Cien años de Carnaval; 127 de fiesta y dos de privatización

Comparte en redes sociales

Con la vanidad propia de una dama que celebra un siglo de fiestas, que en realidad son 127 años, este 8 de febrero Ensenada arranca, al grito de “¡Viva el carnaval!”, la conmemoración de la primera fiesta de carnestolendas del puerto, la cual se realizó en el año 1891.

Darío Grijalva / Javier Cruz / a los 4 vientos

Ensenada, B.C., a 8 de febrero del 2017.- Con las condiciones urbanas que la época permitía, cuando la otrora capital del estado contaba en su registro con poco más de 600 habitantes, un grupo de personas que se hacían acompañar de una banda musical inició su recorrido por la avenida Ruiz.

Al frente iba la gente con la bandera nacional y al grito de “¡Viva el Carnaval!”, la tarde el domingo 8 de febrero de 1891 comenzó una tradición popular que hasta la fecha tiene vigencia como el festejo de mayor importancia en la agenda del puerto.

Entre los años de 1892 y 1897, los festejos fueron muy parecidos a los de 1891, según narra Rogelio E. Casas Sánchez en una crónica publicada en el periódico Blogger, del 4 de mayo de 2009.

Uno de los elementos que distinguía a los primeros carnavales era la costumbre de arrojar harina de trigo a la concurrencia, práctica que también era común en los festejos de Mazatlán, Veracruz y Mérida.

Desfilar por las principales calles de la ciudad con la indumentaria inherente a la realeza, y acompañados con música de banda, fueron otros de los rasgos característicos de las celebraciones en esos años.

El semanario The Lower Californian documentó las fiesta en sus páginas hasta el año 1897, pero en 1898 dejó de publicarla.

Foto: El Vigía

Dice Casas Sánchez: “La desaparición del semanario generó un vacío en las fuentes históricas para el estudio de numerosos temas sociales, económicos y culturales relacionados con Ensenada; entre ellos el carnaval”.

De los carnavales de 1898 a 1917 poco se sabe, derivado de los escasos registros históricos.

Existen algunas fotografías que dan cuenta de la tradición en ese periodo, pero no hay fe de la secuencia de los festejos en esos años. Se infiere que por la inestabilidad política y social que se vivía en aquella época, no hubo oportunidad de realizar celebraciones populares.

Los “100 años de historia y alegría” comenzaron a contar a partir de 1918, año en el que por primera vez se instaura un comité organizador para los festejos previos a la católica celebración de “La Cuaresma”.

Está documentado que desde 1892 hay registros de que los asistentes rellenaban cascarones de huevo con pedacitos de papel, pero para 1918 las batallas de harina de trigo ya se habían transformado en luchas callejeras con el colorido confeti.

El Diario Hispanoamericano de San Diego, California, también dio cobertura a las festividades de Ensenada. En la edición del 23 de febrero de 1892 mencionó detalles de la Corte Real y describió los hechos como “una fiesta de mucho éxito”.

Desfile de carnaval en 1923 (Foto. El Vigía).

La crónica del periódico californiano relató que la Corte Real encabezó el desfile de ese año en un recorrido que se hizo en medio de vítores, aplausos, confeti y serpentinas que “la vasta concurrencia arrojaba al paso de las comparsas”.

Luego de la festiva caravana siguió el que se nombró como “El Baile de Dominó y Careta”, donde los participantes lucieron casi 90 mascaras en los salones del Palacio Real. El lunes y martes de carnaval se repitió el desfile y se procedió a la clausura.

A partir de 1918, la documentación de los carnavales fue creando un nutrido archivo de las actividades; sin embargo, hasta 1950 hubo alrededor de 28 ediciones que no se realizaron.

Sin saber con exactitud las causas de las cancelaciones, se piensa que fue por problemas de índole política internacional, nacional y regional, pero desde 1950 la ciudad de Ensenada ha coronado cada año, sin falta, a reyes y reinas.

Con el paso del tiempo el carnaval ha ido adoptado nuevas tradiciones, de las que se desprende una constante evolución. De igual manera, ha sido una plataforma que han aprovechado distintos personajes para contribuir a mejorar la imagen del festejo.

Algunos como “El Susano” Ibarra Lamas –“Popotitos”, como también mucha gente de Ensenada lo conoce- siguen robando sonrisas a la concurrencia, y otros como el maestro y escritor Luis Pavía dejaron un legado cultural y humorístico a los ensenadenses digno de reconocimiento, ya que éste último fue el autor de innumerables “Testamentos del Mar Humor”.

“Susano” Ibarra, icono del carnaval (Foto: La Crónica=

Más cerca de nuestra época, el 23 de febrero de 2014, el diario El Vigía reseñó en sus páginas los hechos del magno evento.

Destacó que Cecilio Miranda, un joven oriundo de Mazatlán, Sinaloa, colaboró en la organización. Habituado a una tradición de más antigüedad y calidad, compartió con la región las particularidades necesarias del festejo para fortalecer el éxito de las fiestas carnestolendas de Ensenada.

El Vigía, como lo han hecho otros medios de comunicación, no han dejado de señalar la vergonzosa pérdida de algunos de los aspectos culturales más representativos del festejo.

Los Juegos Florales eran un conjunto de concursos literarios que formaban parte tradicional de esas actividades esenciales de los carnavales, y en Ensenada ya era costumbre reconocer y premiar en esos días a los poetas que destacaban por su trabajo con las letras.

Desafortunadamente, por la desorganización y el desinterés cultural con la que actualmente se realiza la fiesta, el último de estos certámenes se efectuó en 2016, y 2018 se convertirá en el segundo aniversario luctuoso de éste importante concurso.

Otra de las actividades más representativas que tienen lugar en el carnaval es la lectura del Testamento del mal humor, escrito en primera instancia por Miguel de Anda Jacobsen y luego por Luis Pavía López.

La “quema del mal humor” (Foto: En Contacto Magazine).

En la columna política “La Bufadora”, del diario porteño El Vigía y con fecha 5 de febrero del 2016, el anónimo “El Mosquito” escribió en torno a los sucesores de los dos maestros y escritores, pioneros del “Testamento”:

“Quienes continuaron su tarea se apegaron al estilo crítico que caracterizó dicho documento, pero lo que se leyó anoche en la zona de festejos fue pobre en su contenido, carente de chispa y se hizo sólo para salir el compromiso“.

La crítica del columnista confirmaba lo que ya era evidente para muchos porteños: Si bien no se ha perdido la tradición crítica, jocosa, satírica del “Testamento”, es indudable que la calidad invectiva que lo distinguía ha menguado, poniéndolo en riesgo de desaparecer o hacerlo anodino, con lo que el carnaval se hundirá en la total mediocridad.

Y hacia allá va con gran prisa si los porteños no hacen nada por salvar su fiesta.

El 13 de diciembre de 2016, trascendió que particulares recibieron del Comité de Festejos de Ensenada (Comife) los derechos para organizar la edición del carnaval correspondiente a 2017. Y el 4 de enero de este año se aprobó en cabildo el punto de acuerdo para que la organización de la edición 2018 también la realizada el sector privado.

Al respecto, el periodista local Luis Castillo Hernández, que por varios años trabajó en la fiesta en el área de la comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia, destacó:

Desfile de carnaval en la Ensenada contemporánea (Foto: Edgar Lima / La Jornada BC).

“A unos días de que iniciara la edición 2018 del Carnaval de Ensenada no se conocía la convocatoria y el tema de la fiesta, y solo se informó en un boletín que (la fiesta) se concesionó a una empresa privada por un millón de pesos, pero ¿qué pasó con el COMIFE?”

Recordó que el Comité de Festejos no ha desaparecido y sigue siendo una paramunicipal que tiene la obligación de hacer esa y otras fiestas populares.

“Dejaron pasar todo el año sin darle importancia al más grande evento que tiene Ensenada. Es una pena que al cumplirse cien años el carnaval será un festejo al aventón, patito y sin brillo, cuando se pudo hacer una gran fiesta que dejara una fuere derrama economía a Ensenada y la proyectara a nivel nacional e internacional.”

A los 4 Vientos presenta un par de notas relacionadas con el tema del carnaval, que se realiza en el centro histórico de la ciudad de Ensenada desde la noche de este jueves 8 a la del martes 13 de febrero:

Los nuevos dueños del carnaval:

https://www.4vientos.net/2016/12/15/los-nuevos-duenos-del-carnaval-de-ensenada/

https://www.4vientos.net/2016/12/12/y-ahora-la-privatizacion-del-carnaval-de-ensenada/

 

Privatizan Carnaval a cambio de migajas:

https://www.4vientos.net/2018/01/04/privatizan-el-carnaval-de-ensenada-a-cambio-de-migajas/


Comparte en redes sociales