Charla virtual sobre mitocondrias, «la batería de las células»

El miércoles 1 de julio se transmitirá en vivo la charla “Mitocondrias multitareas: cerebro, corazón y músculo”, en la que Carolina Álvarez Delgado, investigadora del Departamento de Innovación Biomédica del CICESE, dirá por qué tener mitocondrias sanas es esencial para el estado de salud de todo el organismo.

Todos@Cicese / Foto principal: Al ser la mitocondria la fuente de poder de tus células, debes entender su principal función: convertir lo que comes en energía para tu cuerpo (Facebook)

Ensenada, Baja California, México, 29 de junio de 2020.- La charla, en coordinación con el Centro Estatal de las Artes de Ensenada (Cearte), podrá verse en vivo a través de la plataforma de Facebook del CICESE a las 18:00 horas (hora Pacífico), y al final se abrirá una sesión de preguntas con la doctora Álvarez Delgado.

Las mitocondrias producen más de 90% de la energía celular. Son las “baterías de las células” y, además, favorecen cambios fisiológicos que regulan los beneficios al ejercitarnos: mejor tono muscular, niveles de glucosa, presión sanguínea y reducción de la inflamación, son efectos positivos de hacer ejercicio y tienen su origen en la mitocondria.

Imagen artística e ilustrativa del interior de la mitocondria, mejor conocida como «la batería de las células» (Facebook)

Esta parte de la célula es un organelo multitarea cuya función tiene consecuencias en todos los tejidos y órganos; sin embargo, cerebro, corazón y músculo esquelético –los que gastan mayor energía— son los más sensibles a cambios en la función mitocondrial.

Además de proveer la mayor parte de la energía celular, en las mitocondrias se producen las hormonas que regulan la temperatura y la reproducción; se forman las moléculas que controlan el estado antioxidante en la célula, y se decide si ésta muere o no.

Carolina Álvarez Delgado es investigadora del Departamento de Innovación Biomédica del CICESE. Sus estudios se centran en comprender los receptores a estrógenos mitocondriales y moléculas mito-dirigidas para el tratamiento de enfermedades asociadas a la disfunción mitocondrial, como la diabetes y padecimientos neurodegenerativos: Parkinson y Alzheimer, entre otros.