En EU, trabajadores de la hotelería enfrentan a los «especuladores de la pandemia»

Cuando estalló la crisis del nuevo coronavirus, los trabajadores de hoteles de todo el mundo fueron de los primeros en sentir las pérdidas masivas de empleos que ahora son peores que la Gran Depresión de la década de 1930.

 

Después de 61 días en las líneas de paro laboral, el presidente del Local 2 de Unite Here, Anand Singh, explica los términos del acuerdo del contrato que puso fin a la huelga de Marriott antes de que los trabajadores voten al respecto.

 

David Bacon* / Nuevo Foro Laboral** / 4 Vientos / Todas las fotos son del autor

Ensenada, B.C., México, jueves 19 de septiembre 2020.- En una ciudad tras otra, las mujeres y los hombres que limpian las habitaciones, hacen las camas y cocinan la comida se preguntan si ellos y sus sindicatos sobrevivirían. En abril de 2020, David Bacon entrevistó a Anand Singh, presidente de UNITE HERE Local 2 en San Francisco, California, sobre esa pregunta.

La visión de Singh acerca de la crisis de la COVID es de que se trata de una prueba de fuego de la cual el movimiento sindical puede emerger con más fuerza, además de ser un antídoto bienvenido para no sentirse impotente ante el virus.

UNITE HERE (Unidos Aquí)  Local 2 es una fuerza importante en San Francisco. Ha organizado sindicalmente con éxito casi todos los hoteles Clase A de la ciudad, a través de dos décadas de turbulentos huelgas y cierres patronales.

Su diversa membresía de trabajadores afroamericanos, blancos, latinos y asiático-americanos ha hecho de las ruidosas líneas de manifestaciones y paros de protesta con tambores, una parte vital de la cultura de la clase trabajadora de la ciudad.

En 2018, UNITE HERE organizó una huelga a nivel nacional contra el gigante Marriott Corporation. El Local 2 permaneció 61 días en lucha y logró un contrato laboral que estableció un nuevo estándar para la ciudad de San Francisco.

La huelga les ganó a los trabajadores de hoteles de San Francisco un aumento salarial de un dólar y medio cada año durante cuatro años, y el empleador continuó pagando los costos de atención médica. Por ejemplo, las amas de llaves obtuvieron reducciones en la cantidad de habitaciones que limpiaban cada día.

Asimismo, ahora el contrato controla la introducción de tecnología en el lugar de trabajo y brinda una mayor protección contra el acoso sexual y la discriminación basada en la inmigración.

Además, la huelga impidió que Marriott contratara el servicio de habitaciones y el servicio de comidas, y en San Francisco los trabajadores despedidos pueden ir a una oficina especial para ser contratados nuevamente en otros hoteles.

Los miembros en huelga del Local 32 que se muestran aquí, nos recuerdan las luchas comunes compartidas por los trabajadores, incluso en la época de COVID.

 

Anand Singh, Nicholas Javier y Lisa Kaid se sientan en medio de Fourth Street, en manifestaciones nacionales coordinadas y en desobediencia civil en muchas ciudades durante la huelga de Marriott.

 

David Bacon (DB): ¿Cuándo se dio cuenta la Unión por primera vez de lo que iba a pasar con COVID-19?

Estuvimos siguiendo las noticias, viendo cómo se desarrollaban los eventos en China a fines del año pasado. Una gran parte de nuestra membresía emigró de China y viaja de un lado a otro, por lo que el virus fue un tema de mucha discusión. Todo llegó a un punto crítico a fines de enero, cuando muchos de nuestros miembros tomaron sus vacaciones y viajaron de regreso a China para las celebraciones del Año Nuevo Lunar-

Varios miembros fueron a Wuhan. Cuando uno volvió a trabajar en el Marriott, hubo un clamor: que le habían permitido trabajar entre todos cuando acababa de estar allí. Estaba estudiando detenidamente las pautas de los CDC sobre pruebas y cuarentena, y Marriott terminó pidiéndole al trabajador que se fuera a casa. El hotel le pagó 14 días para que se refugiara en el lugar. No creo que nunca se le hiciera la prueba, y una vez transcurridos los 14 días, volvió al trabajo.

