Piden anular consulta Sempra y realizar un plebiscito para rechazar o aceptar su megaproyecto

La organización civil Ensenada Resiste solicitó hoy que se anule el resultado de la consulta vecinal con la que el ayuntamiento de Ensenada validó el megaproyecto de licuefacción de gas en Costa Azul, y que se realice un plebiscito ciudadano que garantice una participación fundamentada, informada, democrática, transparente y supervisada por la comunidad sobre ese plan que ya autorizó el gobierno federal.

La boleta de la consulta, totalmente tendenciosa a favor de la transnacional (Foto: Cortesía).

4 Vientos / Ensenada Resiste / Protesta frente a la casa del edil Ayala Robles (Facebook)

Ensenada, B.C., México, sábado 21 de noviembre 2020.- En un comunicado, el grupo ciudadano destacó que la nueva planta de la transnacional representa serios peligros para el ambiente por la alta emisión de gas metano y la emisión de partículas de benceno que son responsables de provocar cáncer.

Denuncia también que el financiamiento de la consulta vecinal que impuso el presidente municial de Ensenada Armando Ayala Robles fue un ejercicio de desvío de recursos de más de 450 mil pesos que, en propias palabras del alcalde provinieron de “partiditas aquí, partiditas allá”.

Y afirmó que hay documentación suficiente que comprueba el acarreo y compra de votos en las zonas marginadas de Ensenada, a las que la organización estimó prácticas de corrupción “que embarraron el proceso” de consulta.

A continuación, el escrito de Ensenada Resiste:

Imagen: Portal Polemón

Al pueblo de Ensenada, a la sociedad civil nacional e internacional y a todas y todos los que resisten y luchan por un sistema social que respete la naturaleza y la humanidad:

En el año 2000 la compañía SEMPRA Energy empezó la construcción de su planta regasificadora en Ensenada, Baja California, iniciando operaciones en el 2008. Durante este periodo la empresa tejió una amplia red de corrupción en la que destacan prominentes políticos mexicanos o amigos de políticos ([1]).

Durante la gubernatura de Eugenio Elorduy (2001-2007) se le otorgó el permiso de instalación a la regasificadora atropellando el instrumento de ordenamiento territorial del Corredor Costero Tijuana-Rosarito-Ensenada (COCOTREN), a pesar de la evidente oposición de la ciudadanía.

Veinte años después, la empresa vuelve a la carga ahora con un proyecto de «ampliación» que pone en serio peligro a los ensenadenses. El pasado 18 de octubre el Ayuntamiento de Ensenada llevó a cabo una consulta vecinal que fue solicitada por la Secretaría de Energía (SENER) con la intención de darle legitimidad social a este proyecto de expansión de Energía Costa Azul (ECA), filial de Sempra Energy.

Esta consulta se presentó como un mecanismo de participación ciudadana con el fin de conocer la opinión de las y los ensenadenses, sin embargo, su verdadero propósito era obtener el aval que necesita la empresa para expandirse y conseguir con ello el permiso de exportación de gas natural licuado.

Cabe destacar que esta supuesta ampliación en realidad significa la construcción de una nueva planta para realizar el proceso de licuefacción, que consiste en el enfriamiento de gas mediante el cual se convierte en estado líquido, indispensable para su traslado y facilitando su comercio con fines de exportación.

La matriz de Sempra en San Diego (Foto: San Diego UnionTribune).

Diversas investigaciones advierten los peligros de la instalación de la nueva planta, tales como: afectaciones al medio ambiente por las constantes emisiones de metano, la emisión de partículas de benceno (responsables de provocar cáncer) y el almacenamiento de productos altamente flamables en una zona altamente sísmica.

El proceso de la consulta vecinal estuvo plagado de irregularidades que fueron documentadas por la ciudadanía, en donde las autoridades de los tres órdenes de gobierno jugaron un claro papel a favor de los intereses de la trasnacional.

Señalamos puntualmente que la consulta vecinal fue amañada y con evidentes mecanismos de corrupción, tales como la promoción de supuestos beneficios de infraestructura pública para la ciudad de Ensenada con proyectos de interés para la ciudadanía, condicionando la obra pública al capital privado como soborno velado, lo cual fue una evidente estrategia de coacción del voto.

Nunca estuvo a disposición de la ciudadanía la información que implica la supuesta ampliación de la planta regasificadora. Se anunció la realización de la consulta con apenas seis días de anticipación (tiempo en el que las autoridades aprovecharon cínicamente para realizar propaganda a favor de la empresa), incumpliendo los principios de inmediatez, transparencia, accesibilidad y máxima difusión de la información.

El financiamiento de la consulta vecinal fue un ejercicio de desvío de recursos de más de 450 mil pesos que, en propias palabras del alcalde, provinieron de “partiditas aquí, partiditas allá”. Se documentó el acarreo y compra de votos en las zonas marginadas de Ensenada, prácticas de corrupción que embarraron el proceso.

Además, en la consulta no hubo un mecanismo de transparencia para legitimar la voluntad popular, puesto que las boletas no tenían folio, los “funcionarios de casilla” (empleados de ayuntamiento) no tenían control del conteo de las boletas, no se cancelaron las boletas sobrantes y se utilizó a la policía para negar el acceso público al cómputo de votos e intimidar a los observadores ciudadanos.

Sempra Costa Azul (Enrique Botello)

Ensenada Resiste surge como una organización ciudadana en respuesta a todas estas irregularidades y atropellos que representa el CORRUPTO PROYECTO DE SEMPRA, demostrando a la par la cínica simulación de democracia participativa y la complicidad entre autoridades e intereses privados.

Por todo esto exigimos: Que se anule el resultado de la co nsulta vecinal amañada organizada por el XXIII Ayuntamiento de Ensenada. Que se realice un plebiscito ciudadano que garantice una participación fundamentada, informada, democrática, transparente y supervisada por la comunidad.

Ensenada Resiste y la ciudadanía ensenadense rechaza rotundamente a Sempra Energy por ser una empresa corrupta y corruptora que sólo beneficia a la élite política y económica a costa del bienestar social y ambiental de nuestra comunidad.

¡Decimos ya basta a los atropellos a la dignidad popular!

 

[1] Eugenio Elorduy (2001-2007); Luis Téllez, Ex Secretario de Comunicaciones y Transportes durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa; Bernardo Martínez Aguirre, exsecretario General de Gobierno del Estado; Roberto Curiel, socio del exgobernador Rufo Appel; Vicente Fox (2000-2006); Felipe Calderón (2006-2012); entre otros.