ATERRIZAJES: Tenerle miedo a las leyes

Comparte en redes sociales

Antes de continuar abonando al Efecto Miedo a la Ley que algunos partidos políticos y sus brazos informativos quieren imponer en las conciencias ciudadanas, revisemos lo que indica el Artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea  parte”.

Adán Echeverría* / A los 4 Vientos

Ninguna Ley, ni sus reglamentos, ni las normas que de ellas emanen están por encima de la Constitución. Dicho lo anterior hay que analizar qué es lo que se ha aprobado y que tanto revuelo causa, porque la gente no está acostumbrada a leer, ni siquiera los menos de 50 artículos que forman parte de la Ley de Seguridad Interior, que el 30 de noviembre la Cámara de Diputados aprobara por mayoría y enviara al Senado, el cual lo regresó a la Cámara el 15 de diciembre con pequeñas modificaciones que fueron ratificadas, aprobándola y enviándola al Ejecutivo Federal para su publicación.

No leen los artículos de la Ley, pero sí las columnas de todos los que continuamente, tienen como modus operandi, azuzar el fanatismo del pueblo poco lector. “Yo columnista, te diré por quién has de votar. Yo comentador de noticias te diré quién es el malo, a quién hay que burlar, de quién hay que hacer escarnio. Y tú, te enojarás, maldecirás, te pelearás por las redes sociales con otros ciudadanos”.

Mientras que Aquel Columnista, aquel Opinador de Medios Nacionales, seguirá cobrando su estipendio económico que le llega al bolsillo, vía los pagos de los Gobiernos Federales, Estatales, Municipales, del pago de los Partidos Políticos (pagos que hacen con tu dinero), que alimentan el negocio de los grandes medios de comunicación para pagarle a esos mismos Columnistas, y Opinadores de los Medios de Gran difusión. Círculo vicioso que impulsa el odio entre ciudadanos, por el fanatismo en que siguen abrazando a los partidos políticos.

Pero no, ni esos mismos Opinadores, en muchas ocasiones han leído las leyes, y sólo hablan al calor de lo que tal o cual diputado ha dicho. En el boletín No 4700 de la Cámara de Diputados se puede observar que los únicos que tomaron la palabra para desvirtuar lo que la Ley de Seguridad Interior dice fueron diputados de MORENA y de Movimiento Ciudadano; pequeños agentes de golpeteo enviados por Andrés Manuel. Una de ellas la joyita de Rocío Nahle, quien fuera acusada por el caso de Eva Cadena, y que ahora incluso es parte integral del próximo gabinete que Andrés Manuel anunciara el día 14 de diciembre. ¡Hermoso!

Qué cosas se pueden rescatar de la Ley de Seguridad Interior:

Está hecha para regular el accionar de las Fuerzas Armadas. Porque el Estado tiene la obligación de proteger la vida de los ciudadanos ante cualquier amenaza, externa o interna; con el fin de defender a sus órganos supremos de un posible derrocamiento violento, ya sea por agresión externa o por un movimiento subversivo interno.

Desde 1989 se creó el Gabinete de Seguridad Nacional (años de Carlos Salinas en el poder) integrado por las Secretarías de Gobernación, Relaciones Exteriores, Defensa Nacional, Marina y la Procuraduría General de la República; mismo que continúa funcionando. Durante el mandato de Vicente Fox se puso en marcha el operativo “México Seguro” para comenzar a luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado, y fue en el año 2006 cuando Felipe Calderón decidió hacer una declaratoria de guerra, que fue aprobada en la Cámara de Diputados y en el Senado, para entregarle presupuesto que cada año sigue creciendo.

