A DOS DE TRES CAÍDAS: Discriminación e intolerancia en el Congreso de BC

Comparte en redes sociales

Antes de iniciar a leer esta columna, le puedo sugerir que lo haga escuchando dos canciones o una u otra, Rabo de nube de Silvio Rodríguez, o Grítenme Piedras del Campo de Cuco Sánchez. Igual si no quiere escuchar nada… pues no lo haga.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico / 4 Vientos

El poder legislativo bajacaliforniano es discriminador e intolerante.

No lo es porque lo diga yo, sino porque así lo demuestran sus prácticas cotidianas que son violatorias de los derechos constitucionales y diversas leyes que ellos juraron respetar al momento de ser investidos como representantes populares.

Es más, a la mayoría de diputados panistas y sus aliados solo les falta poner en práctica que al igual que en algunos restaurantes, comercios y antros, se coloque un letrero en donde digan que los diputados se reservan el derecho de admisión al edificio del Poder Legislativo.

Al congreso pueden entrar las doñitas y los jóvenes adictos de casa de rehabilitación que mueven los diputados del PAN, para que les aplaudan sus iniciativas.

Pueden entrar las damas y caballeros de conciencia religiosa que se desgarran sus vestiduras… (metafóricamente, porque los cuerpos desnudos les dan náuseas y deseo insanos… de lujuria) ante la equidad de género, los derechos de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio o de adoptar a un hijo. Esos, además de los perredistas ya domesticados y los empleados del gobernador si pueden entrar al congreso del estado.

Pero no pueden entrar, a quienes ellos denominan chairos, morenistas, izquierdistas, anarquistas y revoltosos. ¡Y si tienen apariencia de gente pobre… pues menos!!! Porque esos, aparte de revoltosos son ignorantes y huelen mal…

Esto es aberrante porque hasta los guardias del congreso que antes eran personas amables, prudentes y tolerantes, se han tornado ahora prepotentes, soberbios y groseros con las personas que acuden al congreso a buscar a sus diputados, o simplemente a escuchar las sesiones que de acuerdo a la ley deben ser sesiones públicas.

Policías y ciudadanos en el congreso: El odio mutuo (Foto. La Crónica).

Y es que como es la cabeza es el cuerpo. Si arriba quienes toman decisiones actúan mal, generan un efecto domino en los niveles inferiores.

De tal forma que ahora algunas secretarias, auxiliares, asesores y secretarios técnicos se quejan de la gente, del pueblo, de los gritos y protestas.

¿Se darán cuenta que sus salarios provienen en parte de esa gente y de muchas personas más que están hasta el copete de burocracias excesivas y de legisladores caros e ineficientes? No, la mayoría de ellos y ellas también están embelesados con el poder en turno, están mareados y deslumbrados con sus puestos y salarios. No alcanzan a dimensionar que el poder es pasajero.

Yo por eso veo al pueblo como el viento que puede estar casi en calma total, ser como una suave brisa, pero que cuando sopla y se enfurece arrastra todo a su paso.

El viento es capaz de moldear las duras rocas de las sierras, de derrumbar árboles, muros y levantar el agua de ríos y mares.

El viento es libre, el pueblo es libre, el viento es cambiante al igual que el pueblo.

Y hoy ante los yerros y excesos de los gobernantes, el pueblo puede transformarse en un tornado que después de la tormenta deje un nuevo escenario, un viento y una tormenta que se lleve lo viejo, lo viciado, lo obsoleto.

Manifestantes en la Ciudad de México: Años de lucha y coraje (Foto: Internet).

¡Ahora sopla el viento que moverá conciencias! Porque es tiempo de ver al pueblo como se ve a un tornado, arrasando con las viejas estructuras.

¿Es válido que en el congreso se permita entrar a unas personas si y a otras no? Veamos: Jurídicamente, la reserva al derecho de admisión se encuentra prohibida por normas nacionales e internacionales que buscan la protección de las personas, estableciendo normas y sanciones a quienes cometan actos que menoscaben o limiten los derechos u oportunidades de la gente, ya que ésto viola derechos fundamentales como el de igualdad y el de no discriminación.