A medida que la crisis empeoraba comenzamos a hablar con nuestros miembros sobre las pautas y las pruebas de los CDC, que no estaban disponibles en ese momento. Intentamos impresionar desde el principio que esto no es específico de los trabajadores chinos o del pueblo chino. Esta es una crisis global. Nuestros miembros lo entendieron. Mucha gente en San Francisco intentó enfrentarse a esa xenofobia y la reacción violenta contra la comunidad china. Estoy seguro de que existe aquí en el Área de la Bahía, pero tenemos experiencia hablando de eso aquí, y eso marcó la diferencia.

Las cosas realmente empezaron a golpear en febrero, con cancelaciones de grandes eventos. Una vez que entró en vigor el «refugio en el lugar», todo cambió. Todos los días recibíamos avisos de hoteles sobre cierres y despidos.

A medida que el negocio decayó, los hoteles no aceptaron nuevas reservas. La ocupación cayó al 20 por ciento y luego a un solo dígito. Luego estaban cerrando por completo.

Los trabajadores de alimentos y bebidas fueron los primeros en irse. Luego limpieza. Los vestíbulos y las áreas públicas se redujeron tal vez a un portero para administrar el tráfico en las puertas.

El Hilton Union Square tiene 1,900 habitaciones y de 900 a 1000 trabajadores. Comenzaron el año con una ocupación del noventa al cien por cien, y básicamente todo el mundo tenía un empleo completo. Después de refugiarse en el lugar se derrumbó a unos 30 trabajadores. Terminaron cerrando sus puertas por completo.

Los grandes hoteles nunca habían tenido que cerrar sus puertas. Ni siquiera tienen un mecanismo para bloquearlos, por lo que tuvieron que abordarlos. El hotel Fairmont permaneció abierto durante el incendio y el terremoto de San Francisco de 1906. Ahora han cerrado las puertas por primera vez.

 

Después de dos semanas de huelga contra los hoteles Marriott, los trabajadores del hotel, miembros de Unite Here Local 2, marchan por el centro de San Francisco.

 

DB: ¿Cuál fue el impacto en los trabajadores del hotel y el sindicato?

Fue una verdadera crisis para nuestros miembros, especialmente la incertidumbre en torno a la atención médica. Durante la pandemia, aseguramos los beneficios de atención médica de los miembros a través de nuestro fondo fiduciario. Sin una verdadera reforma del cuidado de la salud en nuestro país y un sistema de pagador único, estamos a merced de las compañías de seguros y del complejo médico-industrial, por lo que nuestro liderazgo de base ha hecho de los beneficios de financiamiento una prioridad, y tuvimos importantes reservas.

Exigimos que la industria hotelera se intensifique y haga contribuciones para cuidar a sus empleados. Nos encontramos con el silencio; sin compromiso de continuar con los beneficios de las personas. Así que tomamos la decisión de retirar algunas de esas reservas hasta finales de julio y los beneficios de todos se extienden hasta entonces.

Tampoco ofrecieron paga por enfermedad ni salarios continuos. Simplemente le dieron a la gente avisos de despido y dijeron “hasta luego”.

Algunos hoteles querían que los trabajadores usaran su tiempo acumulado y cobrasen sus vacaciones, pero eso es dinero de los trabajadores. Si se ven obligados a usarlo ahora, no tendrán otros medios para sobrevivir. Marriott Corporation ofreció sueldo a sus empleados no sindicalizados y algunos miembros me preguntaron: “¿Qué hay de nosotros?”

Estamos tratando de descubrir cómo ser efectivos en este momento. Va a requerir que diseñemos una campaña y participemos en tácticas que normalmente no usamos. Uno de los problemas es que no tenemos la capacidad de congregarnos. Todavía estamos encontrando nuestro camino.

Comenzamos con grandes conferencias telefónicas y grabamos mensajes de video a nuestra membresía más grande en YouTube. Eso fue insuficiente porque no hubo interacción real. Luego comenzamos a realizar reuniones de Zoom en grupos pequeños con los líderes de nuestro comité, hotel por hotel. Algunos de nuestros miembros han grabado videos cortos y hemos creado lo que llamamos una delegación digital a los miembros del Congreso. Pueden escuchar las voces de los trabajadores mientras consideran paquetes de estímulo y rescates corporativos. Hemos tenido cierto éxito, aunque no lo suficiente como para asegurarnos de que los trabajadores tengan voz.

