LA BELLEZA DEL CAOS: Leo Messi en un Francisco I. Madero; intervención (monetaria) para existir

“La relación entre el arte y la sociedad siempre tienen mucho que ver entre sí, a pesar de no siempre estar a simple vista. En esta ocasión, el caso Messi y el Francisco I. Madero intervenido tienen mucho en común, siendo muy parecidos desde el mercado, el dinero y la lealtad”.

Luis Cortés / A los 4 Vientos

A mediados de septiembre la nota principal fue el dilema laboral que tuvo el futbolista Leonel Messi con el equipo del Barcelona F.C., enfocado principalmente a las problemáticas económicas que rodearon al conflicto, debido a que las obligaciones de pago por penalización de finalizar un contrato ascendían a más de 700 millones de euros.

La noticia de que Leonel se retiraba del club no solo arrasaba a una afición que durante años se le entregó completamente y que ahora se sentían totalmente traicionados, sino que también amenazaba las finanzas de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) y por ende de la economía del país. Un solo hombre, un ídolo y su partida dejarían una España totalmente rota económicamente, que ahora ya no contaría ni con Leonel Messi ni con Cristiano Ronaldo para salvaguardar la nación. 

Mientras sucedía esto, en México la noticia de la toma de las instalaciones de la CNDH pasaba totalmente desapercibida. Pocos medios le tomaron como una nota de importancia, e incluso la mayoría de las tendencias en redes sociales seguían con la atención puesta en el caso Messi.

No fue hasta que hubo una intervención visual potente por parte de las activistas que la noticia se difundió con vital importancia. La alteración de la conciencia patriótica de toda una nación vino por la publicación de las imágenes que mostraban una serie de pinturas de carácter gubernamental intervenidas, y principalmente una fotografía de una mujer sentada en una oficina típica de un alto funcionario, que mostrando total autoridad con su lenguaje corporal y detrás la frase escrita: ¡no perdonamos ni ¡olvidamos!

Gran cantidad de medios difundieron las imágenes, haciendo que las personas tomaran partido inmediatamente, imágenes tan virales que incluso el mismo presidente expreso su descontento y lamento por los hechos, lo cual no fue pasado en alto y fue respondido por el colectivo feminista exigiendo su renuncia y la de la titular de la CNDH.

Lamentablemente, el tema de discusión siguiente no fue la respuesta de las autoridades respecto a la falta de demandas de las madres, padres, hermanas y amigas de cientos de mujeres desaparecidas que exigen justicia; la temática que daría continuidad al tema fue la discusión respecto a una pintura de Francisco I. Madero, a quien le pintaron cabello morado, le agregaron la frase “aliade” y en la frente el ya conocido ACAB (all cops are bastards).

El autor de la obra en un principio se expresó en contra de los hechos y la modificación de su obra al publicar en sus redes sociales cosas como “Eres grande rayando mi obra…espero todo se resuelva con tu acto”, un mensaje con sarcasmo al lado de una fotografía de los hechos en la CNDH. Sin embargo, el tema de las pinturas se volvió tan viral que poco después el artista cambió totalmente de postura, y ahora apoya el movimiento, pidió una disculpa y acepta se ponga en subasta pública la obra intervenida, incluso pretende donar obra a la familia para la recaudación de la causa.

Al igual que Messi, quien después de públicamente verse inmiscuido con otro club, visitar y expresar su interés por marcharse del Barca expresó: “jamás iría a juicio contra el club de mis amores”, el artista ahora se une totalmente a la causa de un nuevo equipo de sus amores que intervino, hizo famosa su obra, su nombre y que incluso podría ponerlo en los peldaños más altos del mercado del arte nacional; algo que no ha alcanzado con las galerías con quien trabaja en Guadalajara y otras partes del mundo.

Y es que difícil creer  que se trate de un acto de contrición provocado por la cantidad de respuestas que tuvo una publicación sobre lo que el expresó, pues lo acompaña toda una trayectoria marcada por un artista que se ha dedicado a pintar políticos como Osorio Chong, personajes patrióticos para colocarse en oficinas gubernamentales y personajes de la cultura pop, claro si tu quieres todos por encargo; así que ahora querer mudarse de equipo pueda resultar bastante sospechoso y conveniente, especialmente debido a lo que significa que un artista vivo encuentre su obra en subasta pública, pues esto aumentaría radicalmente sus precios de venta y encargo.

Y no es que las obras que hagan sean malas, o que la intervención de la obra y subasta esté mal, todo lo contrario, más bien es la donación y cambio de postura radical que ponen en entredicho la honestidad desinteresada del acto, y que aprovechando el momento, tome el lugar que la suerte y el estar en los muros del estado le puso, y como si nada deje de lado a la gran cantidad de artistas que han dedicado gran parte de su vida a realizar una crítica social, política y a denunciar las injusticias del estado, cosa que lamentablemente no se encuentran dentro de los muros de ninguna institución pública.

Esperamos la intervención de la obra y subasta sea de provecho para todos los colectivos, y ayude directamente a apoyar la causa que persiguen a pie de lucha cientos de familias desde hace años, y que la apuesta por el arte cobre fuerza en conjunto a la sociedad como ha sucedido anteriormente. Sin embargo, los colectivos sociales deben tener mucho cuidado de que el autor de Francisco I. Madero, al pasar los hechos, no decida darse la vuelta y regresar con “el equipo de sus amores”, con quien nunca podría pelearse, y que el dinero en el arte, al igual que en el futbol, determine lealtades. 

 

*Luis Armando Cortés es Lic. En Historia del Arte. Especialista en análisis en medios audiovisuales, maestrante en la Universidad Iberoamericana, apasionado de la música, las artes y las ciencias exactas. Correo contacto: arteluiscortes@gmail.com