EL MONSTRUO EN EL ROPERO

Comparte en redes sociales

La niña se sumergió en la oscuridad de la habitación, abrió el viejo ropero y volvió a la cama de un salto. Del vetusto mueble emergió el monstruo y se fundió en un abrazo áspero a la pequeña. Juntos fueron un solo tremor y un mismo llanto, que fueron ahogando cuando el hombre desnudo irrumpió, como cada noche, para aterrorizarlos.

 Enrique Lomas Urista*

Ilustración de Roberto Innocenti para el libro El Cascanueces

Ilustraciones de Roberto Innocenti para el libro El Cascanueces

enrique lomas
*Enrique Lomas Urista. Escritor y periodista originario de Torréon, Coahuila. Trabaja desde hace años en Chihuahua donde es corresponsal del periódico Reforma.

Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *