A DOS DE TRES CAÍDAS: ¡kiko chelea y el pueblo se pelea!

Comparte en redes sociales

Ayer por la noche, calurosa por cierto, me encontraba con mi familia y de pronto, por la magia de las redes sociales nos enteramos que había iniciado el desalojo de manifestantes, bueno, de ciudadanos encabezados por Mexicali Resiste y por otros colectivos que están inconformes con la instalación y operación de la planta cervecera de Constellation Brands que se está construyendo en las inmediaciones del Ejido Choropo en el Valle de Mexicali.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico / A los 4 Vientos

La imagen fue de unos policías con equipo anti motín, quienes caminaban escoltando a los grandes tracto camiones que transportaban lo que parecían ser enormes tanques para almacenar líquidos y otros artefactos metálicos de gran tamaño.

Poco a poco, los policías abrían paso a estos monstruos mecánicos que a vuelta de rueda avanzaban, a pesar de la valiente y casi suicida determinación de algunas personas, quienes se apostaban frente a los policías y a los tracto camiones.

Hubo zafarranchos, gritos llamando a la conciencia de los policías de que ellos también son pueblo, gritos que no encontraron eco… Los uniformados, como la soldadesca militar, únicamente obedecen órdenes de sus mandos superiores. No tiene permitido pensar, ni sentir, cual corceles obedientes a la mano que sujeta sus riendas y sus frenos, actuando casi de forma bestial, sin razonar las órdenes, ni las consecuencias de sus actos, ni en lo que pensarán de ellos sus familias. Ellos nomás obedecen órdenes, ese es su trabajo… su triste trabajo.

Con esas imágenes de ciudadanos encrespados y uniformados fríos y amenazantes, me vinieron a la memoria imágenes tantos años censuradas de militares golpeando, disparando y sometiendo a estudiantes en aquel fatídico 2 de octubre de 1968, que no se olvida, ni debe olvidarse nunca.

Es la imagen del pueblo contra el pueblo, unos de civil y otros uniformados, pero pueblo ambos y seguramente igual de jodidos y de explotados.

Y mientras tanto, a la distancia, en cómodos sillones y lujosas estancias, los inversionistas, el gobernador Kico Vega y su séquito de sumisos y mediocres lambiscones, igual que el presidente municipal de Mexicali y sus esbirros y muy seguramente los funcionarios de la Secretaría de Gobernación, seguían con atención este operativo.

El gobernador Francisco (Kiko) Vega, despaturrado pasando por encima del Escudo de Baja California. Foto: Gerardo Guevara/ Revista “Ave Fénix”.

Ellos en la comodidad y defendiendo sus intereses económicos, y allá en la calurosa noche veraniega de la tórrida tierra cachanilla el pueblo se enfrentaba al pueblo.

Unos siguiendo órdenes y otros abrazando sus principios de defender el agua y de impedir que se consume un negocio que empezó mal, que siguió en la ilegalidad y que apesta por el cúmulo de irregularidades que rodean la construcción e instalación de esta empresa trasnacional dedicada a producir cerveza.

¡Y eso da lástima y vergüenza! Porque se adjudicaron contratos a modo a empresas de amigos del gobernador, para construir el acueducto (URBACA), y a pesar de que ya se ordenó la cancelación de esa obra por diversas irregularidades, a la constructora de los amigos del gobernador se le pagarán por lo menos 60 millones de pesos del dinero público.

Esto, gracias a la Ley de Asociaciones Público Privadas (APPs) que establece el resarcir daños a las empresas en caso de cancelación de obras o proyectos por causas no imputables a ellas.

Pagar cantidades millonarias de dinero del pueblo por procesos administrativos mal ejecutados, deberían ser causa de despidos, renuncias y sanciones para quienes permitieron ese daño al erario público. Pero como ellos detentan el poder ejecutivo y controlan a la mayoría del poder judicial, lo más probable es que pretendan el olvido y el borrón y cuenta nueva.

La instalación de esta planta cervecera huele mal, porque el encargado de construir la planta cervecera es la empresa RAMHER, propiedad del senador panista por Baja California, Víctor Hermosillo.

