Hablando de partidos y de vacíos políticos

El problema del partido revolucionario es algo que preocupa a los movimientos de emancipación, incluidas las corrientes que se reclaman leninistas. La crítica social ha vuelto a poner en el orden del día la necesidad de una ruptura con el capitalismo, y esto, hay que verlo con seriedad. ¡El sujeto revolucionario, la estrategia, la táctica y la formación ideológica son los temas por trabajar! Muchos afirman que lo que Gramsci llamó la “forma-partido” ha sido declarada en crisis. El tema, sin embargo, se ha estado cerrando sin que los críticos nos expliquen qué pasaría de crearse ese vacío.

Jesús Sosa Castro/ 4 Vientos

En algunos grupos de discusión en Morena estamos armando un debate respecto de la presencia, función y trabajo político del partido. La organización que pudo convocar a más de treinta millones de electores el 1º de julio del 2018, no ha mostrado capacidad para acercar su relación política ya no digamos con los que votaron por ella, sino ni siquiera ha podido mantener contacto con su propia militancia. El proyecto de gobierno que se puso a discusión y que fue apoyado con los votos de los electores, tenía que ver con una transformación que empezaba por un cambio de régimen.

En el N.º 13 de los Cuadernos de la cárcel, Gramsci habla de que el partido comunista es un príncipe moderno cuyo objetivo es fundar un “nuevo tipo de Estado”. Un Estado en el que el autogobierno sea la regla. ¡Este es el punto de la discusión! Algunos de los marxistas mexicanos se sienten frustrados porque Morena no se plantea construir el nuevo tipo de Estado. Solo que Gramsci hablaba del partido comunista, no de un partido social demócrata que es el que gobierna actualmente el país. El partido Morena no se adjudica la representación del proletariado, sino al pueblo en general. Y cuando hablo del pueblo me refiero a la categoría sociológica que el Dr. Enrique Dussel establece como diferencia con respecto a la clase burguesa. Los que dicen que AMLO debió fundar ese nuevo Estado, hacer la revolución socialista, omiten lo que pasa con el sujeto revolucionarios, con la estrategia y la táctica. Un partido como el que plantea Gramsci lleva a adoptar, según él, una organización centralizada, disciplinada, incluso militarizada, lo cual conduce, peligrosamente, al autoritarismo que Morena combate.

En sus normas internas y en su práctica política está establecido que Morena es un Partido Movimiento. En ese carácter, no puede dejar de aceptar lo que Gramsci considera “el hecho primordial, irreductible” en que se basa la ciencia y el arte de la política. Este hecho consiste en distinguir el papel que corresponde a los dirigentes y a los dirigidos, a los gobernantes y a los gobernados. La dirección del Partido está obligada a establecer una relación dialéctica con sus bases, pero necesariamente también tiene que hacerlo con la o las otras clases que representa. Cualquier relación entre las partes será incompleta y/o falsa, si pasa por alto las garantías de la democracia interna y la participación de las partes en la toma de decisiones.

Bases, pueblo y dirigentes, en la mayoría, no han contado con una explicación clara y sistemática de lo que significa la cuarta transformación. La mayoría de los sectores en lucha que abrazaron este Nuevo Proyecto, fue resultado del liderazgo personal de AMLO. Pero no necesariamente conocen todo lo que significa su proyecto de gobierno. La dirección del partido no es fruto de una lógica inmanente de las masas, lo que pasa es que éstas no cuentan con un grupo de dirigentes eficaces, no aprovechan los momentos políticos más destacados para plantar sus opiniones, es una dirección inexistente frente a los problemas del país. Su falta de liderazgo ha dejado a sus adversarios la iniciativa para estar golpeando al gobierno de la República. Los críticos de la 4T pasan por alto lo que Lenin señalaba en el Qué hacer, solo un partido de revolucionarios profesionales puede llevar a cabo una revolución que derroque a la clase burguesa. ¡Y este no es el caso!

Lo que empezó siendo el baluarte principal del quehacer político en Morena fue desmantelado por la burocracia del partido. La vida colectiva donde la discusión le allegaba ideas, propuestas y tareas a sus bases fue gradualmente eliminada. La militancia fue llevada a su postración perdiendo su perfil y su identidad política original. Desaparecieron las ideas, la organización y el contacto con el pueblo. Los grandes debates reclaman una generosidad que no pueden tener los partidos políticos convertidos en empresas. En Morena se ha despreciado la política y se han privilegiado el oportunismo y los intereses de los grupos clientelares. Los vacíos políticos que ha cedido el partido, o los llenamos nosotros, o nos los llenan la estupidez, el miedo y el golpismo que quieren echar abajo el trabajo y el proyecto de más de treinta millones de mexicanos.