A DOS DE TRES CAÍDAS: Siervos de la Nación, carne de cañón sin derechos laborales

Cuando un estado exige a los patrones del sector privado que cumplan con todos los derechos laborales incluidas las prestaciones sociales, mientras que a sus empleados se los viola, estamos ante un Estado Simulador.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ 4Vientos.

Esto es preocupante, porque se genera una percepción de injusticia e iniquidad en las obligaciones patronales entre el sector público y el privado.

Y resulta que en el caso del sector público federal, a miles de trabajadores quienes se les denomina pomposamente como “siervos de la nación” se les aplican jornadas de más de 12 horas, sin contar con seguro social ni prestaciones como son el aguinaldo y el pago de horas extras.

Hecho inaudito en un gobierno que emanó de una supuesta fuerza de izquierda asociada a los principios de justicia laboral y cumplimiento cabal de los derechos humanos, incluyendo los derechos económicos y sociales.

¿Estará enterado el Presidente Andrés Manuel López Obrador de que en la súper Secretaría de Bienestar Social a los siervos de la nación los tienen con un régimen de “honorarios asimilables a salarios” sin ningún tipo de prestación social?

¿Sabrá que a muchos de esos hombres y mujeres se les exigen cuotas de producción y si no las cumplen se les despide sin ningún tipo de finiquito o liquidación?

¿Estará enterado de que muchos siervos de la nación tienen que laborar más allá de las 8 horas que marca la Constitución como jornada laboral máxima?

Pues si no lo sabe, bien harían sus subalternos en poner atención en esta situación que más temprano que tarde, generara una insurgencia laboral o sindical.

Y de paso que en el caso de la subDelegación de Bienestar en Ensenada, es necesario que pongan atención en algunos siervos de la nación favorecidos, ya que como los antiguos “aviadores” cobran sin trabajar, tan solo por ser cercanos al subdelegado de dicha demarcación.

Es entendible, que para evitar un mayor engrosamiento de la burocracia federal, se apliquen este tipo de estrategias de contratación de prestadores de servicios particulares, tal como operan muchas empresas “Outsourcing”, pero con la diferencia de que a `estas, si se les exige que les brinden a los trabajadores los derechos laborales básicos. Entonces… ¿por qué no hace lo mismo el gobierno federal?

De acuerdo con información contenida en la plataforma Nómina Transparente, presentada por la Secretaría de la Función Pública, se puede consultar el ingreso bruto y neto de más de 1.4 millones de funcionarios del Gobierno.

Y con base en dichos datos, existen 17 mil 66 servidores de la nación contratados: 259 de ellos son coordinadores, ocho se encuentran en nivel intermedio y 16 mil 799 son encuestadores.

Los coordinadores (Sub delegados) tienen un salario bruto mensual de 51 mil 87 pesos, los mandos intermedios ganan de 22 mil a 29 mil pesos, mientras que los que recaban información de casa por casa perciben 8 mil 173 pesos al mes.

En total, esta estructura, le cuesta al erario público un poco más de 190 millones de pesos al mes como salarios de 17 mil 66 servidores de la nación.

Cabe destacar que esta súper estructura, es paralela al personal federal de base (sindicalizado) y funciona desde la etapa de transición del pasado gobierno al actual. Y que muchos de ellos, así como la información generada por los censos de bienestar, fueron usados como recurso humano e información para la pasada campaña electoral en Baja California.

Y también vale la pena mencionar que desde un particular punto de vista, es un error la forma en que se está despidiendo a miles de empleados federales sin que el Estado haya generado una dinámica con el sector privado para establecer empleos que capten a esa nueva horda de desempleados.

De hecho, recientemente  un sector de la iniciativa privada, manifestó no estar preparado para captar la mano de obra de los burócratas despedidos por el actual gobierno federal.

Y quizá por esta misma razón, en este año, se han registrado récords en el retiro por desempleo de las afores. Ya que de acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, de mantenerse la tendencia, 2019 puede ser el año con la mayor cifra de retiros parciales por desempleo, ya que en cinco meses se ha alcanzado 47% del total registrado en 2018, por 9 mil 610 millones de pesos.

Esta situación puede tornarse peligrosa, ya que de no estimular la generación de empleos, se colapsará el mercado laboral, detonándose de forma crónica el desempleo, el sub empleo y la economía informal.

Por esta razón, antes de continuar con el despido de burócratas y personal de confianza en los gobiernos estatales y municipales ganados por MORENA, sería necesario hacer una pausa para valorar el empleo público como una atenuante temporal del desempleo municipal, estatal y nacional.

Pero en fin, qué se podía esperar cuando a las voces críticas y disidentes desde adentro del gobierno federal, solo les queda el camino de la renuncia. Y por tanto el camino quedará pavimentado para los cínicos presupuestívoros de siempre, que cuando su jefe inmediato les pregunta la hora, ellos siempre  saben responder con una sonrisa en la boca: ¡Las que usted diga Sr Presidente! ¿O… No?

PD1 (Sí, yo voté por AMLO y creo en la 4T, pero mi voto no es un cheque en blanco y creo que la crítica constructiva y tenaz, es mejor que dar siempre la razón y callar ante los errores del gobierno en turno)

PD2 (Bonilla, su perversa ley y los sueños jarochos de Rodríguez Amador y demás camarilla de priistas trasnochados, no pasarán. Digo por si estaban con el pendiente, el próximo gobierno será de dos años)

Comparte en redes sociales