El CICESE avanza en solicitud y obtención de patentes, pero aún no pesa en la estadística nacional del IMPI

Comparte en redes sociales

 

 

Aun cuando el registro de patentes van en aumento y muestran una evolución positiva en el Centro de Investigación Científica y de Educación Científica de Ensenada (CICESE) a favor de la propiedad intelectual (PI), el organismo dependiente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) no logró ingresar a la lista tope de licencias solicitadas y otorgadas en 2021 por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

 

La conferencia magistral “La PI y la juventud: innovar para un futuro mejor”, impartida por José Luis Nuño Ayala, director y cofundador de Unima, empresa mexicana de base tecnológica (Cortesía).

 

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Todos@Cicese

Foto destacada: Captura de pantalla en Youtube.

 

Ensenada, B.C., México, miércoles 18 de mayo de 2022.- De acuerdo con el director de Impulso a la Innovación y el Desarrollo (DIID) del CICESE, Alexei Licea Navarro, durante 2021, investigadores, técnicos y estudiantes del centro de investigación obtuvieron ocho patentes y un licenciamiento tecnológico.

Con la suma de los nuevos registros, al día de hoy el CICESE ha licenciado y transferido 13 tecnologías, ha obtenido 27 patentes, un modelo de utilidad, dos diseños industriales, 24 registros de marca y 69 registros por derechos de autor.

Además, “gracias la estrategia de impulso a la cultura de la innovación” que el centro puso en marcha hace más de una década, a la fecha se encuentran en trámite 33 patentes y un modelo de utilidad.

Al festejar del Día Mundial de la Propiedad Intelectual -26 de abril- con una ceremonia que incluyó la entrega de reconocimientos a los integrantes del equipo de especialistas que logró patentes el año pasado, así como la conferencia magistral “La PI y la juventud: innovar para un futuro mejor”, impartida por José Luis Nuño Ayala, director y cofundador de Unima, empresa mexicana de base tecnológica, Alexei Licea expresó el pasado 13 de mayo:

 

“Este año el Día Mundial de la Propiedad Intelectual va dedicado a la juventud y una de las recomendaciones es que se impartan cursos de propiedad intelectual en los posgrados del CICESE para, de esta manera, promover el desarrollo de la innovación y la propiedad intelectual”, mencionó.

 

Y destacó que la creación de propiedad intelectual abre el abanico de opciones para los egresados de los posgrados del CICESE, ya que no solamente tienen como fuente de empleo al sector académico, sino también la industria y la generación de empresas de base tecnológica.

Por su parte, José Luis Nuño acentuó en su exposición la importancia de que “los emprendedores” dedicados al desarrollo de innovación, “partan de la pasión y el conocimiento de un problema” para el cual propondrán soluciones.

 

 

investigadores, técnicos y estudiantes del centro de investigación obtuvieron ocho patentes y un licenciamiento tecnológico en 2021 (Fotos: Cortesía).

 

“Lo más importante –afirmó- es mantener la pasión y hay que entender que un innovador siempre se va a equivocar; es parte del proceso. Un innovador difícilmente le va a dar a la primera a un proceso que soluciona de fondo un problema.”

Igualmente, consideró fundamental poner a prueba la innovación con los posibles usuarios durante todo el proceso de creación, “ya que si se espera a que el producto o servicio esté terminado será demasiado tarde para realizar ajustes.”

En conclusión, recomendó poner especial atención para detectar el momento idóneo del registro de propiedad intelectual, puesto que no debe demorar demasiado y, paralelamente, la innovación debe ser lo suficientemente madura para no dejar fuera del registro aspectos importantes.

Para terminar, el doctor Licea Navarro dio a conocer las patentes y el licenciamiento tecnológico otorgadas en 2021 al CICESE:

En México: – Proteína de Conus regularis con efecto sobre la respuesta nociceptiva. – Protocolo para la criopreservación de muestras biológicas de alta viscosidad. – Método de generación de vectores de inmunización para acelerar la respuesta inmune.

En el extranjero: – Recirculating aquaculture systems for the conditioning and maturation of mollusks (en Estados Unidos). – Method for the cryopreservation of high-viscosity biological samples (Estados Unidos); – vNAR antibody which binds VEGF for use in dogs or cats (Estados Unidos). – Method for the cryopreservation of high-viscosity biological samples (en China). – Protocol for the cryopreservation of shrimp spermatophores/sperm mass (en la Unión Europea).

