A DOS DE TRES CAÍDAS: Ciegos por voluntad, ignorantes por interés.

Comparte en redes sociales

Intente entender la vida viendo a través de los ojos de otros, difícil decisión es ver el mundo más allá de tu mirada.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico* / A los 4 Vientos

Sentí que no era yo; que no era ese mi mundo, ni mi vida. Y al reflejarme en un cristal ahumado me vi con ojos de insecto. Entendí que lo importante no es el ojo ni el acto de mirar, sino la comprensión nacida a través de la teta materna, del ejemplo paterno, de la educación y los principios éticos.

Mirar el mundo a través de otros no es posible. Para entender se ocupa diálogo, respeto y tolerancia… Pero quizá sea más fácil adquirir mil ojos.

Dice un refrán popular que “No hay más ciego que aquel que no quiere ver”, y dicho refrán contiene mucho de cierto a la luz del comportamiento de personas que aun sabiendo que están siendo gobernadas por funcionarios corruptos siguen recibiéndolos como grandes personajes, quitándose el sombrero ante ellos, aplaudiéndoles e incluso sirviéndoles más allá de lo necesario.

He visto a empresarios de todo el estado que aun cuando ocasionalmente critican y señalan las políticas deficientes y los planes de gobierno ajenos a la realidad, siguen postrándose ante los alcaldes, el gobernador y el presidente de la república.

Y claro que no se trata de portarse groseros o descorteses, pero sí al menos se debería mostrar una postura digna ante quienes están haciendo mal su trabajo, un trabajo por el cual el pueblo les paga para que administren y conduzcan las políticas públicas, para que otorguen servicios públicos de calidad y para que realicen las obras públicas que permitan un sano desarrollo social y que posibiliten inversiones para sostener el crecimiento económico regional.

Poder económico y político de los grandes empresarios mexicanos (Expansión)

Y peor aún, en no pocas ocasiones estos mismos empresarios llegando el tiempo de las campañas electorales, financian a los candidatos de los partidos del gobernante en turno y se prestan para que en sus espacios los candidatos se proyecten.

¿Están ciegos los empresarios o son parte de la corrupción e ineficiencia? Quizá sea un poco de ambas situaciones, se niegan a ser exigentes y claros por temor a represalias de los gobernantes y en no pocas ocasiones también aspiran a ser considerados como parte de los gabinetes de esos políticos y partidos corruptos.

¿Y el pueblo? ¿Y los sectores más empobrecidos también están ciegos? No, en este sector creo que los domina por un lado la indiferencia y por otro la ignorancia.

Todos hemos visto como muchas personas de las zonas más miserables y marginadas, son controladas por líderes sin escrúpulos, quienes los controlan a base de listas, en donde les aseguran una despensa, una tarjeta para adquirir alimentos o una cantidad económica irrisoria, a cambio de que voten por el partido o candidato que posteriormente los explotará, los marginará y los mantendrá en la pobreza.

Triste realidad la de este país y la de Baja California, en donde a sabiendas de que están en manos de corruptos y negligentes, la sociedad, en su mayoría se abstiene de votar, de opinar y de participar en la vida pública.

Y es triste porque no estamos dimensionando la peligrosa situación en que vivimos, en donde la violencia y crecimiento de actos delincuenciales, de asesinatos y de secuestros se debe a tratos oscuros entre el crimen organizado y los altos mandos de la policía e incluso de sus jefes políticos para repartirse el territorio, en plazas de control de los cárteles y bandas criminales.

Foto: Portal Animal Político.

Es triste, porque estamos en declive en materia de educación e inversión a la ciencia y la tecnología. Y por supuesto al abandono en la promoción y apoyo a los artistas y a la cultura en general.

Es triste, porque la desnutrición y obesidad infantil se incrementan y porque en muchas regiones del municipio de Ensenada, del estado de Baja California y del país, se carecen de hospitales y por tanto los pobres y marginados siguen muriendo de enfermedades o lesiones curables, por falta de una adecuada atención médica.

¿Quieren datos? Pues aquí va la siguiente numeralia:

1.- El salario mínimo está, hoy, por debajo del costo de la canasta de bienestar mínimo establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), así lo indica “Acción Ciudadana Frente a la Pobreza”. Se entiende por canasta básica el costo para una familia de satisfacer necesidades alimenticias, transporte, vivienda, cuidado personal, salud, educación y vestido, entre otros. El costo de la canasta es de 87.51 pe­sos diarios por persona, mientras que el salario mínimo es de 80.00 pesos.

2.- De acuerdo con el informe del Coneval, entre 2014 y 2015 las carencias que más disminuyeron en México fueron la carencia de acceso a la seguridad social, la carencia por alimentación y la carencia de servicios de salud. El informe enfatiza que diversos grupos vulnerables, como los de indígenas y adultos mayores, aún necesitan políticas públicas para que cuenten con oportunidades económicas, políticas y sociales similares a las de otros grupos que han tenido históricamente mayores privilegios.

3.- De acuerdo con cifras de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado, en Baja California la incidencia delictiva incrementó 86%, reflejándose esto de forma brutal en materia de homicidios, ya que durante el primer semestre de 2016 sólo se registraron 543 en el Estado y a la fecha suman más de mil asesinatos.

Pero, en fin, mientras no se nos acabe para las cervezas y la botanas, y haya goles en la liga futbolera,  que el mundo gire… ¿O no?

Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro.com

P.D. Si no me ven unos días es porque Chon Prieto y Calzonzin me invitaron a una pulquería a compartir unos alipuses recordando a Eduardo del Rio Rius… ¡Salud!

* Jorge Arturo Ruiz Contreras. Biólogo. Ex subprocurador de Derechos Humanos y Protección Ciudadana en Ensenada. Asesor político de grupos parlamentarios en el Poder Legislativo de Baja California


Comparte en redes sociales