Algunos por que del histórico abstencionismo en la elección 2019 en BC

Comparte en redes sociales

El alto nivel de abstencionismo que se registró en la jornada electoral de este 2 de junio en Baja California, no tomó por sorpresa a muchos en la entidad.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos

Ensenada, B.C., 2 de junio del 2019.- Y es que a siete días de la renovación de los poderes en Baja California, la alianza de Jaime Bonilla Valdez, candidato de Morena a la gubernatura, con decenas de miembros del PRI y el PAN cuestionados por sus malos antecedentes políticos y gubernamentales, encendieron los focos del abstencionismo en el estado de la federación número uno a nivel nacional en asumir esa práctica electoral.

Analistas políticos, académicos y autoridades electorales estatales y nacionales, preocupados porque los más de 2 millones 800 mil votantes registrados no acudieran como se esperaba a las 4 mil 805 casillas que se instalarían en los 17 distritos electorales del estado, expresaron que el gran enemigo a vencer el 2 de junio en Baja California era la inhibición del voto.

– “La batalla es contra abstencionismo. El desafío es incrementar la cifra de votantes y romper la barrera del 40 por ciento de participación”, manifestó el politólogo y socio fundador del Colegio de la Frontera Norte (Colef) Víctor Alejandro Espinoza Valle, en un posicionamiento sobre la jornada electoral de este domingo en Baja California.

Esta visión la compartió el Presidente del Consejo General del Instituto Electoral Estatal de Baja California (IEEBC), Clemente Ramos Mendoza, quien reconoció la posibilidad de que los electores no salieran a votar por la falta de ética y la conducta abiertamente antidemocrática que mostraron algunos candidatos y partidos en la campaña electoral.

En ese sentido, citó el caso de 30 candidatos que no asistieron a los debates que organizó el instituto, entre ellos Jaime Bonilla que no acudió a los tres que por ley realizó el instituto, y los más de 25 expedientes de queja que se presentaron en el organismo electoral por presuntas irregularidades cometidas por aspirantes y partidos en el proceso.

El asiento vacío de Jaime Bonilla en los debates del IEEBC (Facebook)

Además, Olga Viridiana Maciel Sánchez, Consejera del Instituto Estatal Electoral, abonó al problema otras 20 denuncias contra funcionarios públicos que presuntamente no respetaron la ley electoral porque hicieron promoción personalizada de sus partidos y sus candidatos, o difundieron propaganda denostativa contra los adversarios, con lo que desalentaron la participación de los votantes.

– “Estadísticamente –dijo Clemente Ramos-, nuestro estado ha ocupado los últimos lugares en participación en el país En la pasada elección federal por fin salimos del sótano y quedamos en el penúltimo lugar: la media nacional fue el 62% del listado nominal que acudió a votar y aquí en Baja California fueron 52. Ahora, en la elección estatal, nuestra meta es superar el resultado de la elección del 2013, que fue del 38% del electorado. Queremos superarlo y tratar de llegar al 52% que votó en la elección federal.”

Este enfoque lo compartió el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, quien dijo el 24 de mayo en Mexicali que los bajacalifornianos cumplieron satisfactoriamente su responsabilidad democrática en el proceso electoral al responder copiosa y generosamente al llamado que se les hizo para ser funcionarios de casillas y representantes de partidos en las urnas.

Pero desconfió del papel que juegan los partidos políticos y sus candidatos en la responsabilidad de sacar con éxito el proceso electoral, por lo que ese día lanzó un llamado a los 9 partidos políticos contendientes, a los 4 candidatos independientes y a los 143 aspirantes a ocupar 31 cargos de elección popular –la gubernatura, 5 presidencias municipales y 25 diputaciones- “a estar a la altura de los ciudadanos.”

Pero la meta de alta participación en la elección del 2 de junio no era tan fácil de alcanzar.

Benedicto Ruíz Vargas, analista político especializado en ciencias sociales e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (Cide), manifestó en A los 4 Vientos que si bien en esta elección había dos fuerzas políticas que tenían más posibilidades de ganar el gobierno del estado y algunas alcaldías, ambas eran absolutamente insatisfactorias y riesgosas para la democracia y el bienestar general.

