El señor de los hoyos

Comparte en redes sociales

Tiene la costumbre de aparecer solo cuando muestra en videos las “obras” que está realizando.  No lo hace por modestia, sino porque le da vergüenza mostrar sus adefesios. Es un gobernante que se ha ido haciendo chiquito, inversamente proporcional a los votos que le dimos para que fuera jefe de gobierno. ¡Nos equivocamos! Resultó ser un funcionario de esos que ni huelen ni hieden. Es como las tarántulas que siempre están en su hoyo. Solo salen para joder a sus víctimas.

Jesús Sosa Castro* / A los 4 Vientos

Hay hombres mediocres que no se dan cuenta que lo son, hasta que sus obras se empiezan a caer o sus dichos comienzan a causar molestia social. En el caso de Mancera, su gobierno y sus “obras” se están haciendo chiquitos, justo a la medida del personaje. Lo que vemos son puros hoyos en la ciudad y un verdadero desmadre cuando llueve. Pero nuestros impuestos, dice, están trabajando.

Vayamos por partes: Miguel Ángel Mancera es jefe de gobierno desde el 5 de diciembre del 2012. Ninguno de sus antecesores alcanzó el 63 % de la votación. AMLO y Marcelo Ebrard se equivocaron eligiéndolo candidato y los electores votando por él. Ganó gracias al prestigio, a la autoridad moral de estos personajes y al apoyo de la gente. A  todos, los traicionó. Mal agradecido como es y mal funcionario público que resultó, está ahora en los límites del repudio y de la frustración. Hoy quiere cachar bolas con la derecha mientras la “izquierda” se la amarraron sus compromisos con el priismo de Peña Nieto.

Cuatro años y medio después este señor se prepara para abandonar el barco. Su ambición personal y la soberbia que lo acompañan, quieren llevarlo a ser candidato a la Presidencia de la República por un conjunto de fuerzas que, válgase la frase, son entre corruptos, ineptos, derechosos y pájaros nalgones. ¡Desde luego que se vale soñar! Lo que no se vale es que quiera irse dejando la ciudad hecha un verdadero muladar.

No hay colonia en la que calles y banquetas estén destrozadas, los baches están convertidos en verdaderas trampas para la circulación de peatones y automovilistas. El mobiliario que usan las empresas destructoras está regado por todas partes generando accidentes viales y problemas de circulación.

Mancera, “tarántula” de la política (Foto: regeneracion.mx).

Basta con que caigan dos o tres aguaceros para que la ciudad se inunde. Es una verdadera locura moverse en las horas pico. Si ha caído una lluvia es suficiente para que no funcionen las coladeras ni el drenaje. No hay mantenimiento ni limpieza a nada a pesar de las quejas de vecinos. Es patético ver como cientos o miles de familias se les inundan sus casas porque las calles se convierten en verdaderas lagunas. Los semáforos no funcionan, se va la luz por horas y horas a pesar de que la CFE dice ser una empresa de clase mundial. Cuando llueve fuerte, la gente casi se ahoga en los pasos a desnivel, los peatones se caen en los hoyos llenos de agua, fierros  y lodo. Basta ver los videos para darse cuenta del caos que vive la ciudad. ¡Nada funciona! Los agentes de tránsito y la policía nunca aparecen para atender esos problemas.

Para acabarla de joder, Mancera ha permitido que cualquier vecino, sin el amparo de la ley, se dé el lujo de cerrar las calles aduciendo razones de seguridad. Se ha desarrollado una cultura gandaya. Cualquier hijo de vecino pone barras para que nadie se estacione momentáneamente allí. Los franeleros o los viene viene, cobran por adelantado hasta cincuenta pesos por dejarte estacionar en un espacio público que ellos han hecho suyo. Si no pagas por adelantado, corres el riesgo de que te rayen tu carro, te roben los accesorios o te ponchen las llantas.

¿Y qué decir de la seguridad de los ciudadanos? Mancera se ha dedicado a sus negocios inmobiliarios y ha dejado que el crimen organizado siente sus reales en esta ciudad, la única que podía presumir que no había bandas criminales. Nadie puede caminar seguro por las calles porque bandas de jóvenes te despojan de lo que llevas y si te resistes, te matan.

¿Qué pasó con el aumento al costo del boleto del metro? ¿No se nos dijo que ese dinero iba a servir para poner ese servicio a la altura de las ciudades europeas por su limpieza y funcionamiento? ¿Se han subido a este transporte en las horas pico o cuando llueve? ¿Han visto el caos y la irritación que se genera por la lentitud del servicio y por la falta de cupo? ¿Qué hacer con las peseras, con la contaminación, y con los vendedores ambulantes? ¿Y de las foto multas, de la corrupción y del autoritarismo que restringe la ocupación de los espacios públicos? ¿Y qué hay del aumento de la criminalidad? ¡Las policías se han convertido en los asaltantes con uniforme!

Sería un despropósito que este señor se fuera de candidato dejándonos una ciudad llena de hoyos, con una corrupción en los servicios públicos que dan pena ajena. La ciudad no merecía un gobierno como el que tenemos aún. Hay cosas que no se le dan a este señor. Si quiere ser presidente por el PAN y el PRD que rinda cuentas transparentes de los recursos que ha manejado vía impuestos y apoyo federal. El dinero lo ocupamos para tapar los hoyos que está por dejar. Si quiere ser presidente que se vaya a echar pulgas a otra parte. Claro, con la posibilidad de que si gana, nos dé en la madre dejando hoyos en todo el país.

*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP y colaborador de A los 4 Vientos.


Comparte en redes sociales