Sobre este tema la investigadora mexicana Guadalupe Itzi-Guari Hurtado Bañuelos escribió en 2015 un artículo denominado “La reserva al derecho de admisión, una práctica discriminatoria en México” en el cual refiere: “Es indudable que el derecho de igualdad y el de no discriminación, en cualquiera de sus formas, son principios básicos dentro de nuestro ordenamiento jurídico, y por lo tanto, por imperativo constitucional, deberán ser respetados no sólo por las autoridades sino también por todos las personas que se encuentran dentro de la jurisdicción de las leyes mexicanas”.

¿Y qué dice la ley al respecto? Pues resulta que en la  ley federal para prevenir y eliminar la discriminación, se define como DISCRIMINACIÓN a toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que, por acción u omisión, con intención o sin ella, no sea objetiva, racional ni proporcional y tenga por objeto o resultado obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades, cuando se base en uno o más de los siguientes motivos: el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el sexo, el género, la edad, las discapacidades, LA CONDICIÓN SOCIAL, ECONÓMICA, DE SALUD O JURÍDICA, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, LAS OPINIONES, las preferencias sexuales, LA IDENTIDAD O FILIACIÓN POLÍTICA, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, LOS ANTECEDENTES PENALES O CUALQUIER OTRO MOTIVO;

En este mismo sentido, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos en sesión del 20 de mayo del 2003, reiteró que: “ Los Estados tienen la obligación de respetar y hacer respetar el acceso a la información pública a todas las personas y promover la adopción de disposiciones legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para asegurar su reconocimiento y aplicación efectiva” y que “el acceso a la información pública es un requisito indispensable para el funcionamiento mismo de la democracia, una mayor transparencia y una buena gestión pública, y que en un sistema democrático representativo y participativo, la ciudadanía ejerce sus derechos constitucionales de participación política, votación, educación y asociación, entre otros, a través de una amplia libertad de expresión y de un libre acceso a la información”.

Imagen: Internet.

Pero, ¿les importara, a la mayoría de legisladores bajacalifornianos el saber que violan leyes nacionales y acuerdos internacionales?

No, no les importa, es mas muchos de ellos son felices en su ignorancia y solo se regocijan en su faceta de virreyes o de duquesas temporales. Se sienten soñados e intocables.

Por eso me dan pena, se sienten poderosos cuando son en realidad un tigre de papel, incapaces de asumir su rol histórico y legal de ser un contrapeso del poder ejecutivo y una verdadera representación del pueblo como poder soberano

Pero no, ellos y ellas en su mayoría son espíritus muy menores, por eso son capaces de despreciar a quienes piensan distinto a ellos y de impedir derechos políticos, civiles y humanos de personas y ciudadanos.

Por eso pervierten al congreso y solo dejan entrar a sus grupos recomendados y a sus invitados.

Ellos y ellas, se crearon una pecera completa, quitaron el muro transparente en la sala de sesiones, pero en términos reales, amurallaron el edifico del poder legislativo desde afuera.

Están en su pecera, pero no son libres, la sociedad los observa y en su momento les cobrara la factura… ¿O no?

Próximo, el día del cobro de facturas. ¿Ahora sí? (Foto: El Universal).

PD1. En un Estado de derecho debe imperar la igualdad, y en este sentido la discriminación implica una agresión de los poderosos a los débiles, de las mayorías a las minorías. Y eso es un problema que afecta a una sociedad que pretende ser democrática y tolerante.

PD2. Dice Silvio Rodríguez: Si me dijeran pide un deseo, Preferiría un rabo de nube, Un torbellino en el suelo. Y una gran ira que sube. Un barredor de tristezas, Un aguacero en venganza, Que cuando escampe, parezca… Nuestra esperanza.

PD3. Dijo Cuco Sánchez: Soy como el viento que corre, alrededor de este mundo;  anda entre muchos placeres,  anda entre muchos placeres, pero no es suyo ninguno.

Si buscas más de A DOS DE TRES CAÍDAS, haz click en la imagen:


Comparte en redes sociales