Nuevo gravamen sanitario indigna a restauranteros de BC

Molestia y preocupación creó en el sector gastronómico de Tijuana y Mexicali el anuncio del congreso de crear un impuesto –licencia sanitaria- al sector. “Será el tiro de gracia a una industria que genera 200 mil empleos en sus 10 mil establecimientos”, indicaron los dirigentes de los restauranteros en ambos municipios.

4 Vientos

Ensenada, B.C., 21 de mayo 2020.- Miguel Ángel Badiola Montaño, Secretario General del Consejo Ejecutivo Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), indicó en Tijuana:

«Hemos comentado que después de esta contingencia, entre un 30% y 35% de los negocios podrían ya no abrir sus puertas porque ha sido muy difícil sostenerse sin tener ingresos; y todavía los diputados pretenden aplicar otro impuesto. Me parece increíble».

Y Miguel Ángel Torres, presidente de la Canirac en Mexicali, destacó que el costo de una licencia sanitaria fluctúa entre 17 mil a 20 mil pesos, lo que pone en evidencia que el gobierno estatal, a través del congreso de mayoría morenista, quiere hacer un cobró meramente recaudatorio en medio de una pandemia

“Nos cuadraron en un licencia sanitaria a establecimientos que se dedican al expendio de comida, ósea restaurantes; a los que se dedican a la venta de bebidas alcohólicas: bares; a los que no manejan bebidas alcohólicas: jugos. De una vez -dijeron los integrantes de la Comisión de Salud del poder legislativo- a los establecimientos de servicio de asistencia social, los rastros, las albercas y los baños públicos”.

Los restaurantes de BC, en grave crisis tras la Covid-19 (Foto: San Diego Union-Tribune)

La lista incluye asimismo a los centros de reunión y espectáculos a los establecimientos dedicados al servicio estético, como peluquerías, salas de belleza y masajes.

“Y de una vez a los hoteles, a los  establecimientos de hospedaje y a las funerarias”, denunció.

De acuerdo con los restauranteros,  la iniciativa busca reformar la Ley de Salud Pública del Estado en sus artículos 2, 149, 150, 153 y 153 BIS.

El dictamen no alude un cobro específico de la licencia, pero señala que será conforme a lo que disponga la Ley de Ingresos del Estado, la legislación fiscal y los acuerdos que celebren el Ejecutivo federal y las autoridades sanitarias del estado.

«Estamos de acuerdo en generar una bitácora de seguimiento y regulación sanitaria en todos los establecimientos, y que la autoridad correspondiente coadyuve auditando esos procedimientos, de la mano de la propia cámara, pero no a imponer un nuevo pago de permiso cualquiera que este sea», señaló Miguel Ángel Badiola.