017, pero todo mundo intuye y “sabe” que, detrás de los ciudadanos que hoy prosiguen en la resistencia, hay un número mucho, pero mucho mayor que, lo mismo que ellos, está también desencantado con el gobierno en sus tres niveles. La dinámica de las redes sociales y labor informativa de diversos medios de comunicación hace que esto sea “evidente” a los ojos de una buena parte de la población mexicalense y bajacaliforniana.

Gustavo Sánchez, cuando en campaña pedía el voto de los ciudadanos para ser presidente municipal de Mexicali. Foto: internet/ La Crónica

Los funcionarios públicos, por su parte y en lo general, mantienen un comportamiento y un discurso como si creyeran que la ciudadanía les tiene confianza; no recuerdan, no están enterados, ellos son respetuosos de la ley, buscan el diálogo, pero no tienen tiempo de responder a recomendaciones pro-derechos humanos y no les preocupa que la justicia les de un trato VIP. Pero no son ciegos ni están sordos, y en realidad saben que los ciudadanos no confiamos en ellos; que los vemos como personas que actúan sobre la base central de sus intereses individuales y de grupo, y que sabemos, en algunos casos, las formas concretas en las que están realizando sus tropelías. Saben que sabemos y ello los está haciendo reconsiderar, lamentablemente no el componente central de su proceder, sino las estrategias para llevar a cabo sus propósitos.

Nuestras autoridades y funcionarios públicos están preocupados por la forma en que el movimiento de resistencia impactará el proceso electoral en curso. Mientras que para ellos el ciudadano ideal es el que, habiendo votado bajo la influencia de sus promesas y discursos, se va a su casa para esperar que la democracia lo vuelva a llamar en las próximas elecciones, los oradores del martes 13 de febrero llamaron explícitamente a que en estas próximas elecciones se considere el origen partidista de los funcionarios que hoy forman parte de los tres órdenes de gobierno; que observen qué han hecho como “representantes” populares y que voten en consecuencia. Así mismo, también invitaron a los ciudadanos a analizar las propuestas de todos los aspirantes a puestos de elección popular.

Los movimientos de resistencia no se desenvuelven en un vacío ni social ni institucionalmente hablando, y de ahí que es natural que estén interesados y que tengan mucho qué decir respecto a la dinámica política de nuestra sociedad. Los movimientos de resistencia son, por naturaleza, políticos, pero la política tiene muchos niveles y se puede llevar a cabo de muchas maneras desde el punto de vista ético.

Este martes 13 de febrero los movimientos de resistencia manifestaron no solamente que se mantienen firmes en su propósito de participar en la vida pública del municipio y del estado, (¿no es hacer política aspirar a erradicar la corrupción de la administración y el servicio público?), sino que también están dispuestos a trabajar una agenda electoral como es la de invitar a votar bajo ciertas consideraciones. Resulta muy interesante cómo, sin embargo, los diferentes colectivos se han declarado abiertamente en contra de elaborar una agenda partidista a nivel de colectivo, si bien ven con naturalidad que a nivel personal sus miembros se inclinen por una u otra opción.

Las marchas mutitudinarias de enero y febrero de 2017 en Mexicali. Foto: Cuartoscuro/Sin Embargo

Los movimientos de resistencia en el estado tienen en estos momentos un enorme potencial para mejorar el contexto político, social e institucional que puede derivar de las próximas elecciones. Mientras sus planteamientos sean cada vez más claros y específicos; mientras sus denuncias de procederes impropios por parte de autoridades y representantes populares estén cada vez más documentadas; mientras sus propuestas de alternativas estén cada vez más fundamentadas en su contenido y procesos de elaboración; mientras sigan expresándose públicamente y sean capaces de entrar en contacto con sectores cada vez más amplios de la sociedad, entonces la realidad que surja de estas elecciones tendrá que preocuparse por construir un contexto político, social e institucional más propicio para el fomento de las potencialidades que todos los seres humanos tenemos.

[1] Disponible en http://www.derechoshumanosbc.org/sites/default/files/RECO%2013-2017.pdf.

Imagen de portada: Marcha en defensa del agua y en contra de la instalación de la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali. Foto: internet/ Mexicali Resiste.

PARA MÁS DE JESÚS FRANCISCO GALAZ DA CLICK EN LA IMAGEN


Comparte en redes sociales