Apesta, porque se está construyendo sobre terrenos que el gobierno vendió a precios irrisorios desincorporando dichos predios para que pasarán de la propiedad pública a la propiedad privada.

Hiede a corrupción, porque en esta obra, no hubo los debidos estudios de impacto ambiental y porque pretendían usar agua potable para producir cerveza, cuando en el estado, en muchas comunidades el agua ya se otorga a precios muy altos y por tandeos porque resulta insuficiente.

Por eso ofende e indigna que se use a la policía como se le usó en este desalojo. Se lastima la inteligencia de las personas, porque se hace para consumar un procedimiento viciado de origen; y se confronta al pueblo bajacaliforniano para favorecer al capital privado trasnacional y a los funcionarios corruptos que han permitido esta inversión sustentada en un abominable cúmulo de actos de corrupción y de ilegalidades.

Y no se trata de cuánta agua consumirá esta planta y de cuánta agua se desperdicia por un uso deficiente en los riegos de los cultivos agrícola del valle de Mexicali.

Lo verdaderamente importante y trascendental, es que esta obra privada, está siendo impuesta a presión por parte del gobierno; es criticable porque implica actos de impunidad y de violación a leyes y reglamentos y porque a lo largo de su procedimiento se ha beneficiado directa o indirectamente, a personas que pertenecen al primer círculo del gobernador y del Partido Acción Nacional.

Ejidatarios del movimiento Mexicali Resiste bloquearon la entrada a la planta cervecera Constellation Brands. Foto: internet/ UniMexicali.com

Y que se le va a hacer, porque a pesar de que a los tijuanenses los gobiernan con las patas del “Patas” y a los bajacalifornianos nos gobierna un empresario que se ríe de la ley y del pueblo, la mayoría de la ciudadanía sigue apática, solo atenta al destino de una selección mexicana de fútbol que los hace agonizar y soñar en que algún día un equipo mexicano llegue a ser campeón de un deporte que se juega con los pies… (Y quizá cuando eso suceda, entenderán que nada cambia con ser campeón del mundo, de un deporte que en México también está concesionado al servicio de particulares y que nada tiene que ver con mejorar la práctica deportiva, ni la salud, de nuestros niños y jóvenes)

Y mientas tanto los uniformados y otros policías de civil, desalojaron y detuvieron a tres personas, los cuales ya están libres bajo reserva de ley. Porque la ley sí se les aplica a los ciudadanos comunes, ¿Y los funcionarios que violaron la ley para permitir la instalación de esa empresa? ¿Y a los que causarán un daño patrimonial al erario público al tener que pagar a una empresa de amigos del gobernador 60 millones de pesos? ¿A esos no se les sanciona ni abre proceso?

Me imagino que no…

En el pasado reciente externé críticas a la conducción política de quienes se autonombraron dirigentes de Mexicali Resiste y de la insurgencia ciudadana de Baja California, y lo sigo haciendo porque creo que no supieron articular ni permitieron la integración de las distintas expresiones de una sociedad que no quiere ni ve con buenos ojos la actitud beligerante, ni las tomas permanentes de edificios, sino que está más por una lucha articulada, inteligente y propositiva que pueda poner contra la pared a los corruptos, sin la necesidad de campamentos tipo tianguis ni discursos anti imperialistas o arengas de los años ochentas.

Pero en esta ocasión, como en cualquier otro momento o circunstancia en donde la represión y la impunidad se impongan por la vía de la fuerza, va mi abrazo solidario y fraternal… porque al fin y al cabo… ¡Todos somos pueblo!  ¿O no?

P.D. (¿Cuál es el precio del silencio de muchos medios de comunicación que callaron sobre este desalojo?)

Imagen de portada: policías del estado que participaron en el desalojo de activistas de Mexicali Resiste. Foto: Jaime Delgado/ Periodismo Negro.

* Jorge Arturo Ruiz Contreras. Biólogo. Ex subprocurador de Derechos Humanos y Protección Ciudadana en Ensenada. Asesor político de grupos parlamentarios en el Poder Legislativo de Baja California


Comparte en redes sociales