Dictan orden de aprehensión vs Julián Leyzaola. Reviven testimonios de tortura cuando fue jefe policíaco en Tijuana

La Fiscalía General del Estado logró que el Juzgado Tercero de lo Penal con sede en Tijuana dictara hoy una orden de aprehensión en contra del teniente coronel en retiro Julián Leyzaola Pérez, dos veces candidato a la Presidencia Municipal del municipio fronterizo, la última de ellas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El teniente coronel en uno de sus operativos en Tijuana (Foto: San Diego Red).

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Imagen principal: Psicólogos sin Fronteras

Ensenada, B.C., 4 de junio 2020.- De acuerdo con versiones de medios de Tijuana, el fiscal del estado Guillermo Ruiz Hernández acusó el político de cometer los delitos de tortura y privación ilegal de la libertad. Esto con base a los testimonios que recabaron de policías y otros subalternos de Leyzaola cuando éste ocupó el cargo del ex secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana.

También tomó como base los dictámenes y recomendaciones que en contra del militar realizaron diversas organizaciones estatales, nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos.

Esas opiniones especializadas dieron origen y sustentaron la apertura de 24 averiguaciones previas en el Ministerio Público del Fuero Común de Tijuana en contra de Leyzaola Pérez -existen más en Juárez, Chihuahua, donde también fue titular de Seguridad Pública Municipal-, mismas que fueron presentadas desde 2008 de acuerdo a la siguiente lista:

En el Fuero Federal: 1.- PGR/SIEDO/UEIDCS/379/2008. 2.- AP/PGR/BC/TIJ/559/11/M-III. 3.- AP/PGR/BC/TIJ/857/12/M-III

En el Fuero Común, Unidad Orgánica Delitos Patrimoniales: 1.- 503/10/204/AP (Ana Jessica de los Cobos Sánchez). 2.- 964/10/204/AP (Heriberto García García). 3.- 1127/10/204/AP (Jorge Alberto González Cruz). 4.- 330/11/204/AP (José Enrique Ramírez Zambrano). 5.- 54/11/204/AP (Eduardo Romero Enríquez). 6.- 37/13/204/AP (Juan Carlos Gutiérrez). 7.- 620/15/204/AP.

En la Unidad Orgánica Homicidios: 8.- 76/08/202/AP. 9.- 154/08/201/AP (Central de la Policía Ministerial del Estado de BC). 10.- 264/08/201/AP (Central de la Policía Ministerial del Estado de BC),

En la Unidad Orgánica Lesiones: 11.- 2/09/20A/AP (Rogelio Antonio Rodríguez Alcocer). 12.- 7/09/20A/AP (Rogelio Antonio Rodríguez Alcocer).

Bonilla y el fiscal Ruíz Hernández: ¿Justicia o venganza en el caso Leyzaola? (Foto: El Imparcial)

En la Unidad Orientadora: 13.- 11474/08/211/AP (Erick Pérez García). 14.- 2245/09/211/AP (Julio César Ortíz Velázquez). 15.- 4114/09/211/AP. 16.- 1259/10/211/AC (Ana Jessica de los Cobos Sánchez). 17.- 1260/10/211/AC (Blanca Margarita Mesina Nevarez). 18.- 1264/10/211/AC (Ana Jessica de los Cobos Sánchez). 19.- 3753/10/211/AP (José Luis Hernández Gálvez).

Y dos más en unidades ministeriales no determinadas:  20.- 897/10/204/AP. 21.- 4782/16/211/AP.

De aquellos acontecimientos, destaca la siguiente narrativa:

José Luis Hernández Gálvez, policía municipal de Tijuana, junto con otros 3 policías municipales más, fue detenido arbitrariamente el 3 de marzo de 2010 por agentes de la policía municipal de Tijuana integrantes de la Escolta del entonces Secretario de Seguridad Pública Municipal, Teniente Coronel  Julián Leyzaola Pérez.

