A DOS DE TRES CAÍDAS: ¡Aguas con el agua!

Pareciera que el hecho de que nos quiten agua, no es noticia importante.

Mientras que el hecho de que los ciudadanos bajacalifornianos se opongan a una empresa extranjera que consumirá millones de litros de agua para producir  cerveza, si fue nota destacada, pero criticando a esos ciudadanos estigmatizándolos, como opositores al desarrollo y la inversión productiva en el estado.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ 4Vientos

Y cuando se reduzca el abastecimiento de agua, ¿que nos dirán los políticos y empresarios que defienden la construcción y operación de la cervecera Constellation Brands?

Menciono esto, porque casi desapercibida circuló una nota periodística en nuestro país, el pasado mes de abril del año en curso, en donde se informaba que el presidente norteamericano Donald Trump, había avalado un plan para reducir el uso del agua del Río Colorado, que abastece a 40 millones de personas en el Oeste de Estados Unidos, además de las personas que habitan en el estado de Baja California y de San Luis Río Colorado, del estado de Sonora.

Recordemos que el 3 de febrero de 1944, se suscribió el “Tratado relativo al aprovechamiento de las aguas de los ríos Colorado y Tijuana y del río Bravo (Grande) desde Fort Quitman, Texas, hasta el Golfo de México entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América”, mismo que fue ratificado por México el 29 de septiembre de 1945 y por Estados Unidos el 18 de abril de ese mismo año.

Derivado de dicho Tratado Internacional, Estados Unidos, debe garantizar la entrega anual de 1 mil 850 millones 234 mil metros cúbicos de las aguas de ese río que en la Unión Americana beneficia a California, Arizona, Nevada, Colorado, Nuevo México, Utah y Wyoming.

Mientras que nuestro país debe garantizar una entrega quinquenal de 2 mil 158 millones 605 mil metros cúbicos procedentes del Río Bravo. Esto implica un volumen anual de 431 millones 721 mil metros cúbicos, además de que Estados Unidos de America dispondrá de la totalidad de las aguas que lleguen a la corriente principal del Río Bravo procedentes de los ríos Pecos, Devils, manantial Goodenough y arroyos Alamito, Terlingua, San Felipe y Pinto.

Fotografía del Río Colorado en su paso por Arizona. Según el tratado original, México recibe agua de este canal. Foto: Informador mx/internet

Y ahora resulta que se reduce la entrega de agua a México, de acuerdo con el plan de contingencia por sequía para el Río Colorado, elaborado por el gobierno estadounidense, que tiene como objetivo evitar que los niveles de dos embalses del agua del Río Colorado, caigan en riesgo de abastecer de agua o de generar electricidad.

Esto se debe a que la representación de México ante la CILA, firmó el Acta 323 de 2017.

De conformidad con el citado instrumento legal, en 2020 México ahorrará agua por 51 Mm3 (41,000 acre pies), en apego con el Plan Binacional de Contingencia Contra la Escasez de Agua, en tanto que los Estados Unidos ahorrarán 247 Mm3 (200,000 acre pies) de agua conforme al Plan de Contingencia Contra la Sequía de la Cuenca Baja en los Estados Unidos.

Ante esto, es evidente que en Baja California, se deben implementar acciones coordinadas tanto por la Comisión Nacional del Agua  (Conagua), como por la Comisión Estatal del Agua, incluyendo acciones de ahorro, de modernización en el riego agrícola y de orden en el uso industrial del agua, incluyendo la autorización o no, de plantas depredadoras de este recurso como lo es la Constellation Brands en Mexicali.

¿Estarán enterados de esta situación nuestros caros y morenísimos diputados locales y federales? ¿Estarán pensando establecer alguna iniciativa al respecto que vaya más allá de un inocuo punto de acuerdo? Lo dudo, su agenda es otra.

Nuevo Exhorto del Congreso de la Unión

Dip. Catalino Zavala, presidente del Congreso del Estado

Y pasando a otro tema, la semana que termina la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, emitió un nuevo exhorto a la nueva legislatura para que deroguen la reforma del artículo 8 transitorio constitucional de 2014, mejor conocida como Ley Bonilla, o que la envíen para su publicación y poderla combatir en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Pero en primer término, esperemos que Catarino y sus Rurales, digo Catalino y sus secuaces… ups Catalino y sus huestes morenas, encuentren, localicen o ubiquen el citado documento reformatorio.

Y en caso de no ser así, podríamos enviarle a los legisladores, a algunos especialistas en Lostbox (buscadores de objetos perdidos) como psíquicos, esoteristas, adivinadores o radiestesistas, para que mediante péndulos, varillas visones en agua o adivinaciones al estilo de la Paca, puedan encontrar el perdedizo dictamen aprobado por obvia y urgente resolución.

Y ya para finalizar, enviamos un saludo y deseamos éxito al Ingeniero Jorge Alberto Aranda Miranda quien fue designado como presidente Provisional del Consejo Estatal Electoral, esperemos que en su estadía como presidente, impulse acciones firmes para no permitir que avancen las tentaciones centralistas disfrazadas de ahorro, para eliminar a los órganos electorales estatales.

Ing. Jorge Alberto Aranda Miranda, rinde protesta como presidente provisional del Instituto Estatl Electoral de Baja California

Es un buen momento para que desde Baja California, se lance una convocatoria nacional de órganos electorales estatales y defender su permanencia, pues de no ser así, estaríamos perdiendo soberanía y regresando a los controles centralistas de los tiempos jurásicos del priismo dinosaurio, ¿O no?

Comparte en redes sociales