MUSA VERDE: Aprendiendo de Covid-19

Aclaración: la enfermedad se llama Covid-19 que es diferente al nombre que se le dio al virus que la produce. Este se llama SARS-Cov-2 (severe acute respiratory syndrome coronavirus 2, en Español, el coronavirus 2 del síndrome respiratorio severo y agudo).

Horacio de la Cueva / 4 Vientos / Foto principal: France 24

Esta diferencia no nos debe sorprender. El virus HIV causa el SIDA. El nombre —SARS-Cov-2– sigue reglas taxonómicas que permiten a los virólogos identificar de que tipo de virus se trata.

El SARS-Cov-2 es un virus cuyas adaptaciones prosperan en el siglo XXI y cuyo origen es también consecuencia de los tiempos. Sin la explotación desmedida de recursos, la probabilidad de encuentro con este virus hubiera sido mucho menor. SARS-Cov-2 es un virus que resulta asintomático por 15 días antes de manifestarse.

En otras ocasiones no se manifiesta (es asintomático) lo que facilita su transporte y transmisión. Además, tiene gran facilidad de transmisión por el aire y por contacto con superficies contaminadas. Con estas características lo hemos repartido por todo el mundo, convirtiéndolo en una pandemia. A este virus lo desconocen nuestros cuerpos y tienen que entrenar su sistema inmunológico para poderlo controlar.

Las noticias diarias es que este control no se logra, el virus entra al pulmón y obstruye la respiración. El resultado lo encontramos en las noticias diarias. Hay un gran número de enfermos con su proporción de muertos. Ningún país ni ninguna persona están a salvo. Es una verdad innegable y es mejor abierta que oculta. Sólo la verdad nos indicará de qué tamaño es el problema y el reto mundial para resolverlo.

SARS-Cov-2 llegó para quedarse. No lo podemos desaparecer por arte de magia o ciencia. Aprenderemos a vivir con él. Debemos tomar decisiones y brincarnos el proceso de selección natural, que implicaría la muerte de millones sin resistencia, para disminuir su efectividad de transmisión y su patogenicidad. Ya sabemos cómo hacer vacunas y probarlas, estamos aprendiendo que medicamentos pueden tratar los síntomas. No podemos caer en manos de charlatanes por bien intencionados que sean.

Una actitud indiferente o escéptica hacia la presencia de la pandemia no la elimina ni crea inmunidad. Me ha sorprendido que el sistema neoliberal promotor del individuo sobre todas las cosas promueva la solidaridad a través del distanciamiento social. Si no entendemos su razón la pandemia cobrará vidas de más y más rápido. Hay que comportarse como infectado.

A raíz del contagio de un tigre en un zoológico de EU, los veterinarios de otros confinamientos urbanos de animales han extremado precauciones para evitar más contagios de animales (Milenio)

Aprendimos que en el zoológico del Bronx en Nueva York un tigre que estuvo en contacto con un humano asintomático fue diagnosticado con Covid-19. Otros grandes felinos en el zoológico están mostrando problemas respiratorios. Que el virus se transmita de humanos hacia otros animales complica el control de la pandemia. Las, autoridades sanitarias están recomendando que se mantenga a los gatos domésticos en casa durante la pandemia.

Debemos aprender a escuchar, cualquiera oye. Pero escuchar es poder distinguir entre hechos y fake news, entre rumores y evidencias, entre caprichos y políticas humanistas. Superar la Covid-19 exige que escuchemos y actuemos en consecuencia.

Estamos aprendiendo a usar de forma diferente las redes sociales. Para algunas personas ha eran la forma de trabajar con colegas en situaciones remotas, para otras la forma de cultivar amistades lejanas.

Se han convertido en parte de la vida diaria para ir más allá de las paredes de la casa y compartir con familia y amigos o para seguir trabajando. Se ha vuelto parte de la vida diaria, les hemos perdido el miedo y nos ha acercado sin contacto físico a otras personas que habíamos relegado. ¿Podemos ahora concebir un mundo sin ellas?

Aprendemos todos los días que aún no sabemos todo lo qué hay que aprender sobre SARS-Cov-2 y sus consecuencias.

Que el aprendizaje de esta pandemia y su solución nos inspire a remediar el otro mal mundial que nos aqueja pero ha pasado a segundo plano, que no al olvido, el calentamiento global y sus consecuencias. Nos hemos demostrado que las acciones individuales, en los cambios en la forma de vida tienen consecuencias.

Por su vida ¡Mantengan su distancia!

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua. Sólo dos años de Gobierno en BC. Apoyo a G Sheridan y H de Mauleón.

Comentarios bienvenidos en https://horaciodelacueva.blogspot.com/