Días antes, el presidente del comité internacional que organizó el Campeonato Mundial Juvenil de Taekwondo, ciudadano de origen coreano y presidente de la Asociación Juvenil Mundial de Taekwondo, Kim Chum Ku, encabezaba el Mundial de esa especialidad que se celebraba esos días en Tijuana, denunció que en la noche anterior había abordado un taxi libre, junto con unas personas de su delegación, en las afueras del hotel donde se hospedaban, para dirigirse al primer cuadro de la ciudad.

Al abordar el taxi, manifestó que dos patrullas de la Policía Municipal interceptaron el taxi, y de ellas descendieron los oficiales, dos de los cuales se dirigieron directamente al denunciante; que un agente le realizó una inspección en su persona mientras el otro tomaba la cartera del turista y extraía 500 dólares, 300 euros y 100 dólares canadienses.

Al tener el dinero, los uniformados le exigieron a Kim Chum Ku que se retirara, bajo amenaza de que lo detendrían por no contar con documentos migratorios, pero que sí tenía los documentos en regla.

El 3 de marzo de 2010, aproximadamente a las diez horas, José Luis se encontraba en su casa, escuchó gritos y golpes en la puerta de su casa, observando la presencia de personas encapuchadas y vestidas de civil; que lo encañonaron, le colocaron una bolsa negra de plástico y le “enteiparon” [sic] la cabeza, sujetándole las manos hacia atrás con un cincho de plástico.

Imagen ilustrativa (Amnistía Internacional).

Manifestó José Luis que dichas personas en ningún momento se identificaron, pero eran los escoltas del Director de la Policía Municipal, Gustavo Huerta Martínez, ya que portaban uniforme blanco con gris camuflajeado, el cual es utilizado únicamente por estos.

Asimismo, reconoció al Jefe de escoltas del Secretario de Seguridad Pública, Julián Leyzaola, el cual lleva por apellido “López”, quien es comisionado de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

 Fue introducido a un vehículo donde también estaba su compañero “Romero”, quien le manifestó, “es por lo de los chinitos”, diciéndole “tranquilo Gálvez, no te preocupes”. Pasó una hora y llegaron a un lugar donde lo hincaron, le quitaron el “tape” y le descubrieron la cabeza, observando que se encontraba en “El Búnker”, lugar ubicado en la Comandancia de la policía municipal de Tijuana donde antes era la cocina, que se adaptó como sala de tortura.

Posteriormente llegó el Jefe de escoltas de apellido “López”, a quién le pidió que le aflojaran las esposas, pero se las apretó más. Ahí vio a través de su camiseta a su pareja “Jove”, escuchando gritos que decían, “no Jefe, no Jefe”; enseguida uno de los escoltas dijo, “ya está el paquete aquí, Jefe”, era Julián Leyzaola, quien había entrado llamándolos “mugrosos”.

Observó la presencia de sus compañeros “Romero” y “Macedo”; escuchó que llamaron a “Romero”, a quien le hacían preguntas, así como voces que decían “no permitan eso”.

En dicho lugar, José Luis observó la presencia de uno de los oficiales vestido de civil, los cuales pertenecían al grupo de Inteligencia, reconoció a uno que le dicen “El Delfín”; cuando le quitaron la camisa vio al Secretario de Seguridad Pública Municipal, Julián Leyzaola, a Gustavo Huerta, Director de la Policía y segundo del Secretario Julián Leyzaola, y a otras dos personas que reconoce como los que acudieron a su domicilio, a ellos les dijo “yo voy a aceptar lo que quieran, con tal que no me golpeen”, sin embargo, fue torturado, colocándole una bolsa de plástico con surcos en el cuello, por lo cual mordió la bolsa para poder respirar, siendo que una voz dijo, “póngansela doble”, al tiempo que lo golpeaban en el estómago.

