A DOS DE TRES CAÍDAS: La cultura entre la añoranza y la esperanza

Comparte en redes sociales

Mis pasos enfilan al mar, entre la brisa entrecierro los ojos y aprieto la mirada. Y cada diminuta partícula de agua, me parece una flor brillante. Me desplazo entre húmedas flores con destellos luminosos que se adhieren a mi cuerpo.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico /A los 4 Vientos.

En la playa, las nubes permanecen, pero se ha ido la brisa. Y te imagino montando a todo galope un corcel llamado esperanza, te imagino con tus ojos llenos de sol, sonriendo a un futuro que te pareció perdido.

Te veo más allá de las montañas, entre volcanes y lagos, apretando el paso y la vida en pos de un tiempo rezagado, que te espera para que lo abordes, como un vagón esperanzador que conduce a una nueva vida.

Y sonrió porque en sus ojos brilla la esperanza de un tiempo mejor.

Y así, como esa evocación matinal, la cultura parece encontrarse entre la añoranza de tiempos idos y la esperanza de mejores derroteros.

La cultura entendida en su concepto artístico y no necesariamente en el concepto amplio que incluye todas las expresiones de un pueblo.

La cultura inherente al aspecto creativo, a la abstracción de lo burdo para arrebatar, o atribuir nuevos matices a una realidad que se transforma en la mente, la voz, las manos, la música y los lentes de los artistas.

Y ahí están, unos pocos de ellos dando la cara, son apenas una reducida representación de todos los que son artistas, pero su reducido número no impide que hablen de frente con transparente elocuencia a los políticos investidos de candidatos a cargos de representación popular.

Ahí frente a esta clase política, los artistas dudan de sus palabras articuladas en marcos legales, compromisos y promesas, en slogans tentadores porque evocan una esperanza que nunca se perdió.

El intercambio de ideas es dominado por los artistas están en su medio, saben del entorno real en que se debaten día a día, marcan pautas hacen propuestas y dejan ir algunas sugerencias  mordaces.

Los políticos atienden escuchan, responden como saben, con retórica, buscando recovecos y afirmando alternativas a lo existente, al final se escuchan propuestas concretas que pretenden hacerse compromisos:

No más improvisados al frente de las instituciones culturales.

Apoyos para erigir un Museo del Arte en Ensenada.

Conclusión de los Talleres y Centro de Convenciones en el CEARTE.

Apoyo eficaz y oportuno a las mujeres víctimas de violencia.

Reglas claras en materia hacendaria e impositiva para el trabajo de los artistas ente el SAT.

Más apoyos concretos consistentes en becas, promoción, edición de más eventos en espacios públicos, apoyos en materia de salud y asistencia social a los creadores, etc, etc…

Al final, hay saludos y advertí en los ojos y expresiones de los artistas un dejo de esperanza, quizá las cosas puedan cambiar si ganan estos candidatos que levantan anclas en torno a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, Jaime Bonilla al senado, y Erick el Terrible Morales y Armando Reyes a diputados.

Un dejo de esperanza, que se erige ante una añoranza de los tiempos juveniles, de los artistas ya mayores que recuerdan los tiempos en que la rebeldía se transformaba en poesías, en manifiestos por la cultura, como actividad redentora de un sistema anacrónico.

Un tiempo en donde ellos y sus antecesores se adueñaron de muros y paredes, para transformarlos en murales, un tiempo de exposiciones callejeras o en plazas a la vista del pueblo. Un tiempo, en donde se podía deleitar el ánimo con un libro con olor a tinta y papel nuevo que emerge de la imprenta.

Los mas jóvenes abrigando posibilidades de tener espacios que nunca han tenido, o que los tienen a cuenta gotas, a causa de gobiernos y políticos soeces y brutales, a los que solo les emociona el crecimiento de calles, edificios e industrias, así como el repiqueteo de sus máquinas recaudadoras que saquean el bolsillo de empresarios, trabajadores y artistas locales que con sacrificios montan sus trabajos.

Y se van, y los veo  ya articulando letras y palabras que serán poesías o prosas de alegría o de reclamos, los veo con sus manos capaces de transformar a la materia, con sus ojos ante los que los colores se mezclan y adquieren formas y volúmenes insospechados.

Los veo y sé que son ellos los artífices de mundos paralelos, de fantasías y formas que nos son comunes, ellos saben soñar, tiene utopías personales y van tras ellas.

Esperemos que los políticos de MORENA, PES y PT no les fallen.

Yo por mi parte me quedé con el placer de oír palabras versadas y sabias  de artistas y políticos.

Y como yo no soy más que un simple luchador social, me quedaré esperando para ver si hacemos caravanas o si tendré que aplicar unos piquetes de ojos, hurracarranas y patadas voladoras a quienes resulten simples demagogos… ¿O No?

PD1 (Un saludo enorme y mi agradecimiento a los artistas y personas amantes de la cultura que asistieron y que me permitieron compartir su mesa entre ellos a Rael Salvador, Alfonso Arambula, del Frente de Artistas de Ensenada, Darwin Batallar y tantos otros que se me escapan sus nombres. Y también saludo a los amigos teatreros, pintores, músicos y escultores que no pudieron asistir.)

PD2 (En la reunión nadie abordo la narco cultura aunque hubiese sido bueno analizar la cultura de la muerte en estos tiempos tan violentos… ya habrá tiempo… y ocasión)

 


Comparte en redes sociales