MUSA VERDE: Covid 19, Selección natural y logística

Los planes de las grandes economías para adquirir, distribuir y aplicar vacunas en el tiempo y forma que se prometió a sus ciudadanos (quienes pagaron las vacunas con sus impuestos) se desploman. Nadie en particular es culpable, pero todos son responsables.

 

 

Horacio de la Cueva / 4 Vientos / Imagen: WebConsultas

Los fabricantes de vacunas no encuentran los insumos necesarios para producir todas las vacunas que han prometido a los gobierno. Durante le expansión de sus centros de producción disminuyen el número de vacunas producidas, retrasando las entregas. En todos los países la logística de distribución no es el único reto, las personas deben llegar a que se les vacune.

La prioridad ha sido vacunar a quienes en el sector salud trabajan en donde se trata el Covid19 seguidos de la población más vulnerable, las personas de la tercera edad que viven en casas de retiro o asistencia social.

Una vez que las vacunas que requieren almacenarse a -70C salen de los refrigeradores, tienen pocos días para ser aplicadas. Uno de los problemas que confrontan los encargados de administrar las vacunas es que los citados a vacunarse no llegan. Para evitar que las vacunas se desperdicien se ha optado por abrir citas quienes siguen en orden de prioridad de vacunación.

En los EEUU sólo se han aplicado el 40% de las vacunas recibidas y nadie puede encontrar una buena parte de las que quedaron almacenadas en algún lugar. Falta mejor coordinación entre las autoridades estatales y federales. Podemos suponer que con la nueva administración de Biden habrá una mejor coordinación entre diferentes autoridades y un esfuerzo mayor y más homogéneo para aplicar las vacunas. En México ignoramos que problemas logísticos existen, aunque Miriam Esther Veras Godoy, la encargada nacional de la campaña de vacunación renunció.

Otro impedimento para la aplicación de las vacunas son los diversos actos de fe sobre Covid-19. Hay quienes no creen en la existencia del virus o la pandemia. Negar la pandemia que lleva ya cerca de dos millón de muertos es negar la realidad. Hay grupos más vulnerables que otros, pero no hay clases sociales inmunes. La única forma de inmunidad, cuando menos temporal, es la vacuna. Hay quien tiene miedo a estas vacunas de nueva generación.

 

Facebook

Las pruebas clínicas dieron resultados aceptados por diferentes autoridades de salud. No se han reportado reacciones diferentes a las reportadas con otras vacunas. Las vacunas no nos robotizarán.

La desconfianza cultivada sobre la ciencia como método para solucionar los problemas es una actitud política y parte importante de los problemas logísticos que enfrentan todas las campañas de vacunación

Las noticias sobre la pandemia de Covid-19 son, por decir lo menos, cada vez más extrañas, aunque cada vez nos sorprenden menos. Ciudades, estados y países cierran y abren sus negocios esenciales y no esenciales y sus fronteras sin poder contener al virus. En los países donde el control ciudadano es menor y las restricciones ciudadanas no pasan de ser recomendaciones y conflictos políticos, con consecuencias de mayor contgio sin control o pruebas.

Como es de esperarse en todo ente sujeto a la selección natural, SARS-CoV-2 ha mutado. La mayoría de las mutaciones no ayudan a la supervivencia, pero en este virus han aparecido aquellas pocas que promueven su persistencia e infección, un virus un poco mejor en lo que hace. Una de las mutaciones permite una mejor adherencia a las células —mejor comparada con la versión anterior del virus.

Aquellos que han estado estudiando los genomas de estas mutaciones dicen que no hay razón, aún, para que las vacunas no funcionen contra estas mutaciones. Además, ya que las vacunas se hacen a partir de un segmento de mRNA que generará la respuesta inmune del cuerpo. (El mRNA es un pedazo de código genético que sirve para construir las proteínas, en este caso de la cápside, o cubierta, del virus). En este caso permite que el cuerpo responda a las proteínas de adhesión a las células a infectar.

 

Infobae

Los fabricantes de vacunas dicen que pueden cambiar fácilmente el segmento de mRNA para ajustar la vacuna a las mutaciones que surjan y no sean indiferentes a la reacción inmunológica generada por la vacuna.

SARS-CoV-2 con su capacidad de mutación es una lección de la evolución por selección natural y de la evolución cultural que los humanos ejercen, al desarrollar la vacuna para perdurar en el ambiente.

Los cubre bocas salvan vidas ¡Usa el tuyo! Quedarse en casa protege a todos. ¡Vacúnate!

 

SI DESEAS LEER MÁS DE NUESTRO COLUMNISTA, HAZ CLIK EN LA IMAGEN:

Comentarios bienvenidos: https://horaciodelacueva.blogspot.com/