MUSA VERDE: Hablemos del ancestro

“Having being formed by the minds of your ancestors the gods of your ancestors salute you” (Habiendo sido formados por la mente de tus antepasados, los dioses de tus antepasados ​​te saludan).

Patti Smith

«Well, I don’t think science knows, actually» (Bueno, en realidad no creo que la ciencia lo sepa).

Donald Trump

Las crisis ambientales de las ficciones distópicas dejaron de ser parte de nuestro imaginario para convertirse en la vida diaria, la de los encabezados y de los retos mundiales a resolver. ¿Cómo resolverlas? ¿Cuáles soluciones funcionan?

 

Ficción distópica (Carlos Lorite)

 

Horacio de la Cueva / 4 Vientos / Imagen principal: “Dioses Ancestrales. Mitología de Chile”, de Editorial Trayecto Comunicaciones.

El capitalismo, la estructura social que ha creado estos problemas prevenibles y remediables, comparte el planeta con otras formas de entender el mundo y producir los bienes necesarios para la supervivencia y crecimiento de la sociedad. Para que sean útiles a todos, debemos buscar soluciones que se ajusten una y otra vez a la realidad y que no estén ligados a nuestras creencias.

Es imprescindible que estas soluciones puedan medir su éxito y sean capaces de corregir sus errores y limitaciones.

Junto con las crisis ambientales y de salud —Covid-19— ha resurgido el reconocimiento, admiración y hasta adulación de formas de pensar diferente y ocasionalmente opuestas y contradictorias al entendimiento materialista del universo.

También han resurgido ideologías occidentales que rechazan la ciencia porque esta pone duda de sus creencias. El concepto materialista ha impulsado nuestro conocimiento científico u nuestros problemas ambientales.

La rockera Patti Smith nos recuerda en su Mememto Mori que los dioses de nuestros ancestros fueron creados a imagen de nuestros ancestros; el panteón de una civilización crea una cosmovisión acorde al entorno y a sus capacidades y costumbres para extraer recursos del ambiente.

Por su parte, Donald Trump sentenció “pienso que la ciencia no sabe”. Si la ciencia no sabe, ¿Quién sabe? Si la ciencia no sabe, ¿Dónde reside el conocimiento que resolverá los problemas planetarios?

 

Imagen: Fusión Freak

Es casi imposible defender la opinión de que la especie humana no es la causa principal de la gran crisis ecológica en la que nos encontramos. No me atrevo a decir que sea la más grande de la historia del planeta porque la introducción del oxígeno a la atmósfera y el meteorito del KT también cambiaron irreversiblemente la faz de la Tierra.

A diferencia de esos cambios naturales y contingencias, en esta crisis tenemos el conocimiento de las causas, nuestra adicción a la quema de combustibles fósiles, y la capacidad racional, científica y tecnológica para revertir el problema y dejar de perturbar irreversiblemente los procesos ecológicos y evolutivos que mantienen vivo al planeta.

¿Dónde encontraremos la inspiración y conocimiento para resolver los problemas ambientales que nos acosan? Hay dos soluciones fáciles pero incompletas.

Una es suponer que nuestro conocimiento ancestral favorito tiene la capacidad de entender y resolver limpiamente los problemas derivados del modo de producción capitalista.

Otra forma parecida es entregar la fe a un enfoque radical que rehúsa aceptar la complejidad de nuestros problemas y rechaza formas de hacer y conocer las cosas más por convicción que raciocinio.

El extremo opuesto hay también una fe ciega en el capitalismo y su capacidad de innovar y reinventarse para así resolver los problemas que ha creado.

 

Imagen: Internet

No es el lugar para discutir los diferentes panteones, pero si para argumentar que los conocimientos ancestrales no pueden solucionar los problemas consecuencia del desarrollo y del abuso de los recursos.

El conocimiento basado en hechos comprobables y soluciones reproducibles, la ciencia, es parte del problema, pero también produce la solución más realista. No hay magia, sahumerios, maldiciones, bendiciones. Actitudes positivas o manos invisibles que den una solución.

Las ciencias, pese al mal nombre que es posible atribuirles por las soluciones que han propuesto convertidas en problemas evitables —pesticidas, energía nuclear, motores de combustión interna— siguen siendo la única solución probable, perfectible y modificable que tenemos.

Las ciencias deben someterse a una transparencia con el mismo rigor al que se someten para su patrocinio y evaluación. Todo lo demás es ruido.

Los cubrebocas salvan vidas ¡Usa el tuyo!

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua. Sólo dos años de Gobierno en BC. Apoyo a G Sheridan y H de Mauleón.

 

Comentarios bienvenidos: https://horaciodelacueva.blogspot.com/