A DOS DE TRES CAÍDAS: “B versus V” La competencia por un gobierno de un tercio

Comparte en redes sociales

En ocasiones cuando uno camina por la playa, a la distancia, el mar parece curvearse y elevarse muy por encima del nivel normal, hasta tal grado que pareciera que quiere azotar al cielo.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ A los 4 Vientos.

Y acá, en la orilla del pacifico norte, deambulo por una playa que cada vez es más angosta, dando la impresión de que el mar se monta cada día más para tragarse a la tierra.

Y observa uno alrededor, y más que conchas, estrellas o caracolas, nuestros ojos y pies tropiezan con basura plástica, metales, papeles y despojos biológicos de algas, peces, aves y mamíferos marinos muertos.

Quizá por eso, el mar está embravecido y pretende reclamarle al cielo y azotar al continente robándose la arena de sus litorales.

¿No nos damos cuenta en realidad del desastre que estamos ocasionando a la naturaleza?

¿Somos incapaces de ver que estamos destruyendo nuestros cerros y su vegetación, sustituyéndola por conjuntos habitacionales que parecen colmenas u hormigueros verticales, en donde el hacinamiento y la ausencia de áreas verdes y recreativas, terminará por convertir a sus moradores en esquizofrénicos urbanitas?

Y mientras esto sucede, solo atisbamos a reclamar tibiamente por los infinitos baches y por la desastrosa recolección y tratamiento de la basura doméstica.

¡Ah, lo olvidaba! También nos indignamos porque están prohibiendo las bolsas plásticas y los popotes que tanto nos facilitan la vida para cargar el raquítico mandado adquirido y para succionar frenéticamente y felizmente las bombas azucaradas que abonarán a nuestra orgullosa obesidad y a la lamentable diabetes colectiva.

Pero ¿por qué abordo un tema ambiental, cuando la pretensión es analizar el arranque de las campañas político electorales que iniciaron el pasado 31 de marzo, para gobernar el estado y los municipios por un periodo de dos años?

¿Será acaso porque ningún partido o candidato le dedica un apartado importante como eje de políticas públicas a la materia ambiental y a la protección de nuestra naturaleza?

Pues no lo sé, pero pasemos al tema importante que significa la elección del próximo 2 de junio, en que los ciudadanos podrán votar para elegir o reelegir a sus alcaldes y diputados y a un gobernador para que nos representen y sirvan desde la administración pública por dos añotes.

De entrada, pareciera que esta elección está ya resuelta y definida a favor de MORENA desde el 6 de julio de 2018 en que AMLO ganó la Presidencia de la República borrando del mapa electoral al PAN y al PRI en el estado de Baja California.

Y bajo este supuesto en MORENA se apoltronó la soberbia, la imposición y la simulación, a la par de una apertura indiscriminada de ese instituto político a políticos tránsfugas del PRIAN que han desplazado a los verdaderos fundadores de MORENA y de los partidos y organismos de la sociedad civil y de la izquierda bajacaliforniana que apoyaron a López Obrador en sus elecciones anteriores.

Un MORENA entregado como concesión particular al empresario méxiconorteamericano y miembro del Partido Republicano, Jaime Bonilla, quien con base a su poderío económico y a su control sobre diversos medios de comunicación en radio y televisión (además de su asociación con un periódico estatal de cuño priista como El Mexicano, al cual se dice que lo financió para salvarlo de la inminente quiebra en que se encontraba) se entronó como Presidente de MORENA en BC, como Senador, como super delegado del Gobierno Federal y posteriormente como candidato único de una coalición conformada por MORENA, PVEM, PT y el partido político estatal TRANSFORMEMOS.

Y así, de esta forma, se fue rodeando de un séquito de seguidores y colaboradores que sin chistar siguen sus órdenes, y que convencen a los adversarios y críticos de Bonilla, mediante la amenaza e intimidación con el destierro y ostracismo político o bien pretenden seducirlos con la oferta de incluirlos dentro de cargos de gobierno una vez que MORENA se haga de todo el espectro del ámbito de la administración pública federal, estatal y municipal.

Como resultado, muchos se callan, se hacen de la vista gorda o bien se suman como mansos corderos o gansos cansados al nuevo rebaño del cacicazgo de su pastor Bonilla.

De tal forma que en las encuestas de inicio ordenadas y maquiladas por agencias afines a MORENA y en las cuales trabajaron empleados de la nueva Secretaría de Bienestar, daban (y dan) a Bonilla y a MORENA, la posibilidad el triunfo con carro completo, en las próximas elecciones estatales.

Fidel Castro y Jaime Bonilla Veloz. Foto: internet

Fidel Castro y Jaime Bonilla Veloz. Foto: internet

Sin embargo, no contaban con cuatro factores:

1º.- El resolutivo de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de MORENA, que ordenó reponer el proceso de designación de candidatos en Tijuana y Playas de Rosarito, lo que deslegitimó y exhibió a Bonilla y al delegado nacional Leonel Godoy como tramposos y simuladores.

2º.- La resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la cual determinó que debería respetarse el periodo de dos años para el próximo gobierno, echando por los suelos el manipulado fallo del Tribunal de Justicia Electoral del Estado y del Instituto Estatal Electoral que habían determinado que la gubernatura en juego el 2 de junio debería de ser de 5 años, contrariando una disposición constitucional y un acuerdo unánime de todas las fuerzas políticas en la entidad.

3º.- La insurgencia de un movimiento alterno a MORENA el MAS 4T (Movimiento Amplio Social por la 4ta Transformación), capitaneado por el líder campesino Rigoberto Campos, el “Abogado del Pueblo” José Ángel Peñaflor y Jaime Martínez Veloz quien fue usado y engañado por Bonilla. Y que en pocas semanas ya fuera del control de la camarilla de Bonilla, ha ganado importantes espacios en el ámbito político.

4º.- La candidatura del Teniente Coronel Julián Leyzaola a presidente municipal de Tijuana, que de entrada coloca a este controversial ex militar como potencial ganador abanderado por el PRD.

En síntesis, a Bonilla y su camarilla de esbirros se les está haciendo bolas el engrudo y la elección no será tan tersa como la esperaban, además, de que si bien el PRI casi se mudó completo a MORENA, el PAN aún cuenta con la nómina estatal, con los dos ayuntamientos más grandes: Tijuana y Mexicali y con el apoyo de su vieja militancia que le darán aliento a su candidato Óscar Vega.

Sin embargo, considero que la pelea estará entre Bonilla y Veloz por la gubernatura; y si a Veloz no se le cansa el caballo perredista, y si logra el apoyo de las organizaciones sociales y de la sociedad civil, considero que podrá colocarse en posibilidades amplias de ganar la elección por la gubernatura.

Pero, en fin, esto apenas comienza, y yo por mi parte ya sin posibilidades de contender, seguiré biologueando, gozando de la naturaleza, de leer y de opinar.

Y ya entrados en la recta final de este largo escrito que seguramente muy pocos leerán, vaticino que en poco tiempo los neo lambiscones y esbirros del cacique morenista, tendrán que aprender el arte de lustrar zapatos fifís de charol, si pretenden seguir soñando en estar insertos en alguna nomina oficial… ¿O no?

PD: Gracias a todas las personas que, durante la posibilidad de contender a una diputación, me hicieron llegar su apoyo y empatía. Y a mis detractores, mis felicitaciones porque se evitaron a un candidato que iba dispuesto a picarles los ojos, lanzarles patadas voladoras y uno que otro zape basado en su propio pasado y falta de congruencia. Pero la vida sigue y yo con ella, por un buen tramo.

Foto de portada: Jaime Bonilla, el candidato de Morena para gobernador de Baja California, con Fernando Castro Trenti, excandidato del PRI a gobernador en 2013 y el exgobernador priista Xicoténcatl Leyva Mortera (imagen tomada de internet)


Comparte en redes sociales