El antes y después de él: Historias contadas con el cuerpo

Comparte en redes sociales

“¿Está muerta?” Era lo que los forasteros recién ingresados en el espacio se estaban preguntando sin quitarle la vista de encima al cuerpo de la chica, inmóvil en la mesa de operación. Y lo único que obtenían como respuesta era neblina, desenfoque y un aura de total confusión.

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

El verbo sumergir está definido como “centrar plenamente la atención en una actividad o estado mental, abstrayéndose de la realidad”. Al leer esto, tú querido lector, puedes saber exactamente lo que fue ver la pieza de baile contemporáneo El ANTES y el después de Él, este 18 de octubre en CEARTE como parte de las actividades del Festival de Octubre. Una experiencia simplemente hipnotizaste.

La voz omnipotente que presentó la pieza la calificó como una “cinematografía surrealista, oriental y de terror”. Y eso fue justo lo que los bailarines Denisse Moore, Jonathan Niebla y la actriz Alicia Quiñonez nos dieron bajo  la dirección de Ebert Ortiz con música de Jonathan Torrijos.

    

El baile estuvo compuesto de tres actos: uno con él reviviendo a ella, el segundo con él mostrando su coraje y pasión, y un tercero donde ella toma poder de una chica que, por más que luchara contra su fuerza no puede alejar la influencia que ella tiene en su cuerpo.

 

 

Denisse Moore dio muestra de un control sobre su cuerpo impresionante que solo pudo ser opacado por sus mismas habilidades de hipnotizar al público con sus movimientos bizarros de una muerta que está volviendo a la vida, y de un ente maligno que controla a una inocente.

Jonathan Niebla, bailarín tijuanense, empató el nivel de su compañera de reparto con una coreografía inspirada en movimientos y música oriental que hicieron lucir su habilidad de hacer ver las manos como un instrumento de arte a la orden de los bailarines, pero solo los que son poseedores de un talento como el de él.

Y cuando el público se confiaba en que solo habría música y danza en la presentación, la actriz Alicia Quiñonez entró con unos diálogos que aun siendo reducidos, lograron adentrarnos profundamente en el universo creado por Ortiz y Torrijos, consiguiendo lo imposible: hacer el trance aún más intenso.

 

 

La obra es maravillosa no solo por las actuaciones, sino por la música estilo folly que Jonathan Torrijo compuso -para interpretarla recibió apoyo de Edwin Black en la presentación-. Donde la música se creaba ahí mismo, en el momento, en sincronía con los bailarines y con una precisión escalofriante que hizo al público sentirse dentro de una película.

 

Cuando se trata de entretenimiento ensenadense, los favoritos siempre son el cine y la cerveza artesanal, la cumbia del Ultra y el pop del Papa´s. Más si alguna vez quieren vivir una experiencia interna que te haga sentir que una hora puede caber en 10 minutos, vayan a bailes como El ANTES y el después de Él. Ninguna pantalla o tipo de alcohol te harán sentir como esa producción.

 

Fotos de CEARTE

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.

 


Comparte en redes sociales