El “Caballero Templario” y sus videos con narcopolíticos

Un hombre de cuerpo enjuto y encorvado, casi calvo, con rostro grisáceo y ojos saltones que, a sus 54 años, tiene la apariencia de un anciano decrépito, ha vivido más de 1,500 días encerrado en una celda de alta seguridad en el reclusorio del Altiplano y acaba de recibir una condena de más de medio siglo de cárcel por el delito de secuestro.

De ahí no saldrá con vida.

Olga Aragón/ 4 Vientos/La Verdad

Cuando los jueces dicten sentencias por otras 16 acusaciones que pesan en su contra por extorsión, lavado de dinero, delincuencia organizada, narcotráfico y homicidio, a Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, no le alcanzará lo que le resta de existencia para purgar su condena.

El pasado 17 de junio, el otrora poderoso y temido líder del cártel de Los Caballeros Templarios, fue condenado a 55 años de prisión, luego de acreditarse su responsabilidad en el secuestro de un empresario en agosto de 2011.

Durante más de una década, este grupo criminal encabezado por La Tuta –en contubernio con políticos, periodistas y altos mandos policiacos y militares–, sometió a sangre y fuego a miles de michoacanos mediante secuestros y extorsiones a profesionistas, empresarios, ganaderos, mineros, fruticultores, especialmente a productores de aguacate y de limón, a quienes exigía el pago de “cuotas” mensuales a cambio de permitirles seguir viviendo. Cuando alguien se negaba a pagar o ya no tenía con qué seguir pagando, era castigado con tortura y muerte. Las niñas y mujeres eran violadas. Así masacraron a familias completas.

Los Caballeros Templarios –como el cártel antecesor “La familia michoacana” que les dio origen– cometieron atrocidades terribles en comunidades abandonadas a su suerte por las autoridades de todos los niveles del gobierno.

Ante esta situación de violencia extrema e impunidad, la gente se vio obligada a levantarse en armas en defensa propia.

El doctor Manuel Mireles Valverde, fundador en febrero de 2013 del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios, recuerda que el resquebrajamiento de Michoacán empezó diez años atrás.

En 2004, comenta Mireles en su libro “Todos somos Autodefensas. El despertar de un pueblo dormido-Grijalbo 2018-, los cárteles insatisfechos con las ganancias obtenidas con el tráfico de drogas, diversificaron sus actividades e incursionaron en la extorsión, el secuestro, el pillaje, la trata de persona y, en el colmo del sadismo, la violación y la tortura.

El 25 de febrero de 2013 al mediodía, en legítima defensa se levantó el pueblo de La Ruana, (Felipe Carrillo Puerto es su nombre oficial), en el municipio de Tomatlán. Hombres y mujeres con los rostros cubiertos con paliacates, despojaron a la policía municipal de dos patrullas y de siete armas de fuego, así crearon el primer grupo de autodefensa. Dos horas después, el doctor Mireles llamó a la gente Tepalcatepec, su pueblo natal, a tomar las armas para liberarse del crimen organizado, al día siguiente ya eran 130 voluntarios armados. Y en poco más de un año llegarían a ser más de 10 mil autodefensas en todo el estado.

“Empobrecidos por los embates de los criminales, olvidados por las autoridades, furiosos y hartos, decidimos tomar la justicia en nuestras manos”, explicó Mireles cuando expuso las razones por las que decidieron enfrentar al crimen organizado, en una guerra que costó cientos de muertes.

Manuel Mireles fue conocido en todo México y en el mundo, por sus valientes denuncias a través de videos en contra de los narcos liderados por La Tuta y la impunidad de que éstos gozaban, merced a la actitud negligente y cómplice de los gobernantes y mandos policiacos y militares de la entidad.

Con impactantes mensajes a través de videos y un hábil manejo de redes sociales y de medios tradicionales de comunicación, Mireles logró difundir la lucha por la vida y la dignidad del pueblo organizado en grupos de autodefensas armadas. El carismático médico aparecía siempre con su sombrero de ala, auxiliando a la gente enferma y herida o como guerrero intrépido empuñando rifles de alto poder y arengando a sus hombres enfrentados a los criminales.

En menos de dos años, los autodefensas y policías comunitarios lograron erradicar al crimen organizado en más de 30 municipios (de los 117 que conforman el estado), principalmente en Tierra Caliente donde la población sufrió mayor violencia a manos de los Caballeros Templarios.

La Tuta y sus videos narcopolíticos

La fascinación que Servando Gómez tenía por videograbar sus reuniones con políticos y periodistas, para chantajearlos en caso necesario, se ha revertido en su contra, ya que el protagonista capo de los Templarios aparece en muchos de esos videos confesando crímenes que hoy se le imputan.

Los narcovideos de La Tuta desataron escándalos en el país.

Como señor de horca y cuchillo, el capo se regodeaba mostrando su poder a sus interlocutores, con los que presuntamente tenía vínculos criminales: periodistas, presidentes municipales, diputados y gobernadores que vieron sus carreras truncadas y que incluso, algunos de ellos, fueron a dar a la cárcel.

Los casos más destacados:

El 4 de abril de 2014 fue detenido Jesús Reyna García, por la Procuraduría General de la República, acusado de delincuencia organizada, luego de que se diera a conocer un video donde el entonces gobernador interino de Michoacán aparece conversando con La Tuta.

