Cierran negocios locatarios del mercado de mariscos de Ensenada

Comparte en redes sociales

Obstáculos como la falta de estacionamientos, restricciones fiscales, vedas e incrementos en los precios de los productos generaron “graves afectaciones” a locatarios del tradicional Mercado de Marisco de Ensenada, al grado de que muchos de ellos cerraron sus instalaciones.

Foro Ensenada / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., 11 de Julio de 2016.- Pese a que el también llamado “Mercado Negro” es considerado como uno de los principales atractivos turísticos del Estado, Manuel Jasso, presidente de los locatarios, expuso que no han recibido apoyos públicos para  salir adelante.

Mencionó el compromiso jamás cumplido del Gobernador del Estado, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, de encabezar la construcción de nuevas instalaciones, más modernas y con una mejor imagen para la comunidad.

Sin embargo, aseguró que este compromiso jamás se cumplió pese a que se les dio a conocer la propuesta y el proyecto.

Los comerciantes también identificaron los obstáculos que enfrentan por las obras de remodelación que emprendió la Administración Portuaria Integral (API) en el andador costero denominado “Plaza Ventana al Mar”, que les limitó el ingreso de clientes.

Jasso expresó que esa obra ya tiene varios meses y pese a que saben que será de beneficio, les ha mermado en mucho su economía.

– “Se tiene conocimiento de que se instalará en el área un grupo de nuevos arcos decorativos que mejorará en mucho la imagen pública del mercado, pero de momento la obra evita que ingresen los visitantes”.

Aparte, señaló que la Comisión Nacional Pesquera que depende de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), implementó una serie de operativos.

A shrimp vendor hands a woman her change as she buys shrimp at the city's seafood market on August 25, 2012 in Ensenada, Mexico. (David Maung/Bloomberg News)

Un vendedor de camarón entrega el cambio en mano a una consumidora del Mercado de Mariscos de Ensenada (Fotos; David Maung/Bloomberg News).

 – “De pronto llegan de sorpresa para pedirnos factura hasta para el más pequeño de los pescados”.

Por supuesto, explicó, los locatarios cuentan con esa documentación pero no la llevan cargando en todo momento; sin embargo, “ellos han exigido se les presente de inmediato toda la contabilidad, aspecto que nos ha frenado la actividad”.

Otro factor que les afecta son las vedas recientemente implementadas para el tiburón, la almeja Pismo y el Verdillo, especies que se venden muy bien en el mercado pero merma cuando se les restringe la venta en calendario prohibido.

Además, en menos de un año el precio de diferentes especies aumentó hasta en 100, lo que originó el cierre de negocios entre los locatarios.

Consideraron que es necesario establecer un consenso entre los tres grupos internos que cohabitan en el “Mercado Negro”. La idea es integrar a los locatarios de los puestos de venta de alimento -los llamados “Taquitos de pescado”-.

Los integrantes del Foro plantearon diferentes alternativas, entre ellas organizarse para comprar terrenos aledaños, pedir un financiamiento e invertir en dignificar la imagen del lugar, así como buscar una alianza con los propietarios de Plaza Marina, la cual cuenta con una importante área de estacionamientos, a fin de fomentar un beneficio conjunto.

Jasso escuchó las propuestas y dijo que las presentará a los socios de la organización para tomar decisiones que les ayuden a mejorar la situación económica de todos los locatarios.


Comparte en redes sociales

Un comentario en "Cierran negocios locatarios del mercado de mariscos de Ensenada"

  1. Uno de tantos Espinoza dice:

    El titulo debería decir “Cierran por malos negocios, culpables locatarios del mercado de mariscos de Ensenada”

    Es sencillo culpar a cualquier variable externa por la poca afluencia o la baja de las ventas, pero se les olvida a los señores locatarios que ellos mismo corren a la clientela con la poca calidad de su producto o lo que es peor, el intentar engañar al comprador.

    Cualquiera que haya estado ahí, ha visto el pésimo manejo del producto: animales en descomposición, malos olores, ratas del tamaño de gatos, cucarachas del tamaño de ratas, locatarios muy ratas y gordos como gatos de pescaderia.

    Ahí perfeccionaron el viejo truco de la bolsa detrás del mostrador. Compras un kilo de camarón de medida, y al embolsarlo como por arte de magia se convierten en “camarones maruchan”. Igual pasa con el atún o marlin ahumado, las piezas que escogiste se transforman en pedazos secos o grasosos, de los que nadie quiere, todo eso en un abrir y cerrar de bolsas.

Responder a Uno de tantos Espinoza Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *