AMLO se reúne en privado con Jaime Bonilla, candidato por Morena a BC

Comparte en redes sociales

El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió en privado, este miércoles, con las dirigencias nacional y estatal de Morena, y con el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en la entidad, Jaime Bonilla Valdez.

Javier Cruz Aguirre* / Proceso

Tijuana, B.C., 27 de marzo del 2019.- El encuentro –un desayuno en el restaurante del Hotel Lucerna– se realizó después de la conferencia matutina del Ejecutivo en esta ciudad, y acudieron, además de Bonilla, la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, y el delegado especial de esa fuerza política en la entidad, Leonel Godoy Rangel.

La Agencia Fronteriza de Noticias (AFN) dio a conocer que, en una mesa aparte, que incluyó fotografías de Bonilla con el tabasqueño, departieron el candidato morenista a la alcaldía de Tijuana, Arturo González Cruz, y el empresario y abogado Guillermo Ruiz, apodado “El Titi”, quien por años representó los intereses legales de Jorge Hank Rhon, y a finales de 2016 sufrió un atentado del que resultó con heridas leves.

De acuerdo con Misael Zavala, columnista del periódico El Universal, Guillermo Ruiz trabaja por encargo de López Obrador en el Comité Cívico Mexicanos Inmigrantes en América (MIA), desde abril del 2017. Se trata de una organización presuntamente vinculada a Morena, que brinda asesoría legal gratuita a indocumentados mexicanos en Estados Unidos.

No se supo qué platicaron los directivos de Morena, el candidato a gobernador y el mandatario, sin embargo López Obrador fue interceptado después y, al ser cuestionado sobre la reunión, se limitó a decir que desayunó con Bonilla en calidad de “amigos”, en el hotel. Horas después, Polevnsky y Godoy acompañaron a Bonilla a su registro como candidato oficial a la gubernatura de la Coalición estatal “Juntos Haremos Historia” en las oficinas del Consejo General del Instituto Estatal Electoral en Mexicali.

En el restaurante del Hotel Lucerna fue la reunión de los amigos (Foto: Proceso)

El 8 de marzo pasado, proceso.com.mx publicó que el senador con licencia Bonilla Valdez tiene un pasado que pocos conocen: perteneció al Partido Republicano y como funcionario del gobierno estadunidense juró proteger la constitución de los Estados Unidos.

En su gira por el norte de Baja California y la ciudad sonorense de San Luis Río Colorado, López Obrador fue testigo del rechazo que Bonilla Valdez generó entre un sector de la gente que acudió a sus actividades oficiales.

Por ejemplo, ayer, al arribar al aeropuerto de Mexicali, tuvo un altercado con periodistas que le preguntaron sobre el papel que Bonilla –exsenador y exdelegado especial de Programas Sociales de la administración federal en Baja California– jugó en la instalación de la planta de la cervecera transnacional Constellation Brands y en la construcción de megaproyectos para desalinizar agua de mar en Playas de Rosarito y San Quintín.

Los reporteros destacaron que aquél desea ampliar el periodo de gobierno de la próxima administración estatal, de dos a cinco años, y presionó para que el Instituto Estatal Electoral negara la realización de un plebiscito para definir si la cervecera se va o se queda.

“Parecen de la prensa fifí”, respondió, molesto, Andrés Manuel López Obrador, luego de lo cual continuó su camino sin responder a los reporteros, quienes se atrevieron a gritar: “¡información, información!”, pero el Ejecutivo no cedió.

En sus apariciones públicas y en la entrevista de este miércoles, López Obrador dijo que no contestaría a temas “electorales” para no incurrir en una violación a las leyes en la materia, luego de que ayer la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) declaró “improcedente” la adopción de medidas cautelares contra el presidente, como lo solicitó el Partido Acción Nacional (PAN).

Ese instituto político estimó que la visita del mandatario a Baja California era “una actividad que viola la Constitución, porque representa un hecho de inequidad electoral” ante las elecciones que se consumarán el 2 de junio para elegir gobernador, 25 diputados locales y cinco presidencias municipales.

En las tres últimas semanas, Morena sufrió en Baja California un desgaste adicional cuando Jaime Martínez Veloz, cuatro veces miembro de la Comisión de Concordia y Pacificación de Chiapas y extitular de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, creó el Movimiento Amplio Social por la Cuarta Transformación (MAS4T), que impugnó los resultados de la encuesta de Morena a la alcaldía de Tijuana, y antes buscó la candidatura a la gubernatura por ese partido y sus aliados en la coalición Juntos Haremos Historia en Baja California: Partido del Trabajo (PT), Verde Ecologista de México (PVEM) y el local Transformemos (antes Partido Encuentro Social en el estado).

Hoy, ya con el registro de la candidatura al gobierno de Baja California por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), la popularidad de Martínez Veloz crece aun cuando este día por la tarde el ex aspirante a candidato a gobernador independiente, Témoc Ávila Hernández, que a duras reunió 363 firmas de apoyo de las 54 mil 820 que necesitaba como mínimo para lograr su registro ante el IEEBC, presentó una denuncia en contra de  Martínez Veloz.

– “Él no puede participar como candidato a gobernador por el PRD porque ya buscó formalmente el espacio en Morena”, manifestó al impugnar el registro de Martínez.

* Esta nota se publicó originalmente en el portal de la Revista PROCESO. Aquí la liga para ir a la fuente del trabajo:

https://www.proceso.com.mx/577027/amlo-se-reune-en-privado-con-jaime-bonilla-candidato-por-morena-a-bc


Comparte en redes sociales