A DOS DE TRES CAÍDAS: Flores abortadas.

Comparte en redes sociales

Brillo último de ojos ante la muerte,

evocación ultima de seres amados,

incredulidad ante el verdugo,

Chispazo que te convierte en pez,

en pez volador e invisible,

alma que se impulsa al sol.

Energía del orden al desorden,

materia que se transforma,

vida concluida anticipadamente.

Llanto lejano, eco de voz joven,

no debí haber muerto dice…

Y tiene razón.

Y su sangre marca la vida,

marca el recuerdo de los suyos,

Y marca a sus asesinos, por siempre.

Flores abortadas,

Noche buenas encendidas,

Vidas perdidas y corazones arrebatados.

Despertar, entrar al cuarto contiguo para despertar a mis hijos, verlos respirar en su sueño entrecortado, distinguir el brillo de sus ojos en la madrugada aún oscura.

Oír el graznido del ganso, el cantar del gallo, el chillido metálico de los faisanes.

Acaricio a mis perros que son parte de la familia, evocar la imagen de mis hijos e hijas distantes, y al resto de la familia, a los amigos y amigas. A los amores ya lejanos.

Encender la radio y escuchar a un funcionario político, decir que tres jóvenes universitarios desaparecidos días atrás, fueron encontrados… no a ellos sino a sus cuerpos disueltos en ácido.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico /A los 4 Vientos

Escalofrío, amargura en los labios que supera al café ingerido, rabia contenida y una lágrima que asoma por el rabillo del ojo, pesadumbre en el pecho.

Encabronamiento interno y ganas de patear las nalgas de los insensibles, de aquellos que no conocen nuestras historias, ni nuestros nombres.

De aquellos que nos citan como números de estadísticas de empleos, o de numeralia de pobreza o de una contabilidad creciente de víctimas de la violencia y la criminalidad.

Obra de Oswaldo Guayasamín, pintor, dibujante, escultor, grafista y muralista ecuatoriano. Nació el 6 de julio de 1919 en Quito, Ecuador; falleció el 10 de marzo de 1999, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos. Imagen tomada de internet por Pinterest.

Esos políticos y gobernantes tan lejanos, tan ajenos a todo. Esos que ahora pretenden ser ratificados mediante frases demagógicas, carteles, spots y cancioncitas para obtener el voto y conservar el poder.

Esos, que cínicamente hablan de miedo al futuro, cuando lo que vivimos en el presente, es de terror, de sangre inocente derramada, de sueños y esperanzas rotas, de corazones lastimados por la incertidumbre.

Esos políticos y gobernantes tienen sus currículos llenos de sangre a igual que se manchan de sangre las manos de los sicarios del crimen, de los soldados que ejecutan sumariamente a personas ya sujetas, de policías involucrados con el crimen.

Ellos que ahora se rasgan las vestiduras, prometiendo el sol y las estrellas a los incautos e ingenuos. Ellos, me dan rabia y me provocan asco.

Hoy no diré más… que cada quien engulla sus razones e intereses.

No sirve decir nada, ante los sordos oídos de quienes niegan todo y callan para conservar un mendrugo de pan o un lujoso manjar con sabor a sangre joven y a flores abortadas.

Mi dolor permanente por los 143 de Ayotzinapa, por todos los jóvenes y mujeres asesinadas en todo el país y por los niños y ancianos muertos por falta de atención médica. Esto duele … ¿O no?

Mi solidario dolor con las familias de los 3 jóvenes asesinados que soñaban en ser cineastas, en particular por la cercanía geográfica, sincero pésame a la familia de Salomón Aceves Gastélum, originario de Mexicali.

Imagen de portada: Una de las muchas movilizaciones exigiendo a las autoridades la presentación  de los tres estudiantes de cinematografía desaparecidos en Guadalajara, Jalisco: Javier Salomón Aceves Gastélum (25 años), Daniel Díaz y Marco Ávalos (20 años) fueron vistos por última vez el 19 de marzo cuando se los llevó un grupo armado que se identificó como parte del cuerpo de policía de la Fiscalía local. A un mes de su desaparición, la Fiscalía General del Estado informó que mediante un operativo en diversas zonas de  Tonalá concluyeron que fueron integrantes de Cártel Nueva Generación de Jalisco quienes secuestaron a los jóvenes y disolvieron sus cadáveres en ácido. Los familiares de los tres jóvenes rechazan la versión oficial y siguen exigiendo que sus hijos sean presentados con vida. Foto: UnivisiónNoticias (internet)

 


Comparte en redes sociales