ENSENADA GLOBAL: México escéptico

Uno de los valores estratégicos más importantes de las ciudades en la búsqueda de oportunidades de desarrollo y generación de valor, y por consiguiente creación de empleo y mejora del bienestar, es la conectividad.

 

Imagen: Alto Nivel

 

Marco Estudillo Bernal* / 4 Vientos / Foto principal: Agencia DPA

La conectividad debe servir a múltiples propósitos en los distintos ámbitos de la actividad económica y social. La facilitación de la actividad económica, productiva e incluso de placer, corresponde al primer y principal ámbito de impacto de las políticas de conectividad. 

La conectividad tiene como misión el aseguramiento de la accesibilidad y comunicación entre los diferentes centros de provisión de materias primas e insumos, de producción y de distribución de bienes, y adicionalmente de servicios, información y personas.

La relación entre la disponibilidad de vías de comunicación terrestre y el nivel de desarrollo de la población ha sido objeto de un amplio número de estudios y la realidad es que en Baja California y en Ensenada específicamente, hay un gran reto que, de enfrentarse correctamente, impulsaría poderosamente la competitividad en el concierto local, regional, nacional e internacional. 

Es claro que contar con un mayor acceso a más y mejores carreteras, facilita el desplazamiento de la población hacia otros territorios. La facilidad en el desplazamiento permite ampliar el mercado de productos, ofrecer mano de obra, acceder a servicios médicos básicos, así como a servicios de educación de mejor calidad.

 

Imagen: Valencia Magazine

 

En Ensenada, en la región del Valle de Guadalupe, tenemos el potencial de dar un giro de 180 grados para el crecimiento agrícola, vitivinícola, hotelero, para el sector de romance y para la población de esa región si se le apuesta a mejorar decididamente la reparación y/o bacheo de la carretera de Tecate a Ensenada en los tramos de El Valle, al que le llaman estatal de Zarco a la carretera libre.  

Es fundamental recordar que la inversión en infraestructura es un factor central en el desarrollo económico y social de cada nación, toda vez que potencia la eficiencia de la inversión privada en la economía, facilita el funcionamiento eficaz de los mercados y apoya el crecimiento equilibrado de sus distintas regiones. 

Donde se construye una carretera, una vía férrea, se instala una torre de telecomunicaciones o se edifica un puerto, se está abriendo una puerta al progreso y a la inclusión social, hoy en el Valle de Guadalupe, hay la gran posibilidad de que con una visión de largo aliento, haya inversión estratégica en la red carretera, que potencialice a todos los sectores productivos de la región, generando con ello condiciones de competitividad que generen más y mejores empresas y con ello, más y mejores empleos. 

Hoy, en los albores de entrar a la nueva normalidad, necesitamos que la reactivación económica en el Valle de Guadalupe sea de manera ordenada, bajo principios de beneficio para todos los sectores, entendiendo que en la suma de esfuerzos y en la coordinación interinstitucional, habrán resultados muy positivos para todos.

 

*El columnista es contador público, consultor de empresas, emprendedor, presidente de Consulten, director de www.eycia.com y de grupo maglen Facebook: @MarcoEstudilloBC Instagram: @marcoestudillomx Twitter: @estudillo_mx

 

 

Ensenada, B.C., México, sábado 12 de septiembre del 2020