ATERRIZAJES: Lamentaciones por Karen

Comparte en redes sociales

¿Qué pasa si eres madre de tres hijos a los 25 años? Tienes que trabajar de mesera, tienes que trabajar de lo que puedas para mantener a tus hijos, y al parecer en Ensenada, en Baja California, en México, mereces ser asesinada.

Adán Echeverría* / A los 4 Vientos

¿Qué pasa si eres una mujer en México? Tienes que ser presionada desde niña, tienes que ir creciendo y alimentando el erotismo de todos los hombres que te rodean. Tienes que permitirte tener novio desde la secundaria, salir embarazada a los 18 años o antes, cuidarte cada que sales de casa; cuidarte en casa para que ningún hombre de tu familia te vea como carne para su apetito sexual; tienes que ser silenciosa, discreta, obediente, callada, bien portada; tienes que caminar sensual, usar tacones, tienes que ser vulgar en la cama porque todos saben que -por el hecho de ser mujer- te gusta que te toquen, que te miren, un hombre te diga cosas al oído; tú lo provocas, lo dicen tus fotos en las redes sociales, mira como eres coqueta, para eso usas maquillaje, te pones ese perfume para alentar la bestialidad de los hombres, porque solo eres carne para saciar su apetito sexual.

El próximo domingo 21 de enero se realizará una marcha para exigir el alto a la violencia contra la mujer, así como exigir se emita una Alerte de Género en Baja California. Más información aquí.

¿Qué pasa si eres mujer en Ensenada, Baja California? Tienes que soportar la música banda, tienes que amarla, tienes que saber que tú eres la rata flaca, la borrachita que siempre baila, la bien entrona, la calenturienta; eso son las mujeres norteñas, claro que sí; tienes que ser la reina de la fiesta, tienes que tomar mucho trago como los hombres que escuchamos, componemos y cantamos música banda; tienes que ser buchona, porque eso son las mujeres de Ensenada, carne fresca para que ya alcoholizados, drogados, los hombres usemos de ellas; porque las mujeres solo acompañan a los hombres a las borracheras para que ya ebrios podamos montarlas, para eso sirven las mujeres.

Si eres mujer en Ensenada puedo asaltarte mientras esperas tu camión para ir a la universidad; si como mujer me golpeas, porque has entrenado, entonces tienes que pagar una multa, “pobre tipo, lo golpeaste y además lo quieres demandar”.

Si eres niña en Ensenada, dos mujeres pueden matarte, pueden perforarte la vagina con una botella, y si alguna de estas mujeres va a la cárcel, ya vendrá alguna esposa de gobernador para liberarla, porque las niñas de Ensenada pueden ser violadas por hombres por mujeres, qué cosa nos importan las niñas de Ensenada.

https://www.4vientos.net/2017/11/14/reviran-a-kiko-vega-urge-alerta-de-genero-en-baja-california/

Si eres mujer en Ensenada, puedes ser abusada en el colegio, en el kinder, en playa hermosa, en la macro plaza, puedes ser abusada en el bulevar, puedes ser abusada en cualquier parte de la ciudad, en sus parques naturales, en sus montañas, si hacen senderismo, si van al cine, porque las mujeres de Ensenada a nadie en el gobierno les importan; porque en el gobierno de Ensenada la mujer no significa más que una cosa que es usada para el sexo, y pueden ser brutalmente asesinadas, pueden ser levantadas, y nadie dirá nada, pueden ser asesinadas y lanzadas a la playa, tiradas a los arroyos, sin que nadie haga nada, sin que nadie pueda querer verlas alegres y Vivas.

¡Pobres mujeres de Ensenada que no tienen salvación!

“Volverás con tus hijos, yo lo sé, porque tus padres pondrán tu recuerdo en su mente y en su corazón; pero ¿quién le brindará paz a tus padres? ¿quién acallará su lamentación, su llanto?

*Doctor en Ciencias Marinas. Columnista en El Vigía4vientos, y en el portal cultural La Piraña (https://piranhamx.club/). Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007) Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado numerosos libros de poesía y cuento.


Comparte en redes sociales