DANZAR HASTA QUE LLUEVA: Venezuela y México, los constitucionalistas despiertan furias

Comparte en redes sociales

Igual que hoy La Asamblea Nacional Constituyente Venezolana, también en su momento despertó furias el Congreso Constituyente queretano de 1916-1917.

Daniel Solorio Ramírez / A los 4 Vientos.

Han empezado ya los trabajos de la Asamblea Constituyente que hoy, en Venezuela, guarda interesantes similitudes con el Congreso Constituyente que en 1916 logró instalar Venustiano Carranza, primer jefe del Ejercito Constitucionalista, que arrojó frutos altamente apreciables. La de Venezuela es, y el México fue en su tiempo, motivo de furiosos ataques de todo jaez.

Como el chavismo venezolano y como hoy el presidente Maduro, también Carranza y los carrancistas fueron acusados de múltiples ilegitimidades; Carranza logró su objetivo. Maduro aun no sabemos. Las furias contra ellos, aquí y allá, son similares, algunas alcanzan niveles de profunda rabiosidad.

El 5 de Febrero de 1917, en el Teatro de la República (antiguo Teatro Iturbide) fue aprobada y promulgada la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Foto: Internet

 

Finalmente en Querétaro, en medio de una lluvia de vituperios, fue puesta en vigor la Constitución de 1917, que pronto conquistó voluntades. Reconoció el derecho de los obreros a la huelga, al salario digno, a la jornada de trabajo de sólo ocho horas. A los campesinos les reconoció el sagrado derecho a la tierra. A la nación le devolvió su derecho legítimo a destinar sus recursos naturales para el bien del pueblo. Aquella ilegítima Constitución muy pronto quedó legitimada por sus múltiples actos de aplicación en favor del pueblo. Poco a poco fueron cesando los ataques contra la obra del constituyente, pero quedó, entre otras, una obra “La Constitución Ilegítima”, publicada allá por 1920 por Jorge Vera Estañol, propietario de muchos inmuebles y grandes propiedades en el municipio de Ensenada.

El futuro de la Asamblea Venezolana es aun impredecible. Ha empezado en un torbellino de furias patrocinadas, económica e ideológicamente por el imperialismo estadounidense, que ansía recuperar el dominio de sus enormes yacimientos petroleros y demás recursos naturales. El chavismo decidió que esas ganancias tenían que ser para el pueblo bajo, pero la racista derecha de ese país prefiere, como en México, entregarlas a la grandes corporaciones transnacionales de matriz estadounidense.

Habrá que estar muy atentos. El presidente Maduro es transitorio, pero el pueblo venezolano está actuando, haciendo la labor que los mexicanos aun tenemos pendiente.

Delcy Rodríguez, canciller de Venezuela.

Observemos, leamos, consultemos, conversemos. Injuriemos cada día menos a los asambleistas. Entre ellos hay verdaderos patriotas. Delcy Rodríguez es una gran patriota. ¿Alguien lo pone en duda?

DANIEL SOLORIO RAMIREZDaniel Solorio Ramírez. Maestro en Derecho Público. Ex Magistrado Presidente de la Segunda Sala del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California. Profesor de la UABC.


Comparte en redes sociales