Ahora sí: Ismael Burgueño es Delegado con funciones de Presidente de Morena BC

Desde ayer 11 de agosto del 2020, Ismael Burgueño Ruiz es oficialmente el nuevo Delegado con funciones de Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del partido Morena en Baja California.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: José Luis Camarillo, El Sol de Tijuana.

Ensenada, B.C., México, 12 de agosto 2020.- El nombramiento lo avaló mediante un oficio el Presidente Nacional Interino de ese instituto político, Alfonso Ramírez Cuellar, documento que replicó el presidente del Consejo Estatal de Morena en Baja California, Rafel Figueroa Sánchez.

Con ello se evitó que Alfonso Rafael Leyva Pérez, ex coordinador de campaña del ex candidato a gobernador por Morena en el estado, Jaime Bonilla Valdez, y sobrino del ex gobernador priista Xicotencatl Leyva Mortera, se quedara con el cargo.

La lucha por la posición directiva de Morena en Baja California duró al menos un año.

El 8 de septiembre del 2019, integrantes del Consejo Estatal de Morena en Baja California hicieron un llamado a la militancia de su partido a “salvar a Morena y asegurar la viabilidad del cambio verdadero de la Cuarta Transformación.”

Ese día un grupo de consejeros estatales y miembros de Morena se reunieron en Mexicali para trazar una estrategia que impidiera la imposición de Leyva Pérez por el grupo “bonillista” de su partido.

La notificación del nombramiento (Facebook).

También evitar que se profundizara en lo que llamaron “la colonización de nuestro  órgano político” por “solapadores de buscachambas y del poder por el poder.”

En un escrito, los morenistas rebeldes manifestaron algo que hoy se repite en su partido: “…Lo más grave (…) han ido apareciendo en nuestra organización, así sea en forma embrionaria, fenómenos y actitudes características de los partidos del viejo régimen: el tribalismo, los cacicazgos y caudillismos, el patrimonialismo, el sectarismo y la utilización de la estructura partidista como trampolín para obtener candidaturas y como vía para escalar posiciones políticas y administrativas.”

También destacaron que Morena está sometido a la presión de grupos externos que buscan tomar por asalto al partido, para ponerlo al servicio de intereses contrarios al ideario morenista.

“Sería iluso pensar que, en el contexto de intensa y violenta reacción ante los primeros episodios de la Cuarta Transformación, la oligarquía reaccionaria no vería a Morena como una organización susceptible de ser desviada y tripulada en perjuicio del nuevo gobierno”, expresaba otra parte de la misiva.

Igualmente se refirieron a versiones periodísticas y de presuntos columnistas simpatizantes o nuevos miembros de Morena, que daban como un hecho que Leyva Pérez sería entonces el próximo presidente estatal de Morena.

Jaime Bonilla y Rafael Leyva en la campaña por la gubernatura (Archivo)

Uno de ellos era Javier Iván Maldonado Preciado, egresado de la Licenciatura en Administración Pública y Ciencias Políticas por la UABC, miembro de Morena e integrante del III Parlamento de la Juventud de Baja California, que fue un Órgano Colegiado de la pasada legislatura encargado de promover “las causas a beneficios de los jóvenes de Baja California.”

En agosto del 2019, este joven escribió en una columna periodística que Rafael Leyva, por el éxito que tuvo como coordinador estatal de la campaña a la gubernatura de Bonilla Valdez, se colocó “en una posición muy cómoda y legítima para lograr un amplio consenso al interior de las filas de Morena.”

También destacó que el sobrino de Xicotencatl Leyva, éste último padrino político de Bonilla, sobresalía por su “arraigo con el partido del Presidente de la República desde sus inicios, al abanderar las causas de la izquierda en la entidad y su congruencia política, pues siempre ha sido opositor a aquellos intereses que atentan contra la entidad.”

Y afirmó que Rafael Leyva era el único de los aspirantes a la dirigencia de Morena en el estado “que se ha mostrado organizado y asumiendo con suma seriedad el reto, pues se le ha visto muy activo trabajando con la militancia de la principal fuerza política en Baja California.”

Maldonado omitió decir que Leyva Pérez es Secretario General de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en Baja California, una agrupación que dirige el ex diputado y profesor Álvaro López Ríos, un ex perredista que además cofundó el Congreso Agrario Permanente, el Consejo de Organizaciones Agrarias y el Movimiento Campesino 10 de Abril.

Leyva Pérez, casi al centro de la imagen con el brazo derecho levantado en actitud de saludo, en una reunión pública de su partido separatista del cual fue candidato a diputado en la elección del 2016. Tres años después de esto, ya iba a ser Presidente estatal de Morena por obra y gracia del Bonillismo morenista en Baja California (Foto: Los Ojos de Julia).

Esas organizaciones, para el mes de agosto del año pasado, habían roto dos alianzas políticas con el presidente Andrés Manuel López Obrador porque éste eliminó la entrega de apoyos a campesinos a través de esos y otros grupos políticos del campo.

Igualmente, 4 Vientos denunció que Rafael Leyva, siendo Coordinador General de la campaña electoral de Jaime Bonilla, ejercía esa responsabilidad siendo al mismo tiempo Delegado Estatal de la Coordinación Nacional de Prospera, Programa de Inclusión Social de la Secretaría de Bienestar, en donde percibía un sueldo bruto mensual de 31 mil 608 pesos.

Esa situación irregular que el gobierno federal no sancionó, sirvió para que la Dirección Nacional Extraordinaria del PRD presentará en su contra, el 1 de junio -un día antes de la elección estatal-, una denuncia ante la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales (Fepade), la cual aún hoy no arroja un resultado a favor o en contra de Leyva Pérez, quien en 2016 fue candidato a diputado local por el hoy desaparecido Partido Peninsular de las California.

Cabe destacar que ese partido se fundó en el año 2014, obtuvo su registro en 2015 para participar en las elecciones estatales de 2016 y su ideología y praxis política incluía ser un movimiento soberanista, separatista, que a través de la “independencia” de la península de Baja California buscaba formar una región autónoma en México.

De eso se salvó ahora, y de momento,  el partido Morena y los bajacalifornianos con el nombramiento de Ismael Burgueño Ruiz.