El principio de la indignación

 “Cuando las autoridades temporales y espirituales han puesto una categoría de seres humanos fuera de aquellos cuya vida tiene un precio, no hay nada más natural para el hombre que matar”. Simone Weil, Carta a Georges Bernanos

Jesús Robles Maloof/SinEmbargo.MX*

 ¿Qué hacemos ante el dolor de los demás? ¿Cómo reaccionamos frente la información que nos advierte del dolor de otras personas? ¿Desde qué punto de vista apreciamos las imágenes de muerte y sufrimiento?

Cuando leí Ante el dolor de los demás de Susan Sontag entendí la relación entre las imágenes y el dolor que transmite el sufrimiento ajeno: el texto, como la imagen, es capaz de transmitir la agonía de un pueblo oprimido o la sin razón de la guerra y los conflictos.

Con los escritos de Simone Weil sentí el coraje y el dolor que la injusticia narrada genera. Simone estaba conectada a la humanidad de una manera profunda y sentía en su propio cuerpo la tortura y la esclavitud colonial. Nadie como ella reflejaba en su propio cuerpo el dolor y la indignación que leía en los diarios sobre sucesos de sufrimiento humano, lejos de Europa.

Mientras Siria se desgarra en una cruenta guerra civil, pienso en las tres personas que murieron hoy en el maratón de Bostón. Pasan por mi mente las imágenes de las madres cargando a sus niños palestinos muertos o de las personas en África mutiladas en las minas antipersona.

víctimas desaparecidasTambién recuerdo a Ciudad Juárez, mi tierra, y el olor a carne humana quemada que mis amigas han percibido en esa ciudad. Escucho el grito que –en ocasiones– me despierta como reclamo de identidad de las miles de personas migrantes que en estos momentos yacen en fosas clandestinas por todo México. Siento que nos interpelan desde su humanidad afirmando “yo existí”.

El principio de indignación parte primero de deslindarse para siempre de la indiferencia. De considerar la vida humana como fin y no como medio. Es la convicción de que el número no es relevante desde el punto de vista humano. Que para ser miles de asesinados tuvieron que ser primero cientos y antes decenas. La existencia de alguien que no viera en una mujer asesinada en el Estado de México, un problema mayor.

Los extremos en la política del terror discuten y los saldos de su retórica son vidas humanas destrozadas. La política se reduce a la miopía del amigo: enemigo de Carl Schmitt que sirvió de fundamento teórico del nazismo alemán.

Estos extremos funcionales cuentan con quienes prefieren olvidar que, aviones no tripulados financiados con sus impuestos, asesinan impunemente a civiles al otro lado del mundo. Los extremos de la política del terror tienen de su lado a quienes justifican asesinatos por razones ideológicas y a quienes se duelen selectivamente según el territorio donde la sangre se derrama. También cuentan con quiénes definen su indignación a partir del número mayor o menor de sufrimiento o de muertes.

Los extremos en este sangriento juego seguirán en su creciente irracional hasta que entendamos que en esa contienda, sólo perdemos nosotros y disminuimos nuestra capacidad de reconocernos como humanos en nuestra diversidad.

Y así lanzarán sus nuevas guerras y esparcirán sus odios hasta que decidamos poner un alto. Es tiempo de detener la política del miedo y a todos los que la propagan alrededor del mundo, en nombre de las guerras “por tu propio bien”. Ya no nos engañan.

Volteemos a ver a México como ejemplo: se puede actuar desde lo local. Así lo decidió aquella familia, que con tiempo y detalle, elaboró un cartel para salir a manifestarse en Hermosillo, Sonora, el 5 de junio de 2012; cartel que sostenían sus cinco integrantes.

Cuarenta y nueve nombres de niñas y niños fallecidos en la Guardería ABC, cuarenta y nueve familias con el dolor más grande en esta tierra. A lado de esos nombres, la frase: “su dolor no nos es indiferente”. Ese es el principio de indignación. Eso es humanidad

 *Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/opinion/18-04-2013/13833. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX
Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *