Celebran en Ensenada, BC, el bicentenario del Natalicio de Bahá’u’lláh

Comparte en redes sociales

Los bahá’ís de Ensenada, Baja California, se unen a las celebraciones que se están llevando a cabo en todo el planeta con motivo de la conmemoración de los 200 años del natalicio de Bahá’u’lláh, fundador de la Fe Bahá’í.

Arturo Serrano Santoyo / Foto principal: Cortesía*

Estas celebraciones son de diversa naturaleza, desde el inicio de proyectos de desarrollo comunitario, conferencias públicas o actividades de servicio social.

Como una muestra de solidaridad con la comunidad mundial bahá’í, autoridades y representantes gubernamentales de varios países como Argentina, India, Australia, y Estados Unidos, entre otros, han pronunciado mensajes en homenajes públicos, refiriéndose a la persona de Bahá’ú’lláh y urgiendo a sus conciudadanos a trabajar bajo los principios de paz, justicia y solidaridad humana que Él promulgó.

Mientras el mundo se debate en un caos que parece no tener fin, la perspectiva de los bahá’ís es que, en este período turbulento de la historia humana, necesitamos una visión unificadora de nuestra verdadera naturaleza como seres humanos, así como del mundo en el que queremos vivir.

Los bahá’ís creen que esta visión se revela en los escritos de Bahá’u’lláh, cuya vida y enseñanzas, son el hecho más destacable de la historia religiosa contemporánea.

Las enseñanzas de Bahá’u’lláh ayudan a la humanidad a comprender y navegar por los grandes cambios que están sucediendo rápidamente y abren el camino para que aparezcan nuevos modelos de vida y nuevas formas de organización humana.

Bahá’u’lláh transmitió una nueva revelación de Dios. Su misión era despertar espiritualmente a la humanidad y unir a todos los pueblos del mundo. Las enseñanzas de Bahá’u’lláh forman la base de la Fe Bahá’í y ofrecen una visión de esperanza y regeneración infinitas.

«Mi objetivo no es otro que el mejoramiento del mundo y la tranquilidad de sus pueblos», «La tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos», «No debe enaltecerse quien ama a su patria, sino quien ama al mundo entero», escribió Bahá’u’lláh.

Para este noble propósito, soportó una vida de persecución, encarcelamiento, tortura y exilio por un periodo de cuarenta años.

Bahá’u’lláh nació en Teherán en noviembre de 1817 en el seno de la nobleza persa, y se le dio el nombre de Mírzá Husayn-’Alí. A una edad temprana, Bahá’u’lláh exhibía cualidades de un niño extraordinario. Bahá’u’lláh llegó a ser conocido por su profunda percepción, carácter excelente, generosidad y compasión.

Bahá’u’lláh tenía 22 años cuando falleció su padre; debido a ello, el gobierno le ofreció el puesto ministerial de su padre, pero él declinó esta posición privilegiada. A cambio de eso dedicó sus días a la defensa y la protección de los pobres y los necesitados, llegando a ser conocido como «el Padre de los pobres».

Bahá’u’lláh pasó los últimos veinte años de su vida escribiendo tablas, escritos y cartas a los reyes y gobernantes de aquel entonces, con las cuales dio a conocer su misión a los pueblos del mundo. Estos escritos suman unos cien volúmenes.

Tras una breve enfermedad, Bahá’u’lláh falleció en 1872, a la edad de 75 años, en Tierra Santa.

Los bahá’ís de Ensenada celebrarán el Bicentenario del nacimiento de Bahá’u’lláh el sábado 21 de octubre a las 6:00 pm en el Auditorio del Museo el Caracol, que se localiza en el Boulevard Costero.

Para mayor Información: www.bahai.org http://bicentenary.bahai.org Teléfono fijo: (646) 1740232, Teléfono móvil: (646) 2071755 (Whatsapp)

*Foto principal: El lugar de descanso de los restos mortales de Bahá’u’lláh se encuentra en Bahjí, el lugar más sagrado en el mundo para los bahá’ís.


Comparte en redes sociales