No culpen sólo al Pri y a Peña Nieto, ni a está Cámara de Diputados actual. Ha sido y es la Partidocracia toda la que mantiene al Ejército en las calles: el Pri, el Pan, el PRD, el Verde, Nueva Alianza, MORENA, PT, MC, Encuentro Social, todos juntos aprobando los presupuestos para las Fuerzas Armadas. Durante el sexenio de Fox se establecieron líneas de acción más concretas en materia de seguridad nacional y fueron creciendo en los sexenios siguientes hasta nuestros días. Han crecido como ha crecido la violencia, como ha crecido el asesinato de ciudadanos.

https://www.4vientos.net/2017/05/30/violencia-delincuencia-e-inseguridad-punto-de-quiebre-para-ensenada/

El concepto de seguridad exterior se ha entendido como las amenazas a los intereses nacionales que provienen de acciones políticas de otros estados que buscan imponer sus propios intereses en nuestro país; véase como seguimos siendo manejados por los Estados Unidos de América: las miles de armas que entraron por parte de la Clinton y su fallido Operativo Rápido y Furioso.

En cambio la seguridad interior es todo aquello que pone en peligro al Estado nacional, no sólo militarmente, sino también en lo que pudiera atentar contra la paz y estabilidad social como lo es el terrorismo, el narcotráfico, los secuestros, las catástrofes naturales o incluso la contaminación ambiental, acciones que se manifiestan en el ámbito interno del país y que quebrantan o destruyen los objetivos nacionales, violentando a la ciudadanía; es aquí donde la función del Estado debe centrarse en neutralizar y eliminar las amenazas.

La Ley pretende salvaguardar la continuidad de sus instituciones, así como el desarrollo nacional al mantener el Estado de derecho y la gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional en beneficio de la población. Para que cada persona cuente con las garantías de libertad, propiedad y protección contra actos delictivos.

La normativa en materia de seguridad interior debe vigilar, definir y proteger la intervención de las Fuerzas Armadas en coordinación con las diferentes dependencias locales y federales en tareas de seguridad interior. En ningún momento se pretende sustituir la obligación de los estados y municipios en materia de seguridad pública, sino trabajar juntos donde los conflictos internos hayan rebasado a las autoridades municipales o locales.

Nuestras Fuerzas Armadas se encuentran en las calles realizando tareas de seguridad interior desde el año 2000, cada vez con un mayor número de efectivos, y esta Ley permite dotarlas de un marco normativo que las proteja, determine el grado y temporalidad de su actuación –este punto es de suma importancia, no más de seis meses-, al establecer los lineamientos para trabajar con los distintos órdenes de gobierno para fortalecer y profesionalizar a sus policías.

En sus artículos se indica que las acciones que se realicen para preservar el orden interno y la seguridad interior deberán regirse bajo los principios de legalidad, responsabilidad, respeto a los derechos humanos y garantías individuales, transparencia, coordinación y cooperación. Establece que las Fuerzas Federales son el entramado institucional encargado de la seguridad pública federal; y que las Fuerzas Armadas son el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea; y hay que dejarlo bien claro.

La Ley de Seguridad Interior que tanto les enoja ahora, está en concordancia con otras leyes como: la Ley de Seguridad Nacional, el Código Nacional de Procedimiento Penales y la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que en caso necesario se aplicarán supletoriamente.

Indica que serán consideradas amenazas de Seguridad Interior aquellas acciones que superen las capacidades de las autoridades competentes de forma continua: I. Actos emanados de grupos delincuenciales que rebasan la capacidad de control o manejo del Estado que ponen en riesgo la vida y bienestar de la población en general; II. Las acciones que ponen en peligro la estabilidad y continuidad de las instituciones, menoscabando el Estado de derecho y la gobernabilidad democrática; III. Así como los fenómenos de origen natural, biológico o antropogénico que afecten y pongan en peligro la integridad y desarrollo de la sociedad; IV. Y todas aquellas acciones que pretendan vulnerar la paz social, el patrimonio nacional, la seguridad nacional y el orden interno.

Diputados del PRI festejan aprobación de la Ley de Seguridad Interior

Y deja clarísimo que las movilizaciones de protesta social (sus preciadas marchas) o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de Declaratoria de Protección a la seguridad interior. Recalque usted: que sean pacíficas.

