Así afecta tu vida romántica el porno por internet

Comparte en redes sociales

La pornografía por internet es una versión de lo que los científicos conocen como “estímulo supernormal”, es decir, una exageración artificial de las cosas que naturalmente nos excitan sexualmente.

Daniel García / Click Necesario

Cuando yo era un chamaco (el uso de la palabra chamaco les puede dar una idea de hace cuánto fue esto) era bastante complicado tener acceso a videos porno. Nuestras curiosas mentes pubertas tenían que conformarse con alguna revista que había comprado el amigo o con el soft porn de Cinema Golden Choice. Hoy en día, gracias al porno por internet, nomás basta escribir en Google la palabra “porn” y ya la armaste, está en todos lados.

Para que se den una idea de hasta dónde ha llegado el porno, la industria genera unos 13 mil millones de dólares en los Estados Unidos. Nueve de cada 10 niños gabachos están expuestos a estos sitios antes de cumplir 18 años, y los hombres le entran 543% más que las mujeres. Haciendo números, se cree que para el 2017 más de un cuarto de mil millones de personas en el mundo usarán los sitios de pornografía a través de su celular.

¿Esto está bien o es lo peor que nos ha pasado en la vida y arderemos en el infierno?

La respuesta es complicada pues depende de distintos puntos de vista y, como todo, cada quien contestará dependiendo de su contexto e ideología. Lo que sí puede ser medible son las consecuencias sociales. Por ejemplo, algunos estudios han revelado que el consumo del porno tiene efectos positivos en cuanto al aumento del conocimiento sexual y la liberación de actitudes sexuales (yo por ejemplo he aprendido unas posiciones que si bien me causaron desgarros musculares, me han iluminado la vida).

Por otra parte, el lado negativo que mencionan otros investigadores, destacan cómo el fácil acceso al porno en internet termina afectando las relaciones de pareja. Andarse metiendo a sitios tres equis está asociado con un aumento en la insatisfacción matrimonial, riesgo de separación, riesgo de infidelidad y disminución de la intimidad romántica y la satisfacción sexual (además de aumento en el pago de datos en el celular, el recibo de luz y el consumo de pañuelos desechables).

PORNO TECLADO

Foto: BBC Mundo

A pesar de estos datos, no es claro que el porno por internet provoque estas dificultades pues bien podría ser al revés. Es decir, todos estos problemas serían los generadores del aumento en el consumo del porno.

Si fuera el caso de que, en efecto, el alto consumo de pornografía afecta la intimidad entonces será importante que entendamos cómo.

El señor Barret es profesor de psicología en la Universidad de Harvard y lo que plantea es que la pornografía por internet es una versión de lo que los científicos conocen como “estímulo supernormal”. Es decir, una exageración artificial de las cosas que naturalmente nos excitan sexualmente.

Puesto en términos más sencillos, lo que el porno por internet ofrece al usuario es una experiencia de sexo supernormal (y no de que sea bien normal sino todo lo contrario, superior). El cibernauta comienza a excitarse ante escenas de hombres y mujeres con cuerpos supernormales teniendo sexo supernormal (o mujeres y mujeres, hombres y hombres, dos mujeres y un hombre, dos hombres y una mujer o una mujer y un hombre en una botarga de Barney).

No importa cómo sea el video, el chiste es que el consumidor del porno comienza a acostumbrarse a esa experiencia superior, por lo que al enfrentarse a la versión normal, ya no siente la misma satisfacción. Las respuestas al sexo real en verdad pueden afectarse por la exposición excesiva al sexo virtual.

La terapeuta sexual Paula Hall apoya la teoría del estímulo supernormal y nos lo explica con el típico caso de un señor, al cual llamaremos Señor Equis, que disfruta de horas de diversión viendo porno en internet (a veces hasta con palomitas).

PORNO INTERNET PANTALLA

Foto: internet.

El Señor Equis tiene 36 años, es casado y tiene dos hijos. Aunque andaba con problemas de disfunción eréctil, los doctores se dieron cuenta que ese problema no se presentaba cuando andaba de visita por YouPorn.

Como sus videos favoritos eran bien hardcore, el Señor Equis dejó de sentir placer cada que tenía un encuentro sexual con la señora Equis. La situación era tan dura, que dejó de estarlo. Este problema de intimidad y disfunción sólo hizo que el señor Equis incrementara sus horas de porno por internet. Todo se volvió un círculo vicioso.

La tecnología siempre ha generado y generará un debate sobre cómo termina afectándonos más que beneficiándonos. En el caso del porno por internet, una de las principales preocupaciones es el alcance que tiene, sobretodo pensando en que llegue a los ojos de los niños (y es que nosotros como sea). Pero para ello ya comienzan a plantearse cierto tipo de regulaciones.

En cuanto a los problemas de pareja, por el momento los psicólogos sólo aconsejan informarse, educarse y mantener una sana y bonita comunicación con la pareja. El porno no es malo si se sabe usar con inteligencia emocional y sexual.

Las nuevas tecnologías buscan acercar a las personas y a su vez parecen alejarlas de a poquito. Son cosas tan complicadas que ojalá alguien hiciera una app para entenderlo.

Fuente:

http://www.clicknecesario.com/el-porno-por-internet-afecta-tu-vida-romantica/17103/


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *