Falla intento de Jaime Bonilla por encarcelar a la alcaldesa de Tecate Zulema Adams

Con gran espectacularidad, como si se tratara de un operativo para detener al ex gobernador Francisco Vega de Lamadrid o a uno de los más altos y peligrosos líderes de los carteles de narcotráfico que operan impunemente en Baja California, elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) intentaron la tarde de hoy detener a la presidente municipal de Tecate, Zulema Adams Pereyra.

 

Zulema Adams con la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, cuando la edil denunció ante la exministra a Jaime Bonilla y Amador Rodríguez de amenazas y hostigamiento por no apoyar la llamada «Ley Gandalla» y otras iniciativas legislativas de los gobernantes estatales morenistas (Internet)

 

4 Vientos / 

Ensenada, B.C., México, 21 de octubre del 2020.- El desproporcionado acto que montó la Fiscalía General del Estado (FGE) para capturar a la edil, quien en julio pasado denunció actos de intimidación y hostigamiento del gobernador Jaime Bonilla Valdez y el secretario general de gobierno Amador Rodríguez Lozano por no apoyar reformas legales propuestas por ambos funcionarios, incluyó el cierre de calles y accesos al palacio municipal de Tecate por tres horas y el cateo de la casa de Adams Pereyra.

La fiscalía justificó su acción con una orden de aprehensión que dictó el juez civil de primera instancia en Tecate -José Manuel Castro Valenzuela-, por el impago de una deuda del Ayuntamiento de Tecate con la empresa Gasmart por seis millones de pesos, en un pleito administrativo que inició en 2009 cuando era alcalde el panista Donaldo Peñalosa, y se judicializó en 2011.

Sin embargo, luego de tres horas del excesivo operativo, los policías del estado recibieron la orden de concluir el hostigamiento porque el juzgado civil suspendió el arresto de Adams, el tesorero Martín Domínguez y el síndico municipal César Herrera, en virtud de que se acreditó el pago de la deuda y se presentó un amparo a favor de los funcionarios en contra de órdenes de aprehensión en su contra.

Por la noche, ya en sus oficinas, Adams informó que desde hace días tenía el amparo contra ordenes de aprehensión, que la deuda se liquidó en su totalidad el martes 20 de octubre, que el dueño de la gasera fue informado del pago ese mismo día, y culpó a Bonilla Valdez «de montar este hostigamiento, todo este circo, maroma y teatro» en su contra.

 

 

Y explicó que el problema creció porque los presidentes municipales Javier Urbalejo, César Moreno y Nereida Fuentes no pagaron, por lo que en julio de 2019 se dictó sentencia definitiva de reembolso que se comunicó a ella 29 días después de que tomó la protesta como edil, el 1 de octubre de ese año, cuando el juez Castro Valenzuela decidió presentar la denuncia con petición de aprehensión por desacato a su sentencia, ante la Agencia estatal del Ministerio Público de Tecate.

A medios de comunicación de Tijuana, la alcaldesa reveló que su administración ofreció a la empresa pagar el adeudo en mensualidades de 200 mil pesos; incluso hizo un primer depósito en un juzgado como muestra de buena voluntad de pago y cuando el poder judicial cerró sus actividades, el ayuntamiento ahorró 800 mil pesos que estaban disponibles en cheque de caja para la gasolinera, junto con otros 200 mil que estaban listo a salir en estos días.

Sin embargo, dijo la funcionaria, Gasmart pidió que se le entregaran los 6 millones de pesos en una sola exhibición por lo que ella y otros funcionarios de su administración, al observar la actitud de la compañía, del juez, del gobernador Bonilla y del secretario Rodríguez Lozano, optó por solicitar un amparo para evitar ser detenida.

Cabe destacar que un primo de la presidente municipal morenista, el activista indígena Oscar Eyraud Adams, fue asesinado a tiros el pasado 25 de septiembre por desconocidos luego de insistir en el respeto al derecho al agua de los pueblos kumiai de Tecate, aunque medios de comunicación del estado difundieron versiones no confirmadas de que la víctima y su cuñado, muerto un día después en otro atentado en Tecate, encabezaban a un grupo delictivo dedicado a la venta de drogas.