 

Delia Medina y otros trabajadores y simpatizantes fueron arrestados el Día del Trabajo frente al Hotel St. Francis, al comienzo de la campaña del contrato sindical que condujo a la huelga y al cierre patronal en 2004.

 

DB: ¿Cuáles son las demandas que están haciendo a la industria?

Más importante aún, necesitamos la continuación de la atención médica. Ojalá viviéramos en un país donde la atención médica fuera un derecho para todas las personas, pero ese no es el caso. Mientras estemos dentro de este sistema, los empleadores tienen una responsabilidad.

Número dos, cuando el negocio comienza a regresar y los hoteles vuelven a abrir, nos preocupa la salud y la seguridad de nuestros miembros. Deben obtener los suministros y el equipo de protección personal adecuados y la capacitación para usarlos, así como una limpieza de acuerdo con las recomendaciones de los CDC y el Departamento de Salud Pública.

Si bien todavía no estamos en pleno empleo, el trabajo debería ofrecerse de forma voluntaria por antigüedad. Algunos miembros pueden optar por no trabajar y preferirían estar desempleados. Pueden temer por su propia seguridad o por alguien más en su hogar, o tal vez son parte de una comunidad vulnerable.

Cuando las cosas vuelvan a la normalidad, el sustento de nuestros miembros también debería volver a la normalidad. Durante las crisis del 11 de septiembre y de 2008, los empleadores dijeron que todos teníamos que compartir el dolor. Pero cuando las cosas volvieron a la normalidad, mantuvieron los niveles de personal donde estaban durante la crisis. Capitalizaron la crisis, como especuladores de la guerra. Ahora, son especuladores de la pandemia. Queremos tener la seguridad de que cuando las cosas vuelvan a la normalidad, nuestros miembros compartan esas ganancias.

En los modelos que vemos salir de Europa en este momento, el gobierno esencialmente se hace cargo de ciertos empleadores durante un período de tiempo. Eso conduce a la estabilidad. Cuando la crisis amaina, los trabajadores todavía están en nómina. Están seguros y se pueden volver a enchufar y comenzar a funcionar nuevamente.

Pero eso no es lo suficientemente bueno para las empresas estadounidenses. Están presionando para obtener rescates corporativos sin condiciones. Quieren poder pagar a sus prestamistas y enriquecerse.

Durante los últimos años, lo único que les ha importado es devolver dividendos a sus accionistas y recompras de acciones para inflar el valor de sus empresas. La supervivencia de las empresas es importante. Entendemos eso. Pero no tienen ningún respeto por sus empleados. Los ven como desechables.

Los trabajadores indocumentados, especialmente, tienen muy poco a qué aferrarse. Los empleadores tienen la responsabilidad real de dar un paso adelante por ellos, ya sea que quieran reconocer quién ha estado haciendo el trabajo, día tras día.

 

Las manos de un ama de llaves de un hotel. Esta es una de varias fotografías tomadas durante las negociaciones del contrato sindical en 1999, para mostrar a los operadores de hoteles que hacer camas con los nuevos y gruesos colchones afectó las manos y el cuerpo de los trabajadores.

 

DB: El sindicato también incluye a los trabajadores de las cocinas de las aerolíneas. ¿No se les considera trabajadores imprescindibles?

El catering (abastecimiento) a aerolíneas es el segmento más grande de nuestra membresía que continúa funcionando. Cientos de nuestros miembros todavía se encuentran en las cocinas de las aerolíneas preparando comida. Son claramente trabajadores esenciales y corren el riesgo todos los días de contraer el virus y transmitirlo a sus compañeros de trabajo. Sin embargo, la mayoría no tiene atención médica para cubrir a sus familiares.

Varios dieron positivo por COVID-19. Un trabajador entró en un ventilador, en coma inducido. Cuando salió del coma, descubrió que su padre, que vivía en casa con ella, también había contraído COVID-19 y había fallecido.

