El contrabando de buches de totoaba, intocado. Decomisan 49 de ellos en San Felipe

El decomiso esta madrugada de 49 buches de totoaba en el puerto de San Felipe, en el Alto Golfo de California, con un valor mínimo estimado en un millón de dólares en el mercado chino, confirmó que el tráfico ilegal del pez sigue vigente en sus rutas internacionales.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: China Daily Asia News Network

Ensenada, B.C., 9 de mayo del 2019.- Se trata del primer embargo importante de vejigas natatorias de totoaba hecho este año por el gobierno mexicano, a través de la Policía Federal Ministerial con sede en San Felipe, Baja California.

Antes, el 22 de abril, en el Aeropuerto Internacional Manuel Crescencio Rejón de Mérida, Yucatán, agentes federales incautaron tres kilogramos de buches deshidratados y empacados en bolsas de plástico, con un valor de 60 mil dólares, que viajaban desde Chetumal, Quintana Roo, a la ciudad de Washington, Estados Unidos.

Un comunicado de la Fiscalía General de la República (FGR) en Baja California informó que esta madrugada elementos de la Policía Federal, “en seguimiento a una carpeta de investigación sobre el tráfico de esta especie en la zona de San Felipe”, localizaron varias embarcaciones pesqueras en las inmediaciones de la Playa Hawaii.

Las personas que estaban en la ribera, al observar el movimiento policial, se dieron a la fuga, pero dejaron abandonada una bolsa negra que contenía 49 piezas de “buches” de totoaba con un peso promedio de un kilogramo cada uno y que corresponden a una cantidad similar de peces adultos capturados ilegalmente por los pescadores.

Los hechos quedaron asentados en la carpeta de investigación federal FED/BC/SF/0001081/2019, relativa a delitos contra la biodiversidad, y las vejigas quedaron a disposición de la agencia del Ministerio Público Federal en San Felipe, para que ésta a su vez las entregue a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Los 49 buches decomisados en San Felipe (Cortesía)

El 8 de enero de este año, el servicio aduanal chino en las ciudades Jiangmen y Nanning, en el sur del país, informó que tras dos años de investigaciones en las regiones meridionales de Guangdong y Guangxi, detuvo a 16 integrantes de una de las principales bandas de traficantes de vejigas de totoaba, a la que confiscó 444.3 kilogramos de totoaba con un valor estimado de 182 millones de yuanes (26,5 millones de dólares).

Días después –el 13 de marzo-, la Fiscalía de Jiangmen, en la provincia de Guangdong, dio a conocer la detención de Liang Weihua, a quien identificó como el líder de un grupo de 11 personas que en China y México traficaban “grandes cantidades” de buches de Totoaba utilizando rutas de contrabando que involucraron a países como Camboya, Laos y Vietnam, para finalmente vender las vejigas en China.

La fiscalía china informó que, en los años 2015 a 2018, la red de traficantes que operaba desde México introdujo de manera ilegal 20 mil vejigas natatorias o buches del pez endémico del Golfo de California, con un valor aproximado de 119 millones de dólares, es decir, más de dos mil 260 millones de pesos.

Así, en los tres últimos años del gobierno de Enrique Peña Nieto, en los que el mandatario puso en marcha la Estrategia Integral para la Recuperación de la Vaquita Marina y la Totoaba que recibió apoyos sin precedente para conservar a dos especies en peligro de extinción en México, el tráfico ilegal de buches del pez endémico generó ingresos en China por al menos 145 millones de dólares (dos mil 827 millones de pesos).

En contraparte a lo hecho por China, la FGR informó el pasado 5 febrero, en respuesta a una solicitud de información del diario La Crónica, de Mexicali, que en los seis años de gobierno de Peña Nieto se iniciaron 131 averiguaciones previas por delitos ambientales en la zona del Alto Golfo de California, pero en 55 casos se determinó el No Ejercicio de la Acción Penal.

También se reportó a 73 personas detenidas y consignadas a Juzgados Federales mediante la integración de 54 carpetas de investigación. En ellas, la mayoría de los acusados lograron enfrentar los procesos judiciales en libertad.

Totoaba juvenil capturada en el Alto Golfo de California (Foto: Instagram)

Reportes de prensa en Baja California determinan que los jueces de Distrito Especializados en el Sistema Penal Acusatorio que conocieron esos expedientes, fijaron –en promedio- dictar como medidas cautelares a los acusados:

A) pagar una fianza de 20 mil pesos, b) no salir del país y del estado, c) presentarse mensualmente en el juzgado a firmar su libertad bajo caución, y d) evitar nuevos actos de pesca.

Además, según el reporte de la Fiscalía, la Policía Federal Ministerial solo llevó a cabo seis cateos relacionados con el delito. Ahí detuvo a ocho personas, confiscó 2.2 kilogramos de carne de totoaba y poco menos de siete kilos de buche del pez.

Entre los actos más espectaculares que el gobierno de Peña Nieto hizo en contra del contrabando de buches, destaca la detención del pescador de San Felipe Óscar Parra Aispuro, alias “El Parra”, a quien la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la PGR presentaron como “El Zar del Buche” y encargado del Cártel de Sinaloa en el negocio ilícito.

Parra logró su libertad por los primeros delitos que la PGR le imputó –portación ilegal de droga y armas de uso restringido– y actualmente encara un juicio por la muerte de un militar –Emmanuel Esaú Saldaña Ramos– en San Felipe.

Comparte en redes sociales