Asesinan a Óscar Eyraud Adams, primo de la alcaldesa de Tecate. Era activista de los kumiais

Óscar Eyraud Adams, primo de la Presidente Municipal de Tecate Zulema Adams Pereyra, activista indígena kumiai, defensor de pueblos originarios de Tecate y quien hace un mes denunció la falta de agua en su comunidad y lo que ello representa para su pueblo, fue asesinado ayer por la noche en su hogar.

 

El conflicto entre Zulema Adams y Jaime Bonilla ensombrece aun más el asesinato del activista (Foto: El Sol de Tijuana).

 

4 Vientos / Foto principal: El activista muerto, en imagen de Rosa María Torres Haro en Facebook

Ensenada, B.C., México, a 25 de septiembre 2020.- El homicidio se dio entre las 6 y 7 de la tarde. Testigos manifestaron que alrededor de 8 hombres armados arribaron al domicilio del indígena a bordo de dos camionetas de lujo con vidrios polarizados y sin mediar palabra balearon a Oscar, quien murió al instante.

En declaraciones hechas al diario Reforma, familiares de la víctima indicaron que Eyraud Adams «estaba muy preocupado por todas las problemáticas en torno a la etnia (…) Decía que había mucha impunidad en todo, sobre la comunidad y las injusticias que había, incluyendo a la ciudad de Tecate, con la inseguridad, (pero) esto no nos lo esperábamos, no supimos ni cómo reaccionar, él tenía años siendo activista.”

Según el informante, el nativo. de 34 años, no reportó ser objeto de amenazas previas aunque personas que participaban en su red social sí hacían comentarios agresivos a sus publicaciones sobre la situación de pobreza que prevalece en las comunidades nativas de origen yumano y que se esparcen en la zona norte del estado, que incluye a los pa ipais, kiliwas, cucapá y cochimíes que se diseminan en 10 comunidades en donde radican menos de mil 100 yumanos puros.

Al mismo periódico Reforma, el kumiai denunció hace un mes, como lo habían hecho por muchos años antes otros integrantes de la comunidad yumana, que diversos sembradíos de árboles frutales y nativos de los que se alimenta su pueblo habían muerto por falta de agua, subrayando que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no permitía la apertura de un nuevo pozo para sustraer el líquido que necesita su comunidad.

 

Esos títulos [de agua] deberían ser para la comunidad indígena antes que para las empresas y las personas que tienen el poder adquisitivo solo por tenerlas… Eso pone en peligro la cultura de esta comunidad”, destacó entonces el activista.

 

Los descendientes de los kumiais, los más numerosos de la etnia yumana, actualmente viven principalmente en el municipio de Tecate y trabajan en el de Ensenada.

 

Sus principales asentamientos son las comunidades de San José de Tecate, Nejí, San José de la Zorra, La Zorra, La Huerta, Cañada de los Encinos (Antonio Nécua), así como en el Valle de las Palmas y el ejido El Porvenir, en Ensenada.

En una entrevista institucional, el Doctor en Ciencias Sociales Miguel Olmos Aguilera, profesor-investigador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), Tijuana, reveló que, originalmente, los kumiai vivían de la caza y la recolección.

«Son de los pocos pueblos que se puede decir que son prácticamente recolectores. A cada uno de estos pueblos, la naturaleza les impone lógicas de funcionamiento, esto tiene que ver con la ecología que la que está asentada la Baja California.»

El investigador asimismo advirtió: «Las amenazas (al grupo) son múltiples de carácter intangible y simbólico, pues cuando una persona o un grupo pierde su referencia simbólica con respecto a su forma de vida que habían llevado durante muchos años y la someten a una forma de vida novedosa, que no es la suya, es un pueblo que está casi destinado a una crisis permanente, y esa crisis los puede llevar a la desaparición.»

También recordó que la población Kumiai se ha ido replegando con la llegada del hombre blanco, el hombre mestizo.

«Entonces, lo que hace la gente en todo México y en todas partes del mundo, es que se sube al cerro. Cada vez más los van empujando y se van ocultando. Algunos han sido desplazados kilómetros 50, 60 kilómetros o más, pero los pueblos ahí siguen, ahí resisten. Nosotros no lo vemos.»

 

Óscar Eyraud Adams trabajando en el campo, en fotografía de Adrián Zapata en Facebook

Cabe destacar que en los primeros días de julio se hizo público un enfrentamiento político entre los antes aliados Jaime Bonilla Valdez y la Presidente Municipal de Tecate Zulema Adams Pereyra, a raíz de que la edil denunció al gobernador -ambos del partido Morena- de amenazas y hostigamiento de género por no aceptar lineamientos políticos electorales del mandatario.

El jefe del ejecutivo por su parte acusó a la alcaldesa de no trabajar y permitir que el narcotráfico infiltre a la policía local y a otros órganos del gobierno municipal.

El último capitulo de esta grotesca confrontación se dio el pasado miércoles 23 de septiembre en Tecate.

Bonilla, en un acto público, pidió a los asistentes que levantaran la mano quienes conocía Zulema Adams, a lo cual algunas personas no subieron el brazo. A esto el mandatario siguió: ¨Y yo preguntaba si las autoridades locales han venido con ustedes, ¿ha venido aquí la presidenta municipal? Pues no conoce¨.

Y remató anunciando que él sí acudirá cada semana a Tecate «a recorrer todas las colonias» para conocer y resolver sus problemas.

Isaías Bertín Sandoval, secretario técnico de la Mesa de Seguridad de Baja California, confirmó al mediodía de hoy que el activista era primo de la alcaldesa Zulema Adams y que en su homicidio se hicieron 13 tiros de pistolas y rifles de alto calibre, de los cuales al menos seis impactaron el cuerpo de la víctima, por lo que ya se investiga el origen del hecho que se dio a las 7 de la tarde de ayer en la colonia Romero, de la ciudad de Tecate, en donde vivía el indígena.