DANZAR HASTA QUE LLUEVA: La democratización que urge en la UABC

1.- DEMOCRACIA Y AUTONOMÍA.- La Constitución federal impone a todas las instituciones públicas el deber de impartir educación democrática; ese deber incluye también a las universidades autónomas, pero éstas no pueden cumplir ese deber si no se gobiernan democráticamente.

 

Ilustraciones: Patricio Betteo

 

Daniel Solorio Ramírez* / 4 Vientos / Foto principal: El Quinto Poder

2.- REMEDIOS JURIDICOS PARA COMBATIR LAS ACTUALES LEYES ORGANICAS.- Si las leyes orgánicas no establecen una organización democrática del gobierno universitario, deben ser combatidas ante los tribunales constitucionales mediante cualquiera de los remedios que establece la Constitución federal.

3.- DESAPARICION DE LAS OLIGARQUICAS JUNTAS DE GOBIERNO.- Que desaparezcan las Juntas de Gobierno cuya facultad de nombrar rector y directores de unidades académicas las ha convertido en viciadas oligarquías universitarias.

4.- ELECCION DEL RECTOR.- Que el rector sea votado por sus pares, que son todos los académicos (profesores e investigadores) con al menos cinco años ininterrumpidos de servicios a la institución; por decirlo de algún modo, en cinco años un académico se convierte en “ciudadano universitario” y adquiere su derecho al voto para elegir gobernantes.

5.- ELECCION DE DIRECTORES DE UNIDADES ACADEMICAS.- Que los directores de unidades académicas sean igualmente electos por todos los académicos que reúnan los mismos requisitos señalados en el punto que antecede.

6.- ELECCION DE CONSEJEROS UNIVERSITARIOS.- Que los representantes de los académicos y estudiantes ante los Consejos Universitarios (o congresos, como se les llama en algunas instituciones) sean electos por el voto de todos sus pares en votación en urnas practicadas en un solo día, y no en inexistentes asambleas de académicos que en los hechos jamás llegan a constituirse.

7.- ELECCION DE CONSEJEROS TECNICOS.- Que los representantes de los académicos y de los estudiantes ante los Consejos Técnicos sean electos democráticamente de un modo similar al que se establezca para los miembros del Consejo Universitario.

8.- ESPIRITU DE CONOCIMIENTO.- Que sin demerito del espíritu de conocimiento que debe prevalecer en la vida universitaria, la Universidad privilegiará en las decisiones de sus órganos de gobierno y de sus organizaciones estudiantiles el principio democrático.

9.- NO MAS RECHAZADOS.- Que se elimine, por falsario, el examen de admisión (que realmente es de exclusión) de estudiantes y que el Estado se haga cargo de su deber constitucional de proporcionar educación pública gratuita, que no debe negar a ningún estudiante.

10.- SI A LA CLARIDAD ACADEMICA.- Que la calidad académica de los estudiantes y su capacidad para el aprendizaje sea medida por sus profesores, intramuros de la universidad, de tal manera que aquéllos que no tengan esa capacidad causen baja dentro de los primeros ciclos escolares.

11.- NO A LA PRECARIEDAD LABORAL.- Romper el antijurídico mito de que la materia laboral es exclusiva del Congreso de la Unión y que las leyes orgánicas de las universidades públicas establezcan normas protectoras de los derechos laborales de los académicos para garantizarles una saludable estabilidad laboral.

 

ANÁLISIS DE CONTEXTO:

 

* Ponencia del Maestro en Derecho DANIEL SOLORIO RAMÍREZ en el Foro “Autonomía Universitaria, Feudo vs Comunidad”, que se realizó el pasado 6 de noviembre del 2020 y que organizó la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, la Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUESIC), y por el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora, en el contexto de las Jornadas Universitarias: Normatividad Nacional e Institucional.