Y el licenciamiento lo obtuvo por – Bushido Smart Techonology SAPI de CV.

 

Gráfica elaborada por TEKUGO® Gestión Tecnológica, con datos del IMPI.

 

EXCLUIDOS DEL “TOP 10”

Es probablemente por el hecho de que en 2021 el CICESE sólo obtuvo tres patentes nacionales  del IMPI, por lo que no ingresó a la lista de las 10 instituciones científicas del país con más solicitudes y obtención de patentes alcanzadas el año pasado.

De hecho, de esa lista no participó tampoco Baja California, entidad que quedó marginada del selecto club que en 2021 encabezó Ciudad de México con 242 patentes otorgadas por el Instituto, seguido de Jalisco con 82 y Nuevo León con 63.

En general, al darse a conocer el pasado 21 de febrero la estadística nacional 2021 de patentes del IMPI, se mostró un incremento en el ingreso de solicitudes al Instituto cercano al 13% al quedar en 16 mil 161, una cifra muy importante considerando que desde al año 2015, con el tope histórico de 18 mil 71 aplicaciones,  se había tenido un declive constante en esta actividad.

También destaca el hecho de que hubo un aumento de un 55.6% en el número de patentes otorgadas a inventores mexicanos: un total de 618 contra las 397 del 2020.

Por último, destaca que en 2021 la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue líder nacional en solicitud de patentes hechas ante el IMPI con 68, seguida por el Instituto Politécnico Nacional  (IPN) con 43, y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINESTAV) del mismo Politécnico, con 40.

La estadística del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial incluyó en su inventario del 2020 a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) con cinco solicitudes de patente, lo que le permitió colocarse en el lugar 19 de ese año; pero en 2021 la misma institución de estudios superiores no registró ninguna petición, por lo que fue excluida del listado nacional.

 

Gráfica elaborada por TEKUGO® Gestión Tecnológica, con datos del IMPI.

 

LA ETERNA “FALTA DE COMUNICACIÓN”

En un comunicado, el IMPI determinó que “la importancia de una patente otorgada, más allá de los números de solicitudes de patentes, es el de ser un indicador de que el titular que solicita la patente para una invención cumple de manera cabal con una suficiencia descriptiva adecuada; es decir, la redacción técnica de su invención es clara y concisa, que la invención además es novedosa, que tiene una actividad inventiva y una aplicación industrial, cumpliendo con ello los criterios de patentabilidad de acuerdo a la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial.”

Sobre esto, Fernando Portugal, director de Propiedad Intelectual de la Asociación Mexicana de Industrias de Innovación Farmacéutica (AMIIF), destacó durante el foro “Valor de la Propiedad Intelectual para la salud y el crecimiento: los beneficios económicos de fortalecer el entorno para la innovación en México”, que la propiedad intelectual y la innovación no solo tienen impacto en la economía o en el clima de inversión, sino también tienen un efecto positivo en el desarrollo social.

Puso como ejemplo los casos de 14 naciones desarrolladas, entre ellas Suiza, Suecia, Países Bajos, Dinamarca, Alemania, Japón, Australia, Italia, Singapur, Francia, Corea del Sur, Canadá e Israel, en donde coexiste una correlación entre los índices de innovación y de desarrollo humano.

Ello lo contrastó con el caso mexicano, en donde si bien se tiene un alto nivel de innovación y propiedad intelectual, todavía hace falta estrechar la vinculación entre el sector académico y las empresas, por lo que hace falta más contacto entre ambos sectores.

 

“Lo que falta es incentivar más la comunicación entre universidades y empresas, no solo en México sino del extranjero”, manifestó al recordar la frase que se viene repitiendo en México desde hace al menos 30 años, sin que propicie una política pública que ponga fin a esa “falta de comunicación”.

 

Pero sugirió que, de momento, se debe difundir la necesidad de que existan fondos público-privado para impulsar la investigación en el país, y que las universidades y centros de investigación tecnológica y científica comuniquen “con mayor efectividad lo que están desarrollando”.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.