Decimos que los trabajadores esenciales son héroes. Aplaudir sus esfuerzos es simplemente de labios para afuera cuando no se les brinda lo que necesitan. La atención médica costaría solo una fracción del dinero del rescate que las empresas reciben del gobierno. Desafortunadamente, la agenda ha sido secuestrada por corporaciones que buscan enriquecerse. Es todo un robo de efectivo.

American Airlines, el mayor cliente de las cocinas, fue una de las empresas que extendió su mano. Tienen dinero, pero no he escuchado que pasen nada a las cocinas. No creo que los subcontratistas hayan obtenido nada de eso. Constantemente somos barajados en el juego de caparazón de «no es nuestra responsabilidad». Los trabajadores están atrapados en el fuego cruzado.

 

Lupe Chávez, líder del Local 2, arregla una cama en el Hilton.

 

DB: Algunos miembros de Local 2 ahora están trabajando en hoteles que se utilizan para albergar a personas que vivían en las calles. ¿Qué dicen sobre eso?

Aproximadamente dos semanas antes de la orden de quedarse en casa, la ciudad nos dijo que estaban planeando una operación de cuarentena a gran escala, utilizando hoteles para albergar a personas que de otra manera no podrían estar aisladas.

La primera pregunta que tenía la gente era: «¿Me van a obligar a trabajar?» Tienen derecho a decir no sin estar en desventaja o sin que se les corten las prestaciones por desempleo. Hay personas que optaron por no trabajar en ese entorno, pero cientos de nuestros miembros están listos y dispuestos. Hasta ahora, no hemos tenido que ir más allá de los que normalmente trabajan en cada hotel para dotarlos de personal.

Por teléfono, elaboramos un acuerdo para nuestros miembros para asegurarnos de que cualquier persona en un entorno con pacientes con COVID positivo esté protegida de todas las formas posibles. Tenemos varios hoteles ahora establecidos como instalaciones de cuarentena, y ese acuerdo garantiza que nuestros miembros obtengan todos sus PPE y suministros.

En los hoteles en cuarentena se brindan tres comidas al día, por lo que tienes cocineros y lavavajillas. Un camarero de habitación entrega esas comidas, pero en realidad no habla con los pacientes. Dejan la comida en la puerta y llaman. Los trabajadores limpian los espacios públicos, una y otra vez, utilizando medidas de limpieza mejoradas. Antes de que nuestros miembros ingresen a las habitaciones, deben ser desinfectados por equipos especiales del Departamento de Salud Pública.

Le pregunté a un miembro, un botones, cómo se sentía. Me dijo: «Mira, cuando llego al hotel todo está bien. Nos dan lo que necesitamos, las máscaras, los guantes. Nos entrenan las enfermeras. Pero tengo miedo todos los días en el autobús a mi trabajo. no sé si voy a contraer el virus y llevárselo a mi esposa y a mis hijos. Eso es lo que me asusta».

Eso realmente me afectó. Hay mucho más allá de lo que podemos controlar en un acuerdo.

En los primeros días de refugio en casa, llamamos a toda nuestra membresía, más de 12.000 miembros, para ver cómo les estaba yendo. Les preguntamos si ellos o alguien con quien vivían había contraído el virus. Aproximadamente 30 personas dijeron que sí, y hemos estado haciendo un seguimiento desde entonces. Mucha gente se ha recuperado, pero un miembro murió. Trabajaba en el estadio de béisbol y su esposa también usaba un respirador.

Ciertamente, hay cientos más que probablemente hayan contraído el virus, ya sean sintomáticos o no. Todavía no tenemos las pruebas adecuadas. Pero hemos estado exigiendo pruebas in situ en hoteles en cuarentena y ahora está disponible allí.

 

Las trabajadoras del hotel escuchan al presidente de UNITE HERE Local 2, Anand Singh, explicar los términos del acuerdo del contrato que pone fin a la huelga de Marriott antes de que los trabajadores lo voten.

 

DB: ¿Qué espera cuando termine el refugio en casa?

Habrá un retorno a la normalidad para gran parte del mundo, pero no para nuestros miembros. El turismo se ha visto muy afectado y eso va a continuar durante algún tiempo. Cuando el negocio regrese, los trabajadores deben poder volver a sus trabajos.

