SUAVE MATRIA: BMW’s y consulados, una tierna e involuntaria exhibición de aspiraciones.

Los recursos discursivos ante las incapacidades y carencias.

Beatriz Aldaco/ 4 Vientos

Es bastante conocido en las redes sociales que ante la carencia de argumentos para continuar con un diálogo o debate se cancele abruptamente el tema de discusión y se recurra a emoticones, interjecciones, frases hechas y alusiones y descalificaciones personales. Esos recursos reflejan incapacidad para continuar discurriendo debido a la insuficiencia de ideas y fundamentos para sostener la postura y perspectiva que se defienden.

Las herramientas, digamos, más de forma que de contenido como las interjecciones y frases hechas, que casi siempre son de mofa, revelan simplemente la inhabilidad para proseguir con la discusión por las razones ya anotadas, pero las referencias directas a la persona con la que se discute tienen la virtud de que desenmascaran ilustrativas pinceladas de la visión del mundo de quien las emite.

Los actos fallidos.

Esas secuencias están emparentadas con los actos fallidos o deslices freudianos, que exhiben de manera inconsciente las íntimas y verdaderas intenciones de los sujetos.

Un ejemplo muy burdo que tiene que ver con el machismo de tan sensible manifestación en la arena cibernética, se presenta cuando una vez que al varón ha llegado al límite de sus posibilidades argumentativas comienza a hacer referencias al físico o a los presumibles temperamento y estado civil de la interlocutora.

Por supuesto que los casos a la inversa también existen. Hay mujeres que suelen hacer lo mismo con sus colocutores masculinos. Y entre hombres ocurre, y entre mujeres también. El género no es factor que limite la fluidez de este tipo de intercambios.

No poder comprar un BMW.

En una crítica que una servidora hizo a los inoportunos y desacertados desfiles de carros, lujosos la mayoría, que conforman las caravanas en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador, precisamente en un momento de grave crisis económica, una contacto de filiación panista, al llegar al límite de sus capacidad argumentativa, espetó: “¿Estás enojada porque no puedes comprar un BMW?”

Las consignas de quienes participan en las caravanas de automóviles contra el presidente Andrés Manuel López Obradorhas los ciudadans
Argumentos y consignas de participantes en las caravanas de automóviles contra el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: HC/ Internet. Caravana en Monterrey organizada por El FRENA.

Su absoluta falta de sensibilidad le impidió comprender el sentido de la crítica: la insensatez de hacer ostentación de la abundancia cuando hay tantas necesidades en la población. Pero su sentencia exhibe algo valioso: en la jerarquía de sus valores, los carros lujosos tienen prioridad, pero va más allá al suponer que para otras y otros también la tienen.

No ser nombrada cónsul.

Ayer, 30 de julio, luego de la declaración de la senadora por el PAN Lilly Téllez de que el presidente López Obrador pasará a la historia “por atentar contra la vida y la dignidad humana”, en referencia a debates que ni siquiera competen al poder ejecutivo sino que se están dando en el legislativo sobre la interrupción legal del embarazo, la dramaturga mexicana Sabina Berman escribió:

“Caramba. Creí que Lilly Téllez se condolía por los muertos de covid 19. Incluidos los causados por la empresa en que trabajaba. Que lloraba el dolor de los deudos. Que exigía más dinero para hospitales. No. Le preocupan los cigotos de semanas cuya evolución las mujeres deciden interrumpir”.

La respuesta de la ex locutora no consistió en argumentos para defender y fundamentar la postura que apuntala, sino en algo parecido a lo de los BMW’s:

“Me conduele que todavía no le han dado ni un consulado. Tanto sacrificio como compañera de John Ackerman y nada”.

Las escondidas y verdaderas motivaciones políticas.

No hay necesidad de explicar mucho. Para Lilly Téllez las prebendas y favores son importantes motivaciones para participar en la vida política. Su respuesta es una proyección de su propio pensamiento. Los vaivenes y decisiones que ha tomado desde que fue elegida como senadora por el partido Morena para luego mudarse a la bancada del PAN, son congruentes con esa visión oportunista y utilitaria.

La mención a Ackerman no sólo ilustra la aversión que Téllez ha mostrado contra el académco y político, sino la imposibilidad de debatir con una mujer sin mencionar a su colega masculino.

Pero lo más preocupante no es finalmente la exhibición de sus muy particulares designios, sino la falta de, digamos, maduración intelectual y psicológica, para acallarlos.

Beatriz Aldaco. Escritora, profesora de literatura y editora. Originaria de Ensenada, Baja California, radica actualmente en Sonora. Es autora de la columna periodística «Suave Matria».