EN EL CAMINO | Ciudadanos en búsqueda de transparencia y participación: ¿Y el gobierno?

Comparte en redes sociales

En las últimas semanas se han sucedido varios eventos que reflejan, por un lado, la labor realizada por diversos ciudadanos y agrupaciones para informarse sobre los temas del agua y las asociaciones público-privadas y, por otro, la aspiración y demanda que tales sujetos tienen de participar de una manera significativa en las decisiones de gobierno relacionadas con tales temas. Veamos.

Jesús Francisco Galaz Fontes / A los 4 Vientos

Un grupo de ciudadanos echó a andar un proyecto para la formulación de una Ley de Aguas en el Estado. Esta iniciativa, bautizada como Ley Ciudadana y Popular de Aguas de Baja California, tiene como propósito generar una propuesta de Ley de Aguas que resulte de un proceso de consulta popular y que se beneficie, al mismo tiempo, del conocimiento de los expertos del agua, de modo que al momento de presentarse al Congreso vaya con un respaldo sólido tanto a nivel social como técnico. Ya se han llevado a cabo algunos talleres y sus impulsores siguen trabajando de una manera transparente, como lo muestra el hecho de que tienen un espacio en Internet abierto a todos (https://leyciudadanaaguasbc.wordpress.com/).

Algunos días más tarde de hacerse pública la anterior iniciativa Francisco Rueda, Secretario General de Gobierno, comentó en público que el sector empresarial había presentado una propuesta de Ley del Agua. Posteriormente el Gobernador declaró que el Consejo Coordinador Empresarial le había entregado dicha propuesta y que, según un reportaje de Zeta, se podría entregar en algunas semanas más al Congreso del Estado para su votación. A diferencia de la iniciativa para una Ley Ciudadana y Popular de Aguas, ni el empresariado involucrado en esta propuesta, ni el Gobernador ni el Congreso, han hecho mucho para hacer del conocimiento público el contenido de la propuesta empresarial. ¿Pensarán que no hay gente interesada en opinar al respecto? ¿Pensarán que es intrascendente que participe la ciudadanía en las decisiones que conduzcan a una Ley del Agua?

También en relación al agua, el pasado miércoles siete de marzo tuvo lugar el Foro Políticas y Desarrollo Sustentable en el Valle de Mexicali. El evento fue organizado por Bienestar Familiar, Sociedad, Aire y Agua, A.C., sobre la cual hay dudas de que tenga una existencia formal como asociación civil. Independientemente de lo “curioso” que resulta este afán de parecer lo que no se es, a este evento asistieron agricultores e integrantes del Comité Ciudadano en Defensa del Agua de Baja California y, mostrando dominio de los temas abordados, así como algunos documentos pertinentes, cuestionaron abiertamente a los expositores del Foro sobre la calidad de la información por ellos compartida. Según se reporta en Monitor Económico, autoridades de la Comisión Estatal del Agua, presentes en la inauguración del evento, se retiraron del mismo antes que los agricultores cuestionaran a los expositores y a diversos directivos . ¿Qué actitud de diálogo muestran las autoridades cuando no escuchan críticas?

Finalmente, el mismo siete de marzo la agrupación Mexicali Consciente ofreció una rueda de prensa en la que manifestó que, luego de un año en el que solicitó al Congreso, con el apoyo de más de mil firmas y con todas las formalidades del caso, que se abrogara la Ley de Asociaciones Público Privadas; y después de más de siete meses en que solicitó se discutieran unos lineamientos para la elaboración de una legislación sobre el agua, la única respuesta que se ha tenido de parte de “nuestros” diputados es un “sonoro silencio.” ¿Cómo interpretar este silencio de quienes debieran estar siempre interesados en escuchar y atender los cuestionamientos y las propuestas de la ciudadanía?

Francisco Vega de Lamadrid arribó a la gubernatura del Estado afirmando que con él la gente mandaría. No obstante, tal parece que este gobierno se caracteriza por la opacidad con la que se toman las decisiones importante y por la poca (prácticamente nula) disposición a promover la participación significativa de la ciudadanía (pero no solamente de los que son empresarios) en esa misma toma de decisiones. Y como muestra de lo anterior recuérdese la aprobación de la desafortunada y ya derogada Ley del Agua de diciembre de 2016, o el visto bueno, por vía de “madruguete legislativo,” al Decreto 95 del pasado primero de diciembre, el cual se encuentra hoy cuestionado en cuanto a su constitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia.

https://www.4vientos.net/2017/01/22/la-verdadera-ley-que-privatiza-todo-en-baja-california-las-asociaciones-publicas-privadas/

La Ley del Agua y la Ley de Asociaciones Público Privadas constituyen dos legislaciones que han movilizado a la población bajacaliforniana en su contra. Se dice de ellas que deben tener ciertas características que no tienen y, así mismo, también se les critica por ser resultado de procesos oscuros en los que solamente han participado los grupos cercanos y fieles al Gobernador Vega de Lamadrid. ¿Hasta cuándo se darán cuenta este Gobernador y estos Diputados que, aunque hayan sido electos por una minoría, su comportamiento debe ser transparente y estar legitimado por la participación ciudadana?

Los eventos que hemos comentado muestran que hay sectores de la sociedad que buscan información, que la analizan críticamente y que no están dispuestos a asumir el papel tradicional del ciudadano que cree todo lo que la autoridad diga por el simple hecho de que esa misma autoridad lo haya dicho. Los eventos también muestran que hay ciudadanos que no solamente se conforman con estar informados, sino que aspiran a participar en la toma de decisiones de los temas que ellos consideran relevantes. ¿Por qué este Gobierno no está a la altura de todos los ciudadanos y colectivos que quieren mejorar la situación del Estado? ¿No quiere el Gobierno también eso? ¿Por qué se dedican a hablar con la prensa, pero no extienden un puente de comunicación con las personas y grupos que, con información y análisis críticos bajo el brazo, quieren participar crítica, pero constructivamente, en las decisiones sobre el rumbo de nuestra sociedad?

Todo indica que en Baja California hay ciudadanos informados que quieren participar. Tal parece, sin embargo, que este gobierno quiere seguir funcionando de manera oscura y autocrática. ¿Hasta cuándo?

Para más de JESÚS GALAZ da clic en la imagen


Comparte en redes sociales