Congreso de la Unión aprueba la Ley de Fomento a la Industria del Vino

Comparte en redes sociales

Con el objeto de establecer las bases de la productividad y competitividad del sector, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó este día con 351 votos a favor, la expedición de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola, y envió el dictamen correspondiente al Ejecutivo federal para sus publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Foto: Terra Fertil

Congreso de la Unión

26 de abril del 2018.- Su aprobación responde “a la problemática que enfrentan sistemáticamente los productores nacionales para ser competitivos en cantidad y calidad frente a los extranjeros”.

La nueva Ley establece la creación de la Comisión Intersecretarial de Fomento a la Industria Vitivinícola, como órgano de consulta y coordinación de la Administración Pública Federal, la cual se integrará por representantes de las secretarías de Gobernación, de Hacienda y Crédito Público, de Relaciones Exteriores, de Turismo, de Educación Pública, de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Salud.

La Comisión tiene como objeto orientar, promover, apoyar y proponer políticas públicas para el fomento de la industria vitivinícola nacional; y le corresponde la promoción y difusión de los productos vitivinícolas.

Los productores y envasadores de vino deben cumplir con los sistemas de control de calidad, especificaciones fisicoquímicas, envase, embalaje e información comercial establecidas en las disposiciones sanitarias y normas oficiales mexicanas del Sector que le sean aplicables.

El documento refiere varios datos de esta actividad que genera aproximadamente siete mil empleos; el mercado del vino en México tiene un valor de 27 mil 500 millones de pesos, pero sólo se produce en el país el 30 por ciento del consumo anual, por lo que la demanda se satisface con importación, la cual en 2015 superó los 220 millones de dólares.

“La vitivinicultura necesita urgentemente que se le reconozca como un sector industrial en crecimiento que beneficia al campo mexicano; ha crecido y mejorado sus procesos de producción, lo que permite a los vinos mexicanos competir con los de otros países”, establece la naciente legislación .

El dictamen a la minuta, elaborado por la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, integra las modificaciones hechas por la colegisladora para eliminar lo relativo a las infracciones.

Foto: Diario de Coahuila

“Es contradictorio que este instrumento jurídico –que busca promocionar y fomentar el apoyo del gobierno y empresas a la vitivinicultura- establezca sanciones que desalientan la actividad”.

Con este ordenamiento se busca fomentar, promover y difundir las actividades relacionadas con el sector, en concordancia con las leyes para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional; de Metrología y Normalización, y de Desarrollo Rural Sustentable.

Con esta nueva ley se beneficiarán todos los actores involucrados, iniciando desde los procesos de plantación, siembra, cultivo, cosecha, fermentación, crianza, envasado y comercialización del vino elaborado.

Además, productores, organizaciones, asociaciones, comités, consejos nacionales, estatales, regionales, distritales y municipales, subcomisiones de estados que se constituyan de conformidad con los lineamientos y normas vigentes en la materia, y toda persona física o moral que realice actividades relacionadas dentro de la cadena productiva a la actividad vitivinícola en el territorio nacional.

La nueva ley también eliminó lo relativo a las infracciones, pues era contradictorio que este instrumento jurídico –que busca promocionar y fomentar el apoyo gubernamental y empresarial a la vitivinicultura- establezca sanciones que desalientan la actividad.

Asimismo fomenta, promueve y difunde las actividades relacionadas con el sector, en concordancia con las leyes para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional; de Metrología y Normalización, y de Desarrollo Rural Sustentable.

El diputado federal por Ensenada, el empresario vitivinicultor Wenceslao Martínez, destacó: “Se trata de un gran paso ya que la Ley reconoce al sector vitivinícola y beneficiará a los productores de Zacatecas, Coahuila, Querétaro, Aguascalientes, pero principalmente a los de Baja California donde se produce la mayor parte del vino nacional”.

Imagen: Senado de la República

Antes, en el Senado

El pasado 20 de marzo, el Senado de la República aprobó con cambios expedir la Ley General de Fomento a la Industria Vitivinícola, para impulsar, fomentar, promover y difundir las actividades relacionadas al sector vitivinícola, además de generar una mayor productividad y competitividad de la actividad en el país.

En el dictamen que aprobó se dio cuenta de que la Cámara de Diputados realizó modificaciones a fin de incorporar las definiciones de “Vino de Importación” y “Viñedos”, e incluyó a las organizaciones acreditadas por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para participar en la Comisión Intersecretarial.

Con referencia al establecimiento de un nuevo título de sanciones, las comisiones dictaminadoras consideraron que desde el punto de vista jurídico al pretender establecer un título especial de “sanciones” se invadía la esfera competencial de otros marcos jurídicos por lo que lo calificaron de innecesario, reiterativo y sobre regulatorio, pues las infracciones y sanciones están contenidas dentro del marco normativo.

El presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, senador Héctor Larios Córdova, dijo que la ley no representa ninguna ventaja fiscal ni ningún subsidio, ya que lo único que pretende es hacer obligatoria la coordinación entre los diez gobiernos estatales que impulsan la vitivinicultura, los productores y el Gobierno federal encabezado en un organismo sui géneris, simultáneamente por las Secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y la de Economía.

El senador Jorge Aréchiga Ávila, del PVEM, dijo que se consideró inapropiado incorporar nuevo apartado sobre sanciones a la propuesta, porque el espíritu fundamental de la ley es fomentar la industria vitivinícola, de tal modo que la incorporación de un apartado especial en esa materia caería en una sobre regulación y generaría un efecto contrario al objetivo de la promoción del vino mexicano.


Comparte en redes sociales