El burro mexicano, entre la extinción y una nueva especie más alta y fuerte para la exhibición, exposición y el deporte

Comparte en redes sociales

 

 

Este noble y aguantador animalito, que ayer 8 de mayo conmemoró su Día Internacional, ha sido, por siglos, el apoyo para una gran cantidad de trabajos rudos y con frecuencia satanizado y maltratado por la humanidad.

 

Burrito salvaje en el desierto de San Felipe, BC (Arnulfo Estrada).

 

Arnulfo Estrada Ramírez* / 4 Vientos

Foto destacada: Burritos mostrencos en Baja California (Arnulfo Estrada),

 

Ensenada, B.C., México, lunes 9 de mayo del 2022.- Se le achaca de ser muy tonto, pero en realidad se trata de animal inteligente y adaptado a una gran cantidad de ambientes, además de ser muy apacibles y sociables.

Actualmente, es poco empleado en actividades productivas, ya que las máquinas agrícolas los han sustituido y los están empujando a la extinción.

En Baja California existen ejemplares en estado de completa libertad. A estos equinos también se les conoce como Burros Mostrencos; es decir, nunca han sido domesticados.

Son burros que gozan buena salud pues su alimento es de plantas nativas que abundan en su entorno.

De hecho, existen reportes de que en el Ejido Benito Juárez y su colindancia con el Ejido Bramadero, región que corresponde a la delegación Colonet, Ensenada, existe una gran cantidad de burros salvajes. Se trata de animales que dejó en libertad el finado Miguel Verdugo Parma.

Las fotos que acompañan esta nota fueron tomadas a una familia de burros compuesta de una hembra adulta y dos ejemplares jóvenes que libremente disfrutaban alimentándose de los brotes tiernos de acacia, en el Desierto de San Felipe.

A continuación daremos algunas características de estos nobles cuadrúpedos.

 

Foto: Arnulfo Estrada

 

El burro es un mamífero perteneciente a la familia de los équidos (clase Mammalia, especie E. Africanus). Es también conocido como asno, jumento, pollino o borrico.

Se debe destacar que si un burro y una yegua se cruzan, dan origen a una mula.

Información histórica indica que hace unos 6 mil años los burros fueron domesticados por primera vez en el norte de África, para obtener su leche y su carne.

Se estima que actualmente existen unos 44 millones de burros en todo el mundo, y su esperanza de vida (unos 40 años) es más longeva que los caballos.

Pueden regular su temperatura corporal y sus orejas alargadas logran percibir sonidos a varios kilómetros de distancia.

Generalmente, el color del pelaje es gris y cuenta con un promedio de vida entre los 27 y 40 años de edad, y poseen una gran adaptación a diversas condiciones climáticas y ecosistemas.

En algunos lugares del mundo, los burros todavía son empleados en actividades relacionadas con la agricultura y el campo, la carga y transporte de personas y mercancías, el cuidado de rebaños y para recoger y cargas cubetas con agua de los pozos, entre otras tareas.

 

 

En áreas desérticas estos mamíferos pueden cavar el suelo, haciendo agujeros para acceder a aguas subterráneas, y un refrán muy popular en Etiopía es el siguiente: “Si no tienes un burro, eres un burro”.

Algunos países como China, India, España, Portugal e Inglaterra han iniciado movimientos para la dignificación y preservación del burro.

En México existe un santuario para ellos. En él se busca proteger y mantener a los burros, al mismo tiempo que se busca preservar su historia a través del Museo del Burro.

Igualmente, “Burrolandia México” es el nombre del parque temático en el que se protege esta especie y está ubicado en Otumba, en el estado de México, donde se celebra el Festival del Burro cada 1 de mayo.

En el lugar existen 79 burros que son cuidado tras ser rescatados de maltrato y abandono; algunos de ellos también han sido donados por personas que ya no los quieres o no los puede cuidar.

En el parque se organizan recorridos guiados y diversas actividades de recreación como un paseo a bordo de un tren decorado con orejas y cola de burro.

De acuerdo con el portal Investigación y Desarrollo, en 1991 la población de burros en México era de 1.5 millones, cifra que en 2018 cerró en tan solo medio millón de ejemplares. Pero tres años después la cifra se redujo a 300 mil.

 

Foto: Arnulfo Estrada.

 

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, algunas de las causas que podrían llevar a esta noble especie a la extinción son la modernización de las labores agrícolas, la explotación y el desinterés por su conservación.

Además, agregan los especialistas, en Latinoamérica el burro no es considerado una especie de importancia, razón por la que los conservacionistas no le han prestado atención al rescate de esta especie.

Estos datos no dejan de ser relevantes si se contrastan con los trabajos genéticos que la Asociación Mexicana de Murros y Mulas hizo para crear una nueva raza de burro a la que ha nombrado Mixteca, siendo éste más fuerte y alta que las demás.

Mixteca ya se registró ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y está apto para trabajar en el campo, pero sus creadores han dicho que su función principal es el de la exhibición, exposición y competencias en deporte y charrería.

Los creadores de Mixteca afirmaron en febrero del 2021 que siguieron todo el protocolo establecido por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y que la investigación científica la encabezaron genetistas de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Su talla es de entre 1.30 a 1.40 metros; es decir, unos 20 centímetros más altos que las razas convencionales, además de tener una mejor conformación corporal.

La Asociación estima que en los próximos 10 a 15 años, las características de esta nueva raza de burro se estandaricen.

 

Información histórica indica que hace unos 6 mil años los burros fueron domesticados por primera vez en el norte de África, para obtener su leche y su carne (Foto: Facebook).

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.