DANZAR HASTA QUE LLUEVA: La Ágoras Mexicalenses, resonantes foros que incomodan a las “buenas conciencias”.

Comparte en redes sociales

Empezaron en Madrid. Se reunían en “La Puerta del Sol” y se hicieron llamar ” LOS INDIGNADOS”. Eran cada día más y tenían todos en común su justo reclamo contra la injusta precariedad que les impuso el modelo económico neoliberal, amalgamado en los hermanos siameses PSOE y el PP. Aquella dignísima indignación muy pronto brincó a Nueva York, a Buenos Aires, a la Ciudad de la Esperanza ( CDMX), a Ensenada, a París y otras urbes del planeta. Hubo en Mexicali un pequeño brote que no llegó a prosperar. Los casi dueños del municipio no lo permitieron.

Daniel Solorio Ramírez* / A los 4 Vientos

¿Y cómo no rechazar, inclusive con vehemencias verbales, tantas y tan profundas desigualdades y latrocinios en perjuicio de los pueblos ( y en especial de la juventudes del mundo), cometidos por la clase empresarial-política-negociante, que ha usurpado el poder del pueblo desde hace ya tanto tiempo ?

Los indignados. Marchas multitudinarias en plazas públicas de Madrid. Foto: internet

El despojo legalizado del sistema pensionario, el ataque a los derechos laborales usurpando el poder de la mismísima Constitución, los jugosísimos negocios privados con el agua que pertenece al pueblo. La transferencia legalizada de los recursos petroleros, propios de la nación, a las arcas empresariales de los negociantes, hábilmente disfrazados de “particulares” para caber en una legalidad “fabricada a modo” por obsecuentes legisladores. Todo eso está hartando a los pueblos. Incluso surgió en los foros oficialistas una novedosa palabra: Gobernanza, para cubrir con un bonito nombre esa transferencia de bienes públicos al patrimonio privado. Y no sólo bienes, también funciones de gobierno.

Mexicali ha sido tradicionalmente un comunidad muy pacífica y lo seguirá siendo, sin duda. Pero eso sí muy conservadora. Más de lo que aconseja la salud pública. Una comunidad llena de gente buena y generosa. Tanto que nunca había protestado por tener, por muchos años, gobernantes extraídos, sin excepción, de las esferas del poder empresarial (Coparmex, Canacintra, Consejo Coordinador Empresarial y demás grupos de presión ), es decir, los dueños de casi todo. La gente generosamente los ha votado sin desdenes para que sean presidentes municipales, diputados, gobernadores, etc.

Pero hoy tenemos ya, por fortuna, una o más Agoras Mexicalenses, que empiezan a remover conciencias. Son un producto de aquellas extrañas pero disfrutables Marchas de Enero que lograron echarle abajo al gobernador Kiko Vega su engañabobos Ley del Agua.

El pueblo de Mexicali, en conjunto con ciudadanos de todo el estado de baja California que salieron a manifestarse en las calles, lograron la derogación de la Ley Estatal del Agua y posteriormente enarbolaron la demanda de abrogar la Ley de Asociaciones Público Privadas. Foto: internet/ Los Angeles Press

En esas ágoras de muy reciente cuño se reúne la gente del pueblo y se lanzan apasionados discursos contra las diarias injusticias que agobian a los miles de trabajadores de la maquila, quienes parecieran vivir resignados a los salarios de mera sobrevivencia, y a la más injusta precariedad laboral. A los intereses de los estudiantes, los obreros, los campesinos, los vendedores ambulantes, y los trabajadores de la educación se suman todas las voces que nunca antes pudieron hablar.

Y en la zona rural tenemos ya un numeroso grupo de agricultores que también defiende cada día mejor el derecho humano al agua, el derecho a conservar su modo de vida que tradicionalmente ha sido la agricultura, un poco la ganadería, y que por tanto resiste la imposición político-empresarial de Constellation Brands, una maquiladora de cerveza que de instalarse hará más ricos a los que ya lo son, pero que deteriorará el medio ambiente. Nadie les ha demostrado que no será así.

Los agricultores suelen reunirse en la otra Agora Mexicalense: LA ARBOLEDA, convertida ya en una atalaya que vigila el repudiado avance de las obras de la cervecera, defendidas con la fuerza pública por los prianistas Peña Nieto y Kiko Vega. Ellos provienen de dos partidos aparentemente antagónicos, que no obstante obedecen a los mismos amos: los grandes intereses político empresariales.

Para fortuna del pueblo también Ensenada, Tijuana, Tecate y Rosarito tienen ya sus propias ágoras. Hay motivos para estar contentos.

 

Imagen de portada: Multitudinaria concentración del movimiento Mexicali Resiste en contra del gasolinazo de enero y la privatización del agua. Foto: internet/ fronterainfo

DANIEL SOLORIO RAMIREZ*Daniel Solorio Ramírez. Maestro en Derecho Público. Ex Magistrado Presidente de la Segunda Sala del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California. Profesor de la UABC.


Comparte en redes sociales