La planta nuclear del gobierno lopezobradorista que rescata un proyecto de Peña Nieto, es para La Paz-Los Cabos, BCS

La planta de energía nuclear que el gobierno federal pretende impulsar en la región Noroeste del Pacífico mexicano es un proyecto que impulsó la administración de Enrique Peña Nieto en sus Programas de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2016-2030, y Estrategia Nacional de Energía 2013-2027, y se ubica en la zona de La Paz-Los Cabos, Baja California Sur.

 

Imagen: Foro Nuclear ORG

 

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Imagen principal: Internet.

Ensenada, B.C., México, martes 27 de octubre del 2020.- De hecho, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador eliminó de su Prodesen 2019-2033 los cuatro proyectos nucleoeléctricos del expresidente priista (tres en Veracruz y el de Baja California Sur).

Pero la Secretaria de Energía Rocío Nahle García los rescató y en septiembre de 2019 dio el primer indicio de lo que ayer anunció en el Senado de la República: la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que dirige Manuel Bartlett Díaz, proyecta construir cuatro pequeñas plantas nucleares en lo que resta del sexenio casi en estricto apego al plan original de Peña Nieto: dos en Veracruz y dos en el Pacífico.

La funcionaria federal dijo entonces que el país debería realizar un estudio para aumentar la generación eléctrica con fuentes nucleares y que el actual gobierno “no ha comunicado bien su uso, que es exclusivo del Estado mexicano, en parte por los desastres de Chernóbil, en Ucrania, y Fukushima, en Japón. Decimos ‘nuclear’ y nos da miedo”.

Curiosamente, cuando Nahle García estaba por asumir el cargo que hoy ocupa –el 6 de agosto del 2018-, dijo a medios de comunicación que el gobierno de López Obrador iba a dar apoyo e inversión al Instituto Nacional de Ingeniería Nuclear (ININ) “porque te da para energía y para otras cosas”.

Con ello la hoy ministra trató de minimizar la posición del actual presidente de México, expresada en el último debate presidencial del 2018, de que en caso de ganar la elección descartaría incluir a la energía nuclear en su proyecto energético, cosa que originalmente hizo.

 

Contenedor atómico en construcción en una planta electronuclear (Foto: Sputnik)

Pero meses después, en diciembre del 2019, Manuel Bartlett reveló que la paraestatal elaboraba un estudio para la instalación de cuatro reactores más en nuestro país: dos en Laguna Verde (donde operan desde 1990 los dos únicos reactores atómicos instalados en México hasta la fecha) y dos más “en alguna parte de la región del Pacifico”.

 

El coordinador de Generación Termoeléctrica de la empresa estatal, Héctor López Villarreal, fue más directo y dijo: “Esperamos que dentro de unos seis u ocho meses (junio a agosto del 2020), hayamos convencido de que el estudio es factible y se le pueda presentar tanto al director de la CFE como a la Presidencia de la Republica”.

En realidad, al menos uno de esos estudios ya está hecho. Lo realizó entre 2015 a 2017 el Instituto Nacional de Ingeniería Nuclear, de la Secretaría de Energía (SENAR), y concluyó que el sitio ideal para instalar una planta nuclear para la generación de electricidad en el Noroeste del país es el municipio de La Paz, Baja California Sur.

El proyecto justificó la elección del sitio en un hecho: De acuerdo con datos de la SENAR, Baja California Sur es uno de los seis estados de México con mayores reservas de uranio ya que en la parte media de la península yace el 92.93% de lo cuantificado de ese metal pesado por el gobierno, sumando 151 mil toneladas de una reserva nacional total de 162 mil 491 toneladas.

La propuesta del ININ para la CFE fue construir dos pequeñas plantas nucleares, con una potencia de generación máxima de electricidad de 300 megawatts cada una de ellas, en La Paz y Los Cabos para surtir de energía a la población de ambos destinos turísticos, así como a dos plantas desalinizadoras de agua de mar a construirse en ambas ciudades.

 

Infoimagen: Foro Nuclear Español.

También se propuso el proyecto como una alternativa más económica para dotar de electricidad a los municipios sureños de la entidad con plantas de ciclo combinado, lo que permitiría eliminar las dos opciones que la CFE impulsaba para Baja California Sur:

A.- El proyecto de interconexión eléctrica submarina de la entidad al de Sinaloa que tendría cómo principal fuente de energía primaria el gas natural.

B.- Llevar gas natural comprimido a La Paz desde un puerto de Sinaloa, posiblemente Topolobampo, o Puerto Libertad en Sonora, para ser distribuido en Baja California Sur por medio de gasoductos.

La idea se socializó en la entidad peninsular en el verano del 2017 e incluso se programó su realización en el programa de Prospectiva del Sector Eléctrico 2017-2021, pero la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la elección del 2018 canceló el proyecto… hasta que Rocío Nahle lo rescató y adecuó a los programas del gobierno en materia energética de Andrés Manuel López Obrador.

Así, Baja California se tendrá que conformar con la inversión federal para construir en Mexicali una de las ocho centrales de ciclo combinado, cuya construcción será licitada por la CFE en este sexenio, de acuerdo con su Programa Definitivo de Centrales 2020-2024 aprobado por su Consejo de Administración en julio pasado: El «Proyecto CC Baja California IV Cerro Prieto» de 527 a 588 Megawatts de potencia eléctrica.

 

NOTA DE CONTEXTO: