Crónicas de una Noche Científica: UABC, hogar sustentable de la Totoaba mexicana

Comparte en redes sociales

El tiempo apremia y para contribuir a la divulgación del conocimiento en la Noche de las Ciencias hay que moverse rápido, llegar cuanto antes a UABC y luego regresar a CICESE para la conferencia del Dr. Horacio de la Cueva.

Iván Gutiérrez / A los 4 Vientos

Al igual que en las otras sedes del evento, la UABC realiza el día de hoy múltiples actividades simultáneas en sus instalaciones. Sin embargo, la de mi interés es una: el laboratorio de Totoaba. Tras pedir un par de indicaciones llego al lugar de la actividad.

Me encuentro frente 2 grandes estanques que sirven como criaderos sustentables de la “Totoaba Macdonaldi”, especie endémica del Golfo de California que se encuentra en peligro de extinción debido a la casa furtiva que se ha disparado por la venta de su buche (o vejiga natatoria): el kilo de buche cuesta en México 8 mil dólares, en EU 16 mil y en Asia 60 mil, superando los precios de la cocaína.

Quien está a cargo del criadero es el Dr. Conan David Croea, con quien entablo una amena conversación tras descubrir que es seguidor de 4vientos: “Todas las mañanas escucho su noticiero, a veces el del día anterior, pero siempre lo escucho, muy buen noticiero, realmente nos hace ver asuntos que son importantes para la comunidad”, comenta el Doctor, y no puedo evitar sentir una sincera gratitud al reconocer que tanto esfuerzo sí tiene un impacto significativo en la comunidad de Ensenada.

Luego de expresar su simpatía con nuestro medio, le pregunto al Dr. Conan por la actividad que se desarrolla en este espacio de UABC. “Aquí tenemos las instalaciones que utilizamos para reproducir a la Totoaba, laboratorio y estanque, que durante 20 años ha producido pequeñas crías de Totoaba”.

El Dr. Conan menciona propiedades sorprendentes de los peces reproductores: son enormes, pues llegan a medir hasta 2 metros con 10 centímetros de largo; son también capaces de vivir más de 30 años, y pueden pesar hasta 150 kilos.

Los tanques de los laboratorios de la Unidad Biotecnológica de la UABC en Ensenadaen donde se reproduce artificialmente a la totoaba (Fotos: Gaceta de la UABC).

Al preguntarle al profesor de UABC su opinión sobre la problemática con la pesca de este pez en San Felipe, Santa Clara y las demás costas de la región, su respuesta fue contundente:

Es una problemática social para la que necesitamos soluciones. La población de Totoaba no se ha terminado de evaluar, sin embargo tenemos la idea de que está en recuperación luego de estos 20 años en que hemos desarrollado la bioingeniería de cultivo. Queremos llevar cada vez más crías al ambiente natural y lograr que se reproduzcan con las totoabas silvestres. También es importante promover una pesca sustentable, hacerlo parte de la acuacultura”.   

Mientras observo con atención el conjunto de mangueras, tubos y demás materiales que componen el espacio de preservación y reproducción de la Totoaba, el Dr. Conan comenta que el criadero sustentable se sostiene con recursos de Semarnat, Gobierno del Estado y UABC, dando un total de 54 millones de pesos de inversión. Agrega además que debido al éxito del proyecto, ya se está construyendo una nueva unidad para ampliar el criadero sustentable en UABC, lo que la convierte a la institución educativa en un centro de vanguardia en materia de preservación, tras 20 años del nacimiento de este proyecto.

Tras finalizar la breve entrevista, el Dr. Conan me invita a observar las Totoabas a través de la ventanilla de uno de los estanques. Tras levantar el pequeño manto negro sobre la ventanilla, me asomo al contenedor junto con un niño de 3 o 4 años y ambos quedamos estupefactos al ver el tamaño colosal del pez mexicano. Entre las sombras del estanque se alcanzan a perfilar las figuras de los enormes peces, moviendo con soltura sus aletas en el infinito espacio circular de su hábitat artificial.

Liberación de Totoabas bebé en San Felipe

Satisfecho con la información de la Totoaba me dispongo a retornar al circuito anterior, esta vez con el objetivo de recorrer CICESE. Mientras camino de regreso observo en los pasillos de UABC los múltiples talleres y laboratorios distribuidos por todo el Campus. Al pasar por la Facultad de Ciencias Marinas se mira a lo lejos el mural de una Totoaba, pintado por el artista local Pablo Melchum (alias “Noche”).

https://www.4vientos.net/2017/03/07/noche-adn-el-arte-urbano-como-libertad-y-expresion-colectiva/

Al transitar por las instalaciones de la casa de estudios me doy cuenta de que muchas personas siguen llegando lugar, al igual que otras tantas se van. Me alegra pensar que la Noche de las Ciencias está siendo un rotundo éxito, y me pregunto entonces cuántas personas se llevarán nuevos conocimientos de este evento; y claro, también nuevas preguntas.

 

Más información sobre la Noche de las Ciencias: 

Crónicas de una Noche Científica: el Museo Caracol, Arte y Ciencia unidas por el aprendizaje

Crónicas de una Noche Científica: Instituto de Astronomía, ventana al infinito

Crónicas de una Noche Científica: CICESE, cambio climático, energía y el mundo en transición (+VIDEOS)

Mientras más científicos o ingenieros tenga México, más avanzaremos como país

 

Para más información sobre la Totoaba puedes consultar: 

En 2020 la UABC podrá producir hasta un millón de totoabas al año

La historia contemporánea de la totoaba del Alto Golfo de California

Vaquita marina y totoaba siguen en peligro de extinción


Comparte en redes sociales