Jesús Reyna García, ex procurador de justicia en el estado y ex secretario de gobierno en la administración de Fausto Vallejo, fue gobernador interino de Michoacán durante un año, a partir del 4 de abril de 2013, cuando el gobernador Fausto Vallejo solicitó licencia por enfermedad.

Sorpresivamente, después de estar cuatro años y ocho meses en prisión, Chucho Reyna fue liberado el 24 de diciembre de 2018. La PGR se desistió de la acusación contra el político michoacano en los primeros días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La noticia sobre la liberación de Jesús Reyna no trascendió en toda su importancia, porque la atención de la gente estaba concentrada en ese día de Navidad en el avionetazo en el que murieron la gobernadora recién electa de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el senador panista Rafael Moreno Valle.

Al salir de prisión, Jesús Reyna dijo que había sido víctima de una venganza política de Alfredo Castillo Cervantes, a quien el presidente Enrique Peña Nieto nombró en enero de 2015 “Comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán”. Comentó que primero se dedicaría a la búsqueda de una hija desaparecida en los años en que estuvo preso, pero “muy pronto” revelaría información importante sobre la venganza ejercida en su contra desde la presidencia de la República.

Todavía esperamos esa revelación…

Un mes después de que Jesús Reyna fue liberado, el 26 de enero de 2019 la Fiscalía General de la República detuvo a Rodrigo Vallejo Mora, por el delito de delincuencia organizada. Es la tercera vez, en cinco años, que el hijo del exgobernador Fausto Vallejo Figueroa es encarcelado desde que se difundieron videos en los que también aparece conversando con el capo de los Caballeros Templarios, mismos en los que revela su participación en diversos ilícitos.

Otro caso de escándalo fue protagonizado por el diputado federal perredista Julio César Godoy Toscano, medio hermano Leonel Godoy Rangel, entonces gobernador de Michoacán.

Otra vez la irresistible tentación de la Tuta, costó la carrera a un político. Un video de 2009, en el que aparece Godoy Toscano conversando con La Tuta, quien le ofrece todo su apoyo para que triunfe en las elecciones como candidato a diputado federal, generó la persecución del perredista por parte de la PGR.

Godoy Toscano obtuvo un amparo judicial y entró clandestinamente a la Cámara de Diputados, donde permaneció escondido hasta que pudo tomar protesta como legislador. Luego se dio a la fuga.

Aún prófugo el legislador perredista, el 14 de diciembre de 2010 fue desaforado a petición de la PGR para que enfrentara las acusaciones por lavado de dinero, delincuencia organizada y delitos contra la salud (narcotráfico). La decisión fue casi unánime: 435 diputados votaron a favor del desafuero, dos en contra y 21 abstenciones.

Sin embargo, medio año después, el 21 de julio de 2011, la PGR cerró el caso contra el diputado perredista tras perder el juicio penal ante los tribunales, por falta de elementos.

De igual manera fueron liberados nueve alcaldes michoacanos detenidos en 2014 por la PGR, la mayoría de ellos priistas, acusados por los delitos de extorsión, secuestro, cohecho y delincuencia organizada. Algunos de ellos fueron exhibidos en videos de Servando Gómez, La Tuta, en los que presuntamente reciben apoyos para sus campañas electorales.

En esa celda de alta seguridad de Almoloya, se encuentra este personaje clave para resolver muchos crímenes cometidos en la era más sangrienta sufrida por los michoacanos.

Ahí en esa estrecha celda se consume la vida de Servando Gómez, La Tuta, quien fue líder de uno de los más sanguinarios cárteles de México, el de los Caballeros Templarios, y que tiene información valiosa que en manos de las autoridades puede ser el camino hacia la justicia de miles de víctimas de secuestro, violación sexual, extorsión, tortura y homicidio. También el castigo a los políticos que se coludieron con el crimen organizado.

Manuel Mireles Valverde ya hizo su parte. Aportó información a las autoridades para esclarecer múltiples crímenes.

“El virrey” Alfredo Castillo Cervantes, quien cumplió la encomienda presidencial de desarmar a las autodefensas cooptando a los dóciles y reprimiendo a los rebeldes, también debe rendir cuentas ante la justicia. Mireles, junto con una decena de líderes de las autodefensas de Michoacán, fueron encarcelados injustamente por casi tres años, algunos durante más tiempo, por represalias del comisionado de Peña Nieto ante las denuncias valientes que hicieron sobre la complicidad de políticos cercanos al mandatario con el crimen organizado.

La Tuta es pieza clave en este rompecabezas que el fiscal Aejandro Gertz Manero debe armar si realmente está comprometido con la impartición de justicia.

***

Olga Aragón. Periodista nacida en la ciudad de Chihuahua. Su trabajo periodístico lo ha realizado en la Ciudad de México, en el estado de Chihuahua y en Baja California. Sus trabajos han sido publicados en El Norte de Ciudad Juárez, El Heraldo de Chihuahua, El Diario de Juárez, El Diario de Chihuahua y Newsweek. Actualmente se desempeña como directora editorial del periódico digital 4Vientos.net y del programa en vivo 4V-TV producidos en Ensenada, B.C. y colabora en reportajes especiales para la revista Proceso.

Comparte en redes sociales