LA BELLEZA DEL CAOS: Ahora los “artistas” pagan con Visa o Master Card, gracias al Covid-19

Parece que la crisis sanitaria mundial en México y la intervención del estado en el flujo económico del circuito del arte ha traído las viejas preguntas sobre ¿Qué es arte? y ¿Quien es artista? Quizá esta vez tengamos nuevas respuestas.

Armando Cortés / A los 4 Vientos / Obra de portada: «El Ungido», por Israel Zzepeda.

Durante los primeros días de la cuarentena el panorama cultural se mostraba sumamente preocupado por lo que le depararía en un futuro cercano, pues las condiciones laborales informales en las que trabajan la mayoría de los artistas, no les proporcionaban la seguridad financiera necesaria para realizar los pagos obligados de supervivencia en nuestra cotidianidad; a lo que diversos organismos federales, estatales y públicos, buscaron la manera de apoyar y responder a la crisis económica, sanitaria e incluso identitaria del rubro artístico. 

Comencemos revisando las acciones vinculadas con el área de la salud. Debido a los cuidados necesarios se limitaron de inmediato las funciones en público y reuniones de personas, eliminando la posibilidad de generar conciertos, presentaciones de teatro o exhibiciones en una galería, pues el riesgo inminente de contagio limitó las actividades de intercambios sociales que caracterizan a la escena nacional tanto en su limitado mercado del arte, como en la inmortal (todavía) alternativa. 

Las regulaciones parecían estrictas y el poco movimiento económico en el arte comenzaba a detenerse, los artistas que recurrían a trabajos en fiestas como modus de vida ahora no podían ejercer, y quienes realizaban actividades desde sus hogares y talleres, de pronto vieron como fueron bajando las ventas al no poder asistir a los lugares donde realizaban comúnmente sus actividades de comercio del arte. Esto trajo consigo una respuesta del gobierno federal, estatal e incluso municipal, quienes en una acción atípica pero acertada, comenzaron a prometer y aplicar apoyos económicos para los artistas de sus comunidades, hasta algunas alcaldías municipales decidieron ser participes del rescate económico de los profesionales de la cultura, esto al menos en Ciudad de México y Jalisco principalmente. 

Artista: Erre.s Obra: Estar aquí no te hace artista, colocada afuera de la escuela de artes de la Universidad de Guadalajara (2019). Fotografía Alejandro Rodríguez. https://www.instagram.com/rs_azul/

Interesante fue ver los mecanismos de repartición, aplicación y sus condicionantes, pues dependiendo del estado se proponían un ejercicio de intercambio; una especie de crédito a pagar con obra y presentaciones posteriores a la pandemia, ejerciendo el estado como una especie de mecenas caritativo, algo que no ocurría en México hace más de 80 años. Estas acciones fueron totalmente destinadas a la subsistencia económica, pues a las coordinaciones de cultura parece no importarles más que solventar y apoyar a cualquier especie de creador artístico, sin ninguna clase de consecuencia mercadológica del arte; una acción mas bondadosa que estratégica en términos del arte, que parece no representar dolo aún visible. 

Pero después de todo esto, la pregunta es, ¿Porqué tuvo que llegar una pandemia para que el estado se interesara en la economía de los artistas y aún más, para que llegara una especie de sustento? 

Las arcas del gobierno antes de esto se encontraban prácticamente cerradas a los profesionales del arte, a excepción de las limitadas becas que ejercían como ruleta rusa del vivir decentemente. Sin embargo, parece que para bien, la importancia de los artistas ahora es bien concebida por algunos de los gobiernos, pero no sabemos con certeza si esto irá a acompañado de un plan de desarrollo del arte o solo es una medida temporal, o peor aún, mediática. Con esta desconfianza es que algunos artistas han decidido alejarse de estos programas e incluso ignorarlos, siendo estas decisiones impulsadas por políticas del estado, desconocimiento o incluso vergüenza de tener que realizar actividades ajenas a su práctica para la web, algo en lo que no están del todo de acuerdo. 

Tomado del Facebook/culturajalisco al 21 de julio 2020. https://www.facebook.com/CulturaJalisco/posts/4176527429087462

Esto, por supuesto, es totalmente contrario a los reclamos de los miembros del colectivo #Novivimosdelaplauso, quienes son una serie de trabajadores de la cultura de diversos estados, que reclaman el pago de honorarios pasados y condiciones de trabajo a las actuales administraciones del gobierno. Algunos de sus integrantes han trabajado durante muchos años en diversos periodos, pero hoy en día, parece no existir claridad económica optima para ellos.  Como siempre, todo tiene dos maneras de verse, pero algo es claro, mientras que a los artistas fuera de las ferias y residentes de periferias fuera de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, les sigan requiriendo videos para redes sociales como muestra de su talento; adaptarse o quedarse sin apoyos parece la consigna que no es nada nueva en el circuito del arte.  

 

*Luis Armando Cortés es Lic. En Historia del Arte. Especialista en análisis en medios audiovisuales, maestrante en la Universidad Iberoamericana, apasionado de la música, las artes y las ciencias exactas. Correo contacto: arteluiscortes@gmail.com