 Lo golpeaban en el estómago. En un momento se quitó el cincho y logro quitarse la bolsa de plástico en la cabeza, que lo asfixiaba, procedimiento que le fue aplicado varias veces. Estando tirado en el piso le brincaron en la cintura y glúteos, era Julián Leyzaola, quien insistía en preguntar que cuánto le habían quitado a los chinitos, contestando el agraviado que, doscientos dólares; ello con la finalidad que cesara la tortura.

Asimismo, Julián Leyzaola les manifestó que el Gobernador le había hablado, y lo regañó; que el Alcalde le había dado Instrucciones que aclarara los hechos. De dicho lugar, se retiraron Leyzaola y Huerta, advirtiéndole que iban a firmar su renuncia; oficiales de inteligencia le quitaron los cinchos y les dieron la oportunidad de hablar por teléfono, José Luis llamó a su hermano para informarle que había sido detenido y que tramitara un Amparo.

Imagen ilustrativa (Sector Cine)

Posteriormente regresó el Secretario de Seguridad Pública, con unas renuncias para que las firmaran, estaban ya redactadas, a lo que José Luis se negó; Leyzaola ordenó que le dieran de nuevo el mismo tratamiento de tortura, poniéndole a la vista un “cuerno de chivo” ordenándole que firmara, y firmó.

Posteriormente, fue certificado por el médico de la sección de patrullas. Los llevaron a las oficinas de Inteligencia sin presentarlos con el Juez Municipal, siendo turnados al Ministerio Público acusado de robo junto con sus compañeros detenidos.

A raíz de la tortura, José Luis se puso grave y fue trasladado bajo custodia al Hospital General de Tijuana, presentando fractura de la cadera y otras lesiones internas graves. Fue intervenido quirúrgicamente quedando internado durante varias semanas.

El 20 de agosto de 2010, la entonces Procuraduría de los Derechos Humanos y Protección Ciudadana del Estado de Baja California recibió un escrito de queja, a nombre de José Luis Hernández Gálvez, por violación al principio de presunción de inocencia y por actos de tortura y por haber sido exhibido ante medios de comunicación, afectando con ello, su imagen, honra y dignidad. En relación esto, se integró la queja 432/10, acumulada al expediente de queja 109/10 por exhibición ilegal de los detenidos ante los medios.

A consecuencia de estos hechos, el 31 de Octubre del 2011 La Procuraduría de Derechos Humanos y Protección Ciudadana de Baja California emitió la Recomendación 10/2011 contra el XX Ayuntamiento Constitucional de Tijuana B.C., por haberse acreditado actos violatorios de derechos humanos en perjucio de Eduardo Romero Enriquez, Rafael Sanchez Macedo, Victor Javier Jove Rosales Y Jose Luis Hernandez Galvez, del que sobresale el delito de Tortura cometidos por Julián Leyzaola Pérez y demás funcionarios públicos.

En fecha 5 de agosto del 2013 la Sindicatura Procuradora Municipal de Tijuana Baja California a resultado de la queja presentada por José Luis Hernández Gálvez, bajo expediente EXP/010/2012 emitió resolución administrativa en contra Julián Leyzaola Pérez, en la cual lo inhabilito como servidor sentencia público por un lapso de 8 años por haberse acreditado actos violatorios de derechos humanos.

La inhabiltación por Sindicatura Procuradora Municipal de Tijuana a Julián Leyzaola, fue vencida en juicio de amparo en virtud de fallas al debido proceso.

A raíz de los hechos arriba narrados, con fecha 25 de agosto del 2010, José Luis Hernández Gálvez presentó denuncia de hechos ante la Agencia del Ministerios Público del Fuero Común en Tijuana.

Hoy estos desgarradores testimonios, contenidos en informes de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Oficina del Alto Comisionados de Derechos Humanos de la ONU, Amnistía Internacional y otros organismos vigilantes de los derechos humanos que profesionalmente investigaron a Leyzaola, han vuelto a salir a la luz pública con la orden de aprehensión que se turnó en contra del militar.