Imagen: Regeneración

– “Desde hace tiempo en la entidad se fue formando un amplio consenso en torno a la necesidad de expulsar al PAN de los gobiernos, pero esta exigencia creció de manera exponencial durante la gestión del gobernador Francisco Vega de Lamadrid, cuyo desempeño ha sido el más opaco y gris de todos. Con su actuación, fue socavando el poco prestigio que tuvieron los gobernadores anteriores y en poco tiempo abrió la posibilidad de poner fin a 30 larguísimos años de gobiernos panistas.”

Pero la fuerza política que sustituiría al PAN, es decir el partido que formó Andrés Manuel López Obrador, era también profundamente insatisfactorio y podría llevar a la abstención. Explicó:

– “Morena ganaría el gobierno no porque a lo largo de la campaña o durante los últimos meses se haya constituido en una alternativa ante los electores, que es una idea que se intenta promover por ese partido y sus candidatos, sino que lo haría porque, en esencia, conserva a un votante que sigue enganchado a la esperanza que representa López Obrador.”

Así, la singularidad del posible triunfo de Morena en Baja California radicaría no en una votación masiva y explícita contra el PAN, como se dice, sino que sería producto de un elector especifico cuya razón principal de su voto sería la de refrendar su apoyo a López Obrador, más que de un voto anti panista.

– “De hecho, este aspecto fue el eje de la campaña de Jaime Bonilla y del resto de los candidatos, cuyas campañas y discursos se dirigieron casi exclusivamente a este votante; es decir, el que tiene un vínculo con Amlo, ignorando al resto de los electores a los que se dirigieron los otros partidos.”

Esa y otras razones relacionadas con la inseguridad y la extrema violencia en el estado, la discriminación hacia los migrantes centroamericanos en Tijuana, el descrédito y la impunidad del gobierno panista de Francisco Vega de Lamadrid y los escándalos de corrupción en la suscripción de contratos de Asociación Pública Privada para la construcción de plantas desalinizadoras, hacían pensar al analista que la votación sería baja el 2 de junio, como en la realidad lo fue.

Cartón en latinosenmontreal.com

– “Si por una puerta sale el panismo y por otra entra una fuerza nueva, pero infestada por personajes oscuros del priismo o por varios arribistas y oportunistas del panismo o de otros partidos sin principios, y cuya divisa es vivir del erario público, pues entonces la alternancia y la salida del PAN del gobierno no traería ningún beneficio para los bajacalifornianos y para la democracia en general”, lo que abriría el camino al abstencionismo.

Este panorama lo intentó revertir el IEEBC en las dos últimas semanas previas a la elección.

La Consejera Olga Viridiana Maciel Sánchez informó que días atrás se aprobó un calendario de información y capacitación electoral que incluyó diversas actividades con las que se buscaba mejorar la participación ciudadana este domingo.

Víctor Espinoza Valle, Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y en Ciencia Política por la UNAM, consideró que sería el municipio de Tijuana en donde la votación podría ser más atractiva y copiosa para los electores, ya que registraba el panorama electoral más reñido, con amplias posibilidades de una votación “cruzada” que definiría quién y cómo sería ganador, y qué partido tendría la mayoría en el congreso local.

– “La diferencia a favor de un candidato puede definir la elección. El hecho de que Tijuana concentre el 52% del padrón electoral estatal se traduce en que el candidato al gobierno del estado que gane en este municipio tiene amplias posibilidades de alcanzar la victoria el dos de junio”, afirmó el politólogo en entrevista con Radio Fórmula.

Leyzaola y Veloz, una dupla que no funcionó (Blanco y Negro Noticias)

Además, destacó que habría que ver cómo avanzó en el ánimo de los votantes la campaña de la dupla perredista Julian Leyzaola Pérez (candidato a la presidencia de Tijuana) y Jaime Martínez Veloz (postulado a la gubernatura), para conocer el éxito o el fracaso del proceso electoral en cuanto al índice de abstencionismo.

El resultado semioficial de la elección -el oficial comenzará a escribirse a partir del miércoles 5 de junio- finalmente se dio este domingo, a las 9.30 de la noche, cuando el Instituto Estatal Electoral hizo público el resultado del conteo rápido.

El Presidente del Consejo Electoral lo expresó así: Solo entre el 27.7 al 29.8% de los ciudadanos incluidos en el listado nominal de Baja California participó en la jornada electoral.

Así, la victoria del abstencionismo fue aplastante.


Comparte en redes sociales