Edil independiente propone regular las partidas de “apoyo social” en el cabildo de Ensenada

Comparte en redes sociales

El regidor independiente Cristian Vázquez González propuso este día que todo el presupuesto que el Ayuntamiento de Ensenada destina a gestión o ayuda social del cuerpo edilicio, lo administre directamente la Tesorería municipal. Esto para eliminar, entre otras malas prácticas, el manejo político-electoral de un recurso público que el próximo año ascenderá a casi 7.6 millones de pesos.

Javier Cruz Aguirre / A los 4 Vientos

21 de noviembre del 2017.- En la propuesta que se turnó hoy a comisiones en la sesión ordinaria del Cabildo, el munícipe pidió que los 13 regidores que integran el ayuntamiento –aparte del presidente municipal Marco Antonio Novelo y la síndico Karina Castrejón- sólo accedan al recurso mediante la presentación de proyectos individuales que deberán ser aprobados por la mayoría del Cabildo en calidad de Puntos de Acuerdo.

“El techo del fondo –explicó Vázquez- sería por un monto total de siete millones 589 mil 999.95 pesos, cantidad a la cual cada regidor accederá de manera proporcional, siendo este monto exactamente el mismo asignado anteriormente a cada edil; es decir, 583 mil 846.15 pesos, pero modificando solamente el proceso de ejecución del presupuesto”.

Consideró que este sistema también permitirá que los ciudadanos conozcan los proyectos a los que se destinarían las partidas de Ayuda Social, antes de que aquellos se apliquen.

“Además, se facilitará el análisis, la transparencia y la viabilidad de los planes de apoyo a la población, y se beneficiará a un mayor número de personas”.

Las partidas que se pretenden eliminar totalmente del Presupuesto de Egresos del XXII Ayuntamiento de Ensenada para 2018, están contenidas en el Grupo 4000 del Ramo 1 (“Regidores”) con la identidad de “Transferencias, Asignaciones, Subsidios y otras Ayudas” del cabildo.

El regidor Cristian Vázquez en sesión del cabildo (Foto: Diario El Vigía).

Presupuestalmente se les identifica de la siguiente forma:

A.- Partida 44101, “Ayudas Sociales a Personas”: por cinco millones 782 mil 999.95 pesos.

B.- Partida 44102, “Ayuda para Traslado de Personas”: con 78 mil pesos.

C.- Partida 44201, “Becas a Estudiantes”: con un monto de un millón 274 mil pesos.

D.- Partida 44501, “Organizaciones No Gubernamentales”: por 455 mil pesos.

“Este sistema de acceso al recurso por medio de puntos de acuerdo, podría implicar un avance en el uso de los recursos de impacto directo a la comunidad. Aspiramos a que sea una referencia a nivel nacional y nos permita elaborar proyectos con los cuales, incluso, se puedan entregar ayudas sociales tradicionales, por así decirlo.”

Recordó que actualmente, en los ayuntamientos del país, la asistencia social como acto y objetivo está concentrada en su mayoría en la dependencia de Desarrollo Social, la cual es la que debe trazar, según los polígonos de marginación, las estrategias de paliativo y abatimiento, aunque se sabe que en la práctica no siempre ocurre así.

A regularizar y transparentar el manejo de los recursos que hoy se destinan al electorero “apoyo social” (Imagen. Ayuntamiento de Ensenada).

“Sin embargo, la naturaleza representativa y plural que en el papel compone a los gobiernos locales constitucionalmente, integrados por cabildos con distintas fuerzas políticas y por ende proyectos de continuidad, ha traído con los años la existencia de partidas de apoyo social asignadas a cada regiduría y vinculadas con la figura unipersonal de quien las encabeza o, en el mejor de los casos, a su partido, lo cual incrementa una correlación electoral que a opinión pública significa muchas veces un botín político más que un presupuesto destinado a, de manera organizada y planificada, aportar a quienes más lo requieren.”

A continuación, el regidor independiente recordó que es el artículo 205 del Reglamento municipal de Administración Pública, donde se avala que los regidores “contarán con una partida presupuestal que les permita desarrollar actividades de asistencia y gestión social.”

Esta norma, aceptó el edil, ha generado una polémica pública negativa debido a la “mala percepción” de que se extralimita con la “labor de seguimiento” de los integrantes del Ayuntamiento.

Sin embargo, su punto de defensa radica en la necesidad de la gente de contar con el respaldo de aquellos que lo representan; e incluso de una corresponsabilidad en el apoyo brindado para ejercer el cargo, siendo a interpretación de algunos un estímulo a la participación, además de un presupuesto para emergencias y en las que los ciudadanos saben que cuentan con empleados públicos a los cuales recurrir para resolver  problemas.”

Finalmente, recordó que el tema él lo puso en la mesa de la discusión del nuevo gobierno local desde hace un año, sin que pasara nada.

“Hoy, atento a la práctica de este año y observando la buena voluntad de algunos compañeros regidores en el uso de este presupuesto, debo decir que la propuesta tiene ventajas evidentes, pero también significa un área de oportunidad para brindar confianza a la ciudadanía en la transparencia de su aplicación, en la medición de su impacto y aún más, en la justificación constitucional y práctica enfocada a los resultados de este gobierno municipal, carente de programas y de propuestas.”


Comparte en redes sociales