El derechohumanista boliviano Waldo Albarracín Sánchez dictará tres conferencias en UABC

Comparte en redes sociales

Se trata de un destacado activista de los Derechos Humanos en Bolivia que se presentará en los campus universitarios de Mexicali, Ensenada y Tijuana los días 28, 29 y 30 de agosto próximos.

A los 4 Vientos / UABC

Martes 22 de agosto de 2017.- En el marco de los festejos del 60 aniversario de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), el doctor Waldo Albarracín Sánchez, Rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de la Paz, Bolivia, y reconocido activista de los Derechos Humanos en ese país sudamericano, presentará un ciclo de conferencias gratuitas con el tema “Responsabilidad Social Universitaria y Valores Universitarios”.

Empezará su presentación el 28 de agosto en el Teatro Universitario del Campus Mexicali a las 11:00 horas; continuará el 29 en el 4to. piso del Departamento de Información Académica (DIA), Unidad Sauzal del Campus Ensenada, a las 11:30 horas; y culminará el 30 de este mes en la Sala de Lectura del Centro Comunitario del Campus Tijuana a las 11:00 horas.

La ponencia en el Campus Mexicali se transmitirá en vivo a través de: www.imagenuabc.mx.

El doctor Albarracín Sánchez (foto abajo) cuenta con una sólida formación en el área jurídica, y por su incansable trabajo a favor de las mejores causas sociales, fue perseguido y torturado.

Ha realizado una defensa irrestricta de los sectores laborales, fabriles, ferroviarios, productores de hoja de coca, pueblos indígenas, docentes, estudiantes universitarios, derechos de las mujeres frente a la discriminación laboral, violencia doméstica y defensa de otros sectores subalternos de la sociedad boliviana.

Ha recibido múltiples distinciones y premios por la defensa de los derechos humanos de diferentes instituciones y organizaciones; entre ellos destaca el de Amnistía Internacional por ser uno de los defensores de derechos humanos más influyentes del mundo.

Por decreto del expresidente francés Nicolás Zarkozy fue nombrado Caballero de la Orden Nacional al Mérito. Su lucha durante más de treinta años por los Derechos Humanos en Bolivia y en el continente, lo han convertido en una figura pública de amplio reconocimiento nacional e internacional.

El pasado 27 de abril fue electo presidente de la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo (AUGM) en su LXXI Reunión Anual del Consejo de Rectores, a la que asistieron los titulares de 32 universidades de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

La Asociación de Universidades del Grupo Montevideo (AUGM) es una red de universidades públicas, autónomas y auto-gobernadas que, en razón de sus semejanzas, comparten sus vocaciones, su carácter público, sus similitudes en las estructuras académicas y la equivalencia de los niveles de sus servicios; características que las sitúan en condiciones de desarrollar actividades de cooperación con perspectivas ciertas de viabilidad.

La tortura

Imagen: Universidad Mayor de San Andrés

El 25 de enero de 1997, siendo presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, una organización no gubernamental boliviana de derechos humanos, fue secuestrado y torturado en La Paz por ocho policías. Esto bajo el primer régimen presidencial de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Amnistía Internacional manifestó entonces que el incidente estaba relacionado con las declaraciones públicas efectuadas por el doctor Albarracín sobre cuestiones de derechos humanos, y su labor como defensor de dichos derechos.

El día de su ilegal detención, el transporte público en el que viajaba fue interceptado por una furgoneta, y ocho hombres vestidos de civil lo obligaron a bajarse del vehículo. Le vendaron los ojos y lo llevaron a un lugar desconocido donde le golpearon en la cabeza, los oídos y los testículos durante varias horas y le dijeron que le iban a matar.

El mismo día lo trasladaron a la jefatura de la Policía Técnica Judicial en La Paz y lo metieron en una celda. Posteriormente, el comandante de policía del departamento ordenó su traslado a un hospital de la policía.

La familia del doctor Albarracín, temiendo que pudiera correr peligro en ese hospital, organizó su traslado a un hospital privado, donde recibió tratamiento por lesiones en diversas partes del cuerpo y una costilla fracturada.

Amnistía Internacional estableció que los cargos que el Estado Boliviano le imputó estaban relacionados con las declaraciones que efectuó respecto a un incidente que tuvo lugar el 22 de diciembre de 1996, y en el que nueve personas, entre ellas un coronel de la policía, resultaron muertas en unos enfrentamientos entre mineros y policías en Amayapampa, departamento de Potosí, Bolivia.


Comparte en redes sociales