Las empresas argumentarán que no hay dinero. Nuestra respuesta es que lo han hecho bastante bien durante los últimos diez años y no están en la indigencia. Tienen los medios adecuados para brindar atención médica a los trabajadores y asegurarse de que estén seguros y protegidos.

La crisis ha tenido un impacto financiero real en el sindicato. Más del 90% de nuestros miembros son despedidos y no están obligados a pagar sus cuotas sindicales. Estamos trabajando con nuestro personal sobre cómo hacer que las personas compartan el trabajo por un tiempo. Les dijimos a nuestros principales líderes de base que estamos atados y esperamos que den un paso al frente.

Cualquier individuo, nuestro personal y líderes, llevan en sus huesos, aman y creen en esta organización. No van a permitir que tropiece o perezca. Todo el mundo está comprometido a asegurarse de que superemos esto.

Estaba leyendo un libro sobre la historia de AQUÍ publicado hace años, llamado Union House Union Bar. Hay una imagen de poco después del terremoto de 1906 y el incendio de la oficina del sindicato temporal. Es una carpa en la esquina de 7th y Mission Street. El mundo se derrumbó, todo se quemó hasta los cimientos y, sin embargo, los miembros no dejaron que su sindicato desapareciera. Levantaron una carpa y mantuvieron funcionando el sindicato.

Diez años después, en 1916, esos mismos miembros organizaron una huelga general por la jornada laboral de 8 horas. Somos resistentes. Está integrado en nuestro ADN. Este momento es ciertamente un desafío, pero confío en nuestra capacidad para capear esta tormenta y salir más fuertes.

No tenemos el control de los eventos, estamos lidiando con un virus que es indiscriminado y puede atacar a cualquiera en cualquier momento. Pero hay cosas que podemos controlar. Podemos controlar el hecho de que no aceptaremos cacahuetes de una empresa como Marriott Corporation, porque eso es lo que nos han ofrecido. Vamos a ser un sindicato de lucha saliendo de esto. Vamos a hacer demandas a esta industria como nunca antes.

Nuestro sindicato tiene que hablar no solo por los miembros del Local 2, sino con todos los trabajadores hoteleros de la ciudad, sindicalizados y no sindicalizados. Nadie más va a cargar con esa obligación. Es un desafío hacerlo mientras estamos protegidos. Una vez que se levante esa orden las cosas serán un poco más fáciles, pero tenemos un largo camino por delante.

La reapertura y el vencimiento de nuestro contrato en 2022 será un período de lucha prolongada. Tendremos que luchar día tras día en el taller para recuperar lo que teníamos en años anteriores. Los trabajadores de todo el mundo tendrán que luchar para recuperar lo que estamos perdiendo. Puede ser una gran oportunidad si nos unimos.

Los trabajadores estarán ansiosos por tener la oportunidad de luchar. Los especuladores de la pandemia se extralimitarán como siempre. Ese es un momento para nosotros. El poder de los trabajadores en este país podría crecer de una manera que no habíamos visto en décadas. Si lo aprovechamos, nos organizamos y nos unimos.

 

**New Labor Forum es una revista laboral nacional de la Escuela de Estudios Laborales y Urbanos de CUNY, The Murphy Institute. Publicado tres veces al año, ofrece un lugar para que los trabajadores y sus aliados prueben y debatan nuevas ideas. Los temas que ncluyen (pero no se limitan a): el impacto de la economía global en el trabajo; nuevas estrategias políticas y de organización sindical; nuevas circunscripciones laborales y su relación con las instituciones tradicionales del trabajo organizado; reforma sindical interna y nuevos modelos estructurales para el movimiento obrero; políticas económicas y sociales alternativas; y el papel de la cultura en un movimiento laboral nuevo y revitalizado.

 

*David Bacon es autor de Illegal People-How Globalization Create Migration and Criminalized Immigrants (2008), y The Right to Stay Home (2013), ambos de Beacon Press. Su último libro es En los campos del norte / En los campos del norte, University of California Press, Colegio de la Frontera Norte, 2017. A los 4 Vientos agradece infinitamente a David su apoyo a la publicación de sus artículos y reportajes en nuestras plataformas digitales.

 

Ensenada, B.C., México, a 10 de septiembre del 2020