El procedimiento para la emisión de una Declaratoria de Afectación a la Seguridad Interior podrá iniciarse a petición del Presidente de la República; los gobernadores de los Estados, como el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; al igual que la mayoría de los miembros integrantes del Senado de la República. Las autoridades federales únicamente podrán intervenir cuando medie una Declaratoria de afectación a la seguridad interior.

Es necesaria la Declaratoria de Protección a la seguridad Interior, para habilitar la intervención de la Federación, incluidas las Fuerzas Armadas, para que por si o en coordinación con otras autoridades, realicen acciones de Seguridad Interior para contener y reducir las Amenazas. El protocolo de dicha Declaratoria deberá considerar siempre la salvaguarda de los derechos humanos de civiles como de los efectivos de las Fuerzas Armadas. Considera que se mantendrá el despliegue de las Fuerzas Armadas por un periodo no mayor a seis meses, lo cual nos anuncia que luego de ese tiempo, de no existir otra Declaratoria, las Fuerzas Armadas terminarán su trabajo, y volverán a los cuarteles, habiendo preparado a las policías con las que trabajaron en conjunto.

Hay que considerar que de una propuesta inicial de 32 artículos iniciales en enero de 2017, la Ley creció a 34 artículos más cuatro transitorios, y que el PAN la propuso en 49 artículos. Pasó al Senado con 34 artículos, el Senado la devolvió modificando nueve artículos, y añadiendo un quinto artículo transitorio.

https://www.4vientos.net/2017/12/05/alto-comisionado-de-la-onu-pide-al-senado-frenar-la-ley-de-seguridad-interior/

Reconozcamos que cualquier legislación debe entenderse y aplicarse siempre en el sentido más amplio de protección a los derechos humanos, por lo que lejos de entender a la expedición de una Ley de Seguridad Interior como restrictiva en los derechos de las personas, la misma debe entenderse como un mecanismo que permite que los derechos y sus garantías sean salvaguardados.

La participación de las Fuerzas Armadas se pretende realizar en auxilio a las autoridades encargadas de la seguridad pública cuando estas se ven rebasadas. Tienen que realizar una Declaratoria, porque las Fuerzas Armadas, sin perjuicio de las misiones que tienen asignadas en la Constitución, sólo intervendrán mediante la emisión de una Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior”. Para dicha Declaratoria debe existir una Solicitud.

Dejemos claro igual que el establecimiento de un estado de excepción de facto se prohíbe expresamente dentro de la Ley, no hagamos casos a esas voces que incluso se atreven a hablar de Golpe de Estado, e irresponsablemente lo comparan con el caso de Chile-Pinochet, no hay comparación posible, y los muertos de la dictadura chilena merecen respeto. La preservación de la seguridad interior no lleva aparejada de forma alguna la restricción o suspensión de derechos y garantías. De eso nos protege la Constitución, no lo olviden.

El riesgo para el pueblo de México, a pesar de esta y otras leyes, no son las leyes mismas, sino la Partidocracia. Mientras como ciudadanos no exijamos la desarticulación de los partidos políticos en épocas fuera de tiempo electoral, el botín económico que está en el gobierno seguirá representando una forma de hacerse rico de la noche a la mañana, y esa posibilidad, aunada al fanatismo de millones de mexicanos, nos tiene en el sitio en el que actualmente estamos. No es una Ley, es la Partidocracia lo que tiene que seguir asustándonos.

 

Fuentes:

http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2017/02/asun_3484126_20170214_1487183903.pdf

http://gaceta.diputados.gob.mx/PDF/63/2017/nov/20171130-VI.pdf

http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1_150917.pdf

 

*Doctor en Ciencias Marinas. Columnista en El Vigía4vientos, y en el portal cultural La Piraña (https://piranhamx.club/). Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007) Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado numerosos libros de poesía y cuento